Homenaje al valenciano Llorenç Barber en la SGAE

El pasado jueves día 22 de noviembre a las 19 h, la SGAE rindió homenaje al compositor valenciano Llorenç Barber, un acto enmarcado en la iniciativa ‘Singularidades de la música sinfónica’.

 

 

El acto tuvo lugar en la sede madrileña de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Este homenaje forma parte de la iniciativa ‘Singularidades de la música sinfónica’, que cada año celebra la trayectoria profesional de diversos autores y editoriales musicales que con su talento y dedicación han contribuido a engrandecer el repertorio sinfónico español.

Además del valenciano Llorenç Barber, en el acto también fueron homenajeados otras figuras destacadas como Leonardo Balada, Miguel Bustamante, Federico Moreno-Torroba, Lorenzo Palomo y la editorial EMEC.


Llorenç Barber

Nació en 1948 en una familia con hambre musical en pleno Vall d’Albaida, en Aielo de Malferit. El futuro pianista, compositor y director de orquesta creció alrededor de los sonidos del piano, el acordeón, la guitarra y las campanas de las iglesias y ermitas del pueblo. Tal aleación coexistente con el conservadurismo serial y la disciplina del conservatorio en Valencia y Madrid le haría finalmente olvidarse del papel pautado. Barber fue de los primeros en explorar Darmstadt, pero la epifanía de Silence de John Cage —a quien dedicó no solo monográficos, sino también un volumen publicado por el Círculo de Bellas Artes—, le acercaría a los estímulos experimentales de Fluxus y el Grupo ZAJ, cuya labor tanto investigó.

Pero su pequeño proceso de demolición comienza en el Music/Context de Londres en 1972, donde los automóviles y los pájaros le aproximan a los colectivos de improvisación libre. Pocos meses después de los Encuentros de Pamplona nacería Actum (1973) y un cúmulo de experiencias que, junto a la perforación de los textos de Murray Schafer y el conocimiento de las corrientes minimalistas, van a consolidar su interés por la colectividad, las propuestas de acción y las posibilidades del grafismo, en obras como Quod tibi mayis relectabilis (1975) o Intus (1980). De esos vientos nace el Taller de Música Mundana (1978), un contingente de personas y sonoridades dedicado a la música contextual a través de la improvisación que abrió muchas orejas con proyectos como la Ópera para papel.

Barber explosiona el sonar con la fundación del Festival Ensems (1979), que cumple su cuarenta aniversario, y la dirección del Aula de Música de la Universidad Complutense de Madrid (1979-1984), con sus irrepetibles treinta cursos de creación musical. Su afán por alimentar espacios alternativos de escucha desemboca en los Festivales de la Libre Expresión Sonora, el Colectivo Elefante o el Flatus Vocis Trio (1987) y su pionera indagación en la poesía fonética, junto a Fátima Miranda y Bartomeu Ferrando; sin olvidar sus colaboraciones con El mirador en Televisión Española (1978-1990), las clases en Instituto de Estética de Madrid (1990), y la dirección de los conciertos de Paralelo Madrid en el Círculo de Bellas Artes (1992).

Su resquebrajamiento definitivo lo provoca un fondo de calderería en los inicios de los años ochenta. Dieciséis campanas compondrán su primer campanario portativo, al que aplicaría la disfonía bucal y metálica, su “linguofarincampanología”, hasta trocearse los dientes. Barber exuda devenires en lo urbano, lo rural, lo cotidiano. Su dimensión creativa se dirige a la calle, a las multitudes, al pensar las campanas a gran escala. Conquistó un espacio nuevo sin instituciones y con la voluntad de unos pocos al subir al campanario en Aielo de Malferit.

Desde Vivos voco. Mortus plango. Fulgura frango (1988), sus Conciertos de ciudades han hecho sonar a medio mundo en un compromiso con las campanas, las bandas, los ciudadanos, las conciencias, la fiesta, la historia y sus contextos. Desde entonces, a los estímulos sónicos que conforman su “música plurifocal” no les falta lugar, sino que lo componen. Al aire de Cartagena, Río de Janeiro, Barcelona, Puerto Vallarta o Yokohama se le sumó el mar y la tierra en las “Naumaquias” que propuso en los años noventa, entre buques, cañones, tambores, fuegos artificiales, sirenas y comunidades palpitantes. También sus campanas desbordan la espontaneidad insondable de la naturaleza en sus conciertos de Sol a sol (1991).

Siempre con ansias de inventar, Barber pone en marcha el Festival Nits d’Aielo i art (1998) o el festival de Arte Sonoro Anem Anem, Festa de l’Escolta (2010), esta vez en compañía de Montserrat Palacios, con quien ha concebido la ya imprescindible publicación La mosca tras la oreja: de la música experimental al arte sonoro en España (2010). 

 

 

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Diciembre 2018
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline