ÚLTIMAS NOTICIAS

L’Alquería Julià será la Casa de la Música de València en el primer trimestre de 2020

Bankia Valencia Alqueria Casa Julia Musica Presentacion

Bankia presenta su nuevo proyecto destinado al apoyo y promoción musical, la creación del centro cultural Alqueria Julià Casa de la Música. 

Se trata de un proyecto de rehabilitación elaborado por un equipo de arquitectos que resalta los elementos de gran valor histórico y artístico del edificio y que habilitará la Alqueria Julià para el desarrollo de la importante actividad social y cultural prevista. Destaca la sala de ensayos bajo rasante que dará satisfacción a las necesidades culturales del barrio Nou Moles.

 

 

Este proyecto que tiene como objetivos: recuperar, arquitectónica y culturalmente, un edificio de gran valor artístico e histórico para la Ciudad, declarado Bien de Interés Cultural. Convertir la alquería en la sede administrativa y de gestión de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV), dar satisfacción a las necesidades culturales del movimiento vecinal, dinamizando social y culturalmente el barrio, reforzar los proyectos y actividades culturales, sociales y corporativas que desarrolla Bankia.

Para realizarlo se llevará a cabo una inversión económica de 3 millones y medio de euros que permitirá la total rehabilitación de la Alqueria Julià y abordará los trabajos de obra nueva previstos.

Esta actuación se articulará en el marco establecido por el Convenio entre CulturArts, FSMCV y Bankia dotado con un millón de euros anuales. Posteriormente y una vez finalizadas las obras, Bankia cederá el edificio a la FSMCV, estableciéndose las condiciones que regularán su uso y actividades.


Mejorar proyectos y actividades culturales, sociales y corporativos que desarrolla Bankia

La nueva alquería debe mejorar los proyectos culturales y musicales puestos ya en marcha, además de propiciar y mejorar el resto de actividades de su acción social. Como se ha indicado anteriormente, la alquería será también la sede de la Orquesta Sinfónica Bankia cuando esta agrupación visite Valencia. Se convertirá además en un espacio privilegiado para presentaciones corporativas, ciclos de conciertos o cualquier actividad cultural que se proyectase en el futuro.

Alqueria Julià, Casa de la Música es un proyecto que reforzará la vinculación de Bankia a Valencia, al tiempo que garantizará, no sólo la recuperación y conservación del inmueble más allá de las exigencias normativas, sino tambiénsu uso y disfrute por la ciudad.

Recuperar para la Ciudad un inmueble de gran valor cultural, histórico y artístico

La Alqueria Julià fue declarada Monumento Artístico Nacional en 1978 y Bien de interés Cultural, BIC, en 2007. Además de su interés histórico conserva todavía elementos estéticos de gran valor. El edificio puede considerarse como uno de los escasos ejemplares conservados de alquería valenciana del siglo XVII.

Y no sólo eso, el proyecto añade más atractivos: se pretende mostrar al mundo la importancia de la música en la Comunitat Valenciana, un elemento vertebrador y de cohesión de nuestro territorio, un componente identitario, una cultura entera. La música tendrá todo el protagonismo en este proyecto. Sus visitantes podrán conocer que el binomio música / fiesta resume una gran parte de nuestra identidad.

El proyecto permitirá incorporar un edificio de gran interés al circuito turístico y cultural de la ciudad de Valencia.


Objetivos

Convertir la alquería en la sede administrativa y de gestión de la FSMCV

La FSMCV (Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana) está reclamando a la administración valenciana una nueva sede para la realización de toda la actividad federal en las mejores garantías de calidad. En la actualidad ocupan una vivienda en la calle Sorní de Valencia que no reúne las condiciones adecuadas.

Destinar la Alqueria Julià como la sede administrativa de la FSMCV sería un importante apoyo al movimiento asociativo valenciano que cuenta con más de 500 asociaciones musicales. Un auténtico movimiento vertebrador del territorio valenciano.

