El compositor Francisco Grau Vegara y la editorial valenciana Piles reciben un homenaje de la SGAE

Bajo el lema de 'Singularidades de la música sinfónica', la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) rendirá tributo a la editorial musical valenciana Piles, en reconocimiento a su trayectoria y al compositor Francisco Grau Vegara junto a otros compositores.

El homenaje se celebrará el próximo 29 de noviembre, a las 19:00 horas, en la Sala Joaquín Rodrigo del Palau de la Música de Valencia, que colabora en el acto.

La presentación del acto correrá a cargo de Javier Losada (Vicepresidente del Colegio de Pequeño Derecho de la SGAE), y, acto seguido, el periodista y crítico musical Javier Pérez Sanz realizará una laudatio a la trayectoria profesional de los homenajeados, a quienes, además, se les hará entrega de una placa conmemorativa.

La sesión se completará con un concierto a cargo del guitarrista flamenco Javier Conde y el Collegium Instrumentale de Valencia, integrado por José Cerveró (clarinete), Carlos Apellániz (piano), José Ferris (flauta), Enrique Palomares (violín), Vicente Balaguer (violín), Miguel Balaguer (viola), Iván Balaguer (violonchelo) y Javier Sapiña (contrabajo).

Los músicos interpretarán las siguientes obras de los autores homenajeados: Salzillesca: música para un belén (1999) de Manuel Moreno-Buendía; Tres églogas (2015-2017, estreno absoluto) de Antoni Ros-Marbà; Concierto Hernandiano ‘El amor, Josefina’ (2016) de Francisco Grau Vegara; Paisatge Op. 91 (2009) de Marcel Olm; Cuarteto para Buenos Aires (2000) de Claudia Montero (editada por Piles Editorial de Música); Sabor antillano (2009) de Andrés Batista; y Quartet per a cordes nº 3 (1959) de Lluís Benejam (editada por Clivis).

Impulsado por el Grupo de Trabajo de Sinfónicos de la SGAE, Singularidades de la música sinfónica es un reconocimiento a los autores socios de esta entidad que cuentan con una destacada trayectoria profesional en el ámbito de la composición de música sinfónica. El tributo se extiende a aquellas editoriales de reconocido prestigio que acrediten una labor de promoción y difusión del repertorio clásico español.


Francisco Grau Vegara 

Posiblemente no exista reconocimiento que honre la trayectoria artística de Francisco Grau Vegara. El maestro no ha cesado de recibir numerosas distinciones a lo largo de su carrera, pero hoy con admiración queremos rendir homenaje a su figura con motivo de su 70 aniversario. Grau Vegara proviene de un entorno familiar ligado a la música y sus inicios se remiten al bombardino que tocaba en la banda de su pueblo natal alicantino, Bigastro, donde vio la luz en 1947. Siendo apenas un niño poco se imaginaba que acabaría siendo una de las personalidades más célebres en torno a esta formación, a la que ha consagrado toda una vida.

Continúa sus estudios superiores con el trombón y se forma con el maestro Massotti en Composición y Dirección de Orquesta, completando a su vez las titulaciones de Pedagogía Musical, Dirección de Coro y Musicología. Pero su talento se desarrolla dentro de las Fuerzas Armadas, de las que forma parte desde el año 1973, para encargarse, posteriormente, del Cuerpo de directores del Ejército de Tierra, posición que le convierte en Director de la Unidad de Música de la Guardia Real desde 1988 hasta 2008, aunque también ha estado al frente de la Banda de Música de la Guardia Civil. Su compromiso con la música le sitúa como Director de la Academia Militar de Música desde su creación, en la que se ha hecho cargo de las disciplinas de Dirección y Orquestación hasta el año 2001.

Grau Vegara aprovecha su innata tenacidad no sólo en la dirección, sino también en la composición, faceta que le ha impulsado a estar presente en numerosas ediciones de Certámenes Nacionales e Internacionales de Banda y Coros, especialmente en la Sección de Honor del prestigioso Certamen Internacional de Bandas de Música ‘Ciudad de Valencia’. Su interés por ampliar el repertorio destinado a la música militar le sitúa como uno de los creadores más prolíficos en este terreno, como puede comprobarse en la Nueva “Antología de la Música Militar”. Pero su carrera musical contempla de igual manera composiciones dedicadas a la música sinfónica, como Astorga (1989), Capricho Mediterráneo (2002), Noches alicantinas (2003), Almagro (2004) o Estampas de Iberia (2012).

Asimismo, cuenta en su catálogo con obras camerísticas, como Sueños de Iberia (2008) para quinteto de viento; marchas de procesión, como La quinta angustia, Caridad, El Resucitado o El Cristo de los mineros; marchas cristianas, como Tayoll (1969), e innumerables pasodobles, como Nit del foc, Copla de España, Melilla española, Doña Lola, Nostalgia de ti o Elemaz, siendo además un género en el que ha adaptado personalmente algunos de los títulos más conocidos. Su labor al frente de la Banda de Música de la Guardia Real le ha llevado a componer diversas marchas militares, entre las que podemos encontrar marchas conmemorativas, música de honores y relevos, en páginas como Soldados para la paz, Rodríguez de Austria, General Pérez Turdó, Relevo en Palacio, Los Pífanos o El Director. Tampoco podemos olvidarnos de que es autor de los Himnos oficiales de los Ingenieros Politécnicos Militares, de la U.M.E. y de los Cuerpos Comunes.

El general Grau destaca especialmente por la instrumentación y revisión de la versión oficial del Himno Nacional de España en 1997, para orquesta, banda y su reducción para órgano. La mayor parte de su obra ha sido grabada en numerosas actuaciones por parte de la Banda de Música de la Guardia Real, la Orquesta Nacional de España, la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE, Banda Sinfónica de Madrid, Barcelona, Alicante, la Artística y Armónica de Buñol, Ateneo y Santa Cecilia de Cullera, la Unión Musical de Liria, el Orfeón Pamplonés o el Coro del Principado de Asturias. Recientemente, entre 2012 y 2015 ha ocupado el cargo de director de la Banda Sinfónica Municipal de Albacete.

Dentro de su carrera militar es el primer oficial músico en la historia militar española en ascender, primeramente, a Coronel Músico, y en 2008, bajo aprobación del Gobierno, por medio del Real Decreto 47/2008, el único en obtener el puesto de General de Brigada del Cuerpo de Músicas Militares. Su figura ha sido aclamada con galardones a nivel civil y militar nacional e internacionalmente, como demuestra la Cruz, Encomienda y Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, la Gran Cruz al Mérito Militar, Cuatro Cruces al Mérito Militar, Cruz al Mérito Naval, Cruz al Mérito Aeronáutico, Cruz de Plata de la Guardia Civil, Cruz de la 1ª República Checa, el nombramiento como Caballero de la Orden Nacional del Mérito Francés, Comendador de la República de Ecuador, Encomienda de la Orden del Mérito Civil, Encomienda de la Orden de Isabel la Católica y la Encomienda de la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III, máxima condecoración otorgada por el Estado Español.

Igualmente le han rendido homenaje en ciudades como Orihuela, Almagro, Melilla o su Bigastro natal con los más honorables títulos. Su función como director ha sido reconocida con el trofeo Internacional Liderman al mejor director musical en 1993, profesión que ha difundido desde la Cátedra de Escuela Universitaria, a través de la invitación a diferentes universidades españolas y como autor de un texto dedicado a la Música para BUP, que fue premiado como el mejor libro de texto en el año 1992. Su experiencia como director se ha proyectado en diferentes cursos de dirección que ha impartido tanto en España como en países de Europa y Latinoamérica.

Como asesor sobresale su trabajo en la Subsecretaría del Ministerio de Defensa, en la dirección del Festival de Música Militar del Palacio Real de Madrid, como Presidente del Consejo Asesor de los Cuerpo Comunes, así como Presidente del Jurado del Certamen Internacional de Habaneras y Polifonía de Torrevieja (Alicante), con méritos como el Escudo de Oro y el Premio Diego Ramírez en el año 2004. Por su constante renovación musical y distinción dentro de las Fuerzas Armadas y en el ámbito civil, se le ha nombrado miembro de las Reales Academias de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, Real Academia de la Virgen de la Arrixaca de Murcia y Real Academia de San Carlos de Valencia. Desde la Sociedad de Autores y Editores queremos con este homenaje mostrarle nuestra sincera admiración y deseamos que a su polifacético recorrido se le sumen muchos éxitos más.


Editorial Piles


No sólo este homenaje está dedicado a los artistas que nos acompañan, pues su trabajo necesita del eslabón que conecta la creación con intérpretes y público, a través de quienes multiplican y difunden su conocimiento: los editores. Por ello, este reconocimiento se extiende a una de las editoriales españolas más sólidas y activas de nuestro país: Piles, Editorial de Música, S.A.

Su trayectoria arranca en el año 1934, cuando Jaime Piles Estellés funda la sociedad, para más tarde, dejar su relevo a sus hijos, Jaime y Jesús Piles Ferrer, actuales dirigentes de la editorial. En sus fondos sigue vivo el cúmulo de adquisiciones que situaron a Piles en una destacada posición dentro de la edición musical en España.

Su producción se ha expandido fuera de nuestras fronteras y hoy en día su catálogo de distribución se ha convertido en el más importante de España. Ya son más de ochenta años comprometidos con la edición y distribución de partituras y materiales pedagógicos, especialmente en el entorno creativo valenciano. Numerosos compositores de esta región, pero también a nivel nacional, han depositado su confianza en la editorial, y sus fondos conservan este vínculo significativo con la tierra desde la cual ejercen su oficio. Su esfuerzo lo avalan más de un millar de títulos que comprenden múltiples géneros, formas y agrupaciones, con singular atención a la música contemporánea, las publicaciones para banda, coro y guitarra, así como es notorio su compromiso con la enseñanza a través de materiales pedagógicos y musicológicos.

La editorial Piles ha alcanzado momentos álgidos de producción, lo que ha motivado la apuesta por la filial Piles Partitures, que dispone de un vasto catálogo en el que se superan los 52.000 títulos procedentes de más de 320 editoriales nacionales e internacionales. Esta proyección reciente supone para Piles no sólo la representación de dicho corpus y la edición de obras de compositores españoles, sino la promoción de interesantes proyectos que les han llevado a participar en multitud de ferias, exposiciones y congresos, con presencia a nivel mundial.

Esta prolífica actividad puede verse en actos como el Intermusic (Valencia), en su asistencia durante más de una década a MusikMesse Frankfurt, en Mid-West Fair Chicago, Music Fair en Tokio, y en el ámbito nacional dentro de la Asamblea de la Federación de Sociedades Musicales, el Festival de Guitarra de Córdoba o el Festival de Música Contemporánea de Alicante.

 

 

Sus materiales son constantemente requeridos por importantes orquestas nacionales e internacionales, a la vez que cumplen con encargos de partituras para diversas entidades, sin dejar de lado la labor de recuperación del patrimonio musical español. Su colección es hoy fuente indiscutible para el conocimiento de la producción editorial española contemporánea y así ha sido reconocida en prestigiosos galardones, como el Premio Nacional para Editoras Musicales otorgado por el Ministerio de Cultura en 1982 y destinado a la obra más destacada en el ámbito de la enseñanza y pedagogía musicales.

Asimismo, la Editorial Piles es poseedora del Premio para Editoras de Obras Musicales a la edición más destacada en la contribución a la pedagogía o la investigación musicales del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música en el año 1989, ha sido proclamada Mejor Editorial de Música Clásica en los Premios de la Música 2000, 2008 y 2011 otorgados por la SGAE y la IAE y ha recibido el Premio al Mundo de la Música de la Comunidad Valenciana en el año 2002.

El impacto internacional de la editorial Piles se hace eco con la obtención de un Grammy Latino al mejor álbum de Música Clásica del año 2001 por su grabación de la ópera Merlín, de Isaac Albéniz, en la es especialmente reseñable su tarea de recuperación y edición. Piles es miembro de instituciones como la Asociación Española de Editores de Música Sinfónica (AEDEM), Asociació d'Editors del País Valencià (AEPV), Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO), Asociación Mundial de Bandas Sinfónicas y Ensembles (WASBE), Colectivo para el Desarrollo Interdisciplinar de la Creación Sonora, ART'S XXI, Editors Musicals Valencians Associats (EMVA), así como de nuestra Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Son muchos los años, los títulos publicados y las etapas recorridas. Deseamos que la Editorial Piles mantenga su compromiso con la creación musical como hasta hoy y continúe estableciendo nuevos retos para proyectar sin pausa el histórico legado que le pertenece.

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Diciembre 2017
L M X J V S D
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31