Algo suena mal en las pruebas de la Banda Municipal de Gran Canaria

Reproducimos la nota de prensa remitida por Afectados En Las Pruebas De Selección De La Banda Municipal de Gran Canaria.

E n las Islas Canarias ,y sobre todo, en Gran Canaria no hay músicos de calidad! Bueno, al menos eso es lo que puede pensar cualquiera que se interese por los resultados del ejercicio práctico realizado dentro de las pruebas para la generación de lista de reserva de la categoría de profesores de Música de la Banda Municipal del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y que están teniendo lugar estas últimas semanas. Según estas, 59 aspirantes han llegado a la parte práctica del proceso de selección anteriormente citado. Con