La planta baja del edificio albergará la sede administrativa equipada con amplios y modernos espacios, que permitirán dar respuesta a las necesidades actuales y futuras de la Federación. Además del uso administrativo, la FSMCV podrá desarrollar también el resto de su actividad cultural. Los espacios construidos ayudarán a impulsar la actividad del Centro de Estudios, de formación, investigación y archivos. La sala de ensayos acogerá las actividades que desarrollen las agrupaciones propias: la Banda Federal y la Orquesta Federal. También será la sede en Valencia de la Orquesta Sinfónica de Bankia. Todo ello incrementará los usos culturales destinados a la música en Valencia.

La histórica Alqueria Julià es, sin duda, una sede adecuada y acorde con la importancia de esta manifestación cultural, educativa y social valenciana.

 

Dar satisfacción a las necesidades culturales del movimiento vecinal

Los vecinos del barrio Nou Moles en el distrito de l’Olivereta han disfrutado históricamente de los usos asignados a la alquería. Albergó el Colegio de Santa Bárbara hasta principios de los años 90 y más tarde fue utilizada por asociaciones culturales y recreativas de los colectivos vecinales que desarrollaron allí parte de su actividad. Los vecinos llevan años reivindicando la restauración y rehabilitación del edificio. El proyecto va a ser sensible a las necesidades culturales de sus vecinos, que podrán hacer uso de las instalaciones. Una vez restaurada, la alquería podrá ser visitada por
todos aquellos que quieran disfrutar de un inmueble de gran importancia histórica y cultural.

La rehabilitación y los usos propuestos para la alquería van a suponer una revitalización económica y cultural del barrio Nou Moles, ya que el nivel de actividad previsto incrementará las necesidades de servicios de todos aquellos que la visiten.


El Proyecto Alqueria Julià, Casa de la Música

Antecedentes
Bankia S.A. es propietaria de este inmueble, en la actualidad deshabitado, ubicado en el barrio de Nou Moles/Olivereta. La alquería ha tenido durante estos años distintos usos, especialmente docentes, y ha venido siendo utilizada también por alguna asociación ubicada en el vecindario. De hecho, son muchas las reivindicaciones de las asociaciones vecinales para que el inmueble
fuera rehabilitado y se destinara a usos culturales y al servicio del barrio.

La propiedad está constituida por una parcela de 1.986 m² con una construcción de 692m² distribuidos en dos alturas y un torreón de 51m². El resto lo ocupa un patio ajardinado donde se había construido una antigua cancha de baloncesto al aire libre utilizada como zona de recreo por el colegio que albergó este edificio hasta principios de los años 90.

La Alquería Juliá se encontraba muy deteriorada, por lo que necesitaba una importante inversión para su acondicionamiento y restauración.

Al tratarse de un edificio BIC, le es de aplicación lo establecido en la Ley 4/1998, de 11 de junio, de la Generalitat Valenciana, del Patrimonio Cultural Valenciano, que incluye obligaciones y actuaciones a los propietarios de estos bienes protegidos. Cualquier uso o proyecto futuro deberá tener en cuenta esta circunstancia.

Aunque existían diversas posibilidades que van desde la venta o cesión de inmueble, a la realización de las obras de conservación manteniendo su situación actual, el gran valor histórico y cultural del edificio, la vinculación de Bankia a la ciudad y la decidida apuesta de impulsar una de las señas de identidad de la cultura y tradición valencianas, como es la música, justifican el presente proyecto.

Descripción
La propuesta es la creación en este espacio de un proyecto cultural, Alqueria Julià, Casa de la Música, en consonancia con la línea estratégica de apoyo al movimiento asociativo musical valenciano iniciado en 2014 y del programa BANKIA ESCOLTA VALENCIA.

El proyecto BANKIA ESCOLTA VALENCIA impulsa diferentes acciones como becas para financiar los estudios en escuelas de música, conciertos, concursos y certámenes, en colaboración con la Generalitat Valenciana y la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana.

El posicionamiento de la entidad en beneficio de la música se refuerza con la creación de la Orquesta Sinfónica de Bankia.

Ambas acciones suponen una apuesta clara en todo el país y concretamente en la Comunitat Valenciana en beneficio de la educación y cultura musical.


Descripción técnica del proyecto

Respetando sus peculiaridades arquitectónicas y su historia, preservando su indudable valor artístico y los usos permitidos por su declaración de BIC, se ha realizado una intervención sobre el edificio, de acuerdo con el anteproyecto de restauración y habilitación elaborado por el equipo de arquitectos de C+G Técnica y la empresa Cyrespa, que resalta los elementos de gran valor histórico y artístico.

El proyecto consigue abordar las distintas necesidades y usos planteados para que la Alqueria Julià se convierta en un verdadero centro musical de la ciudad y pueda acoger la potente actividad social y cultural prevista.

Su estructura y distribución

Planta baja: destinada a las actividades culturales propias de la alquería. Cuenta con tres salas, biblioteca y sala de partituras con un archivo adyacente, fonoteca y videoteca y su correspondiente archivo y un aula multiusos de 40 m. La entrada, en la zona central que atraviesa toda la planta y desemboca en el jardín, es el espacio de recepción y zona administrativa y sede de la Federación.

Planta primera: es un espacio expositivo para la “interpretación de la alquería”, destinado a las visitas del público en general. Aquí están las pinturas y bóvedas más relevantes del edificio. También se encuentra en esta planta la escalera de caracol por la que se accede al torreón.

Torreón: es uno de los elementos constructivos más emblemáticos de la alquería. Se accede a él a través de la escalera de caracol.

Sala de ensayos: de nueva construcción. Con el objetivo de respetar la organización y diseño original del jardín de la alquería se proyecta bajo dicho espacio. Se accede a él a través de la planta baja y, de forma independiente, por el propio jardín. Ambos accesos desembocan en un patio inglés. La sala de ensayos tiene una superficie de 200 m2 y cuenta con las condiciones de acústica necesarias para dicho fin.


Historia

La Alqueria Julià ha sido testigo de grandes momentos en la historia. Ha escuchado la voz del insigne taumaturgo San Vicente Ferrer, predicando en el huerto de la Alquería; ha sido estrado de los pies del Mariscal Suchet, quien contempló desde su torreón la toma de Valencia por las tropas francesas y la heroica resistencia que ofreció la ciudad; ha guardado entre sus paredes el sueño de la futura Reina Isabel II, que pernoctó en la Alquería mientras María Cristina renunciaba a su condición de regenta; y ya en el siglo XX, ha sido objeto de evocación de diversos artistas, como el historiador Marqués de Lozoya, que ambientaría su novela La alquería de los cipreses en este paraje.

Pertenecientes a una importante familia de mercaderes valencianos que alcanzaron una gran fortuna entre los siglos XVI y XVII financiando al gobierno de la ciudad, los Julià fueron miembros de una oligarquía municipal que dejó en este conjunto arquitectónico su huella indeleble para siempre. Por ello, la Alqueria Julià fue a través de los siglos protagonista de grandes hechos históricos. Entre sus muros se escuchan todavía el eco de aquellas voces que rigieron los destinos de Valencia.

Las alquerías en la Comunitat Valenciana

Una alquería es una casa de labranza situada en las zonas de huertas y de regadío, normalmente alejadas de los núcleos de población, habitadas por varias familias que se dedicaban al cultivo de
las tierras de los alrededores. Contenía una o varias viviendas de distinto tamaño e importancia y patios y dependencias para el desarrollo de las labores agrícolas y el almacenamiento de los productos.

En la huerta valenciana eran muy abundantes y populares, junto con las barracas, aunque ambas edificaciones presentan rasgos muy diferentes: las barracas, en las que vivía una sola familia, están más unidas a los arrozales y tienen una estructura modesta. Por lo que respecta a las alquerías, existieron importantes núcleos tanto de edificaciones colectivas, como aisladas,grandes y pequeñas, lujosas y modestas. Una de las características de las alquerías que se repite en la mayoría de ellas son las palmeras, que se situaban junto a la entrada principal para señalarla, ya que, por su altura, sobresalían entre los campos de naranjos y los propios tejados de las alquerías.

Su denominación es de un claro origen árabe, como lo es su primitivo uso en la España musulmana. A finales de la Edad Media la alquería evolucionó hacia formas más modernas, con aspecto de pequeño palacio, habitado por señores rurales.

Aunque la huerta valenciana aún conserva magníficas alquerías, muchas han ido desapareciendo con el tiempo y otras están en ruinas; el abandono por la falta de uso o la despoblación y la expansión urbanística, que en muchas ocasiones ha utilizado los propios terrenos de las alquerías para construir nuevos edificios, han sido las principales causas. De ahí la actual importancia de la Alqueria Juliá y del proyecto para su recuperación.

Bien de Interés Cultural, BIC

La declaración legal denominada Bien de Interés Cultural (BIC) es una figura de protección regulada por la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español. Según prevé la propia Ley, un BIC es cualquier inmueble y objeto mueble de interés artístico, histórico, paleontológico, arqueológico, etnográfico, científico o técnico, que haya sido declarado como tal por la administración competente. También puede ser declarado como BIC, el patrimonio documental y bibliográfico, los yacimientos y zonas arqueológicas, así como los sitios naturales, jardines y parques, que tengan valor artístico, histórico o antropológico.

En la ciudad de Valencia, es la figura de más alta protección, dentro de la que están incluidos edificios emblemáticos como las Torres de Serranos, las Torres de Quart o el Mercat Central. Por encima de ésta, sólo está La Lonja, Patrimonio de la Humanidad (Unesco). La Alqueria Julià fue declarada Monumento Artístico Nacional en 1978 y Bien de interés Cultural, BIC, en 2007.


Ubicación

La Alqueria Julià, también llamada Huerta de Julià, se situaba en la huerta de Valencia camino hacia Mislata. En la actualidad se encuentra en la retícula urbana de la ciudad de Valencia, entre la actual Avenida del Cid y el antiguo cauce del río Turia. El edificio tiene fachada a las calles Democracia, Velázquez y Paseo de la Pechina.


Descripción

La importancia de esta construcción viene reflejada en el valor de sus características constructivas.

Se trata de un conjunto agropecuario del siglo XVII edificado en estilos manierista y barroco. También está considerada por algunas fuentes como la joya tardo-herreriana valenciana. El conjunto constaba de un edificio y un jardín inmediato a la vivienda. El edificio se puede considerar como uno de los escasos ejemplares que se conservan de alquería valenciana del siglo XVII.

El jardín tenía un laberinto y una glorieta alrededor de la cual se disponían setos cuadrangulares. Tras el mismo, una terraza, y a continuación un huerto con un camino central bordeado de emparrados y, en la zona más alejada de la vivienda, un pinar resto de la Gran Pinada Moyá de Campanar. En la actualidad sólo se conserva la alquería, habiéndose perdido el huerto y parte del jardín.

El edificio consta de planta baja y primer piso y, coincidiendo con el eje de la puerta principal, una torre de dos alturas.

La puerta principal tiene una sencilla embocadura de piedra y sobre ella está el único balcón volado del exterior.

En el balcón, el vano se desarrolla a modo de portada con pilastras estriadas en los lados, sobre las que se sitúan ménsulas que sustentan un entablamento. En su parte superior hay un frontón partido que alberga una venera. En la fachada recayente al jardín, se abre una portada columnas jónicas sobre las que se sitúa un entablamento muy resaltado, con un frontón curvo en la parte superior. El edificio está rematado con pirámides y bolas.

En el interior se dispone un zaguán con arcorebajado en el centro.

En algunas habitaciones de la planta baja se desarrolla un zócalo de azulejos del siglo XVII; en la entrada se representa, también en azulejería, un Ecce homo según la iconografía tradicional.

Las distintas dependencias de la planta superior conservan la decoración de los techos a base de molduras geométricas y conchas en las esquinas. En esta planta cabe destacar el techo de una de las estancias cubierto con un esgrafiado con motivos vegetales y fantásticos. Es uno de los pocos ejemplos que se conservan en interiores de viviendas, buena muestra del florecimiento de esta técnica en la Valencia de finales del siglo XVII.

Alqueria Julià Noviembre 2019

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Diciembre 2019
L M X J V S D
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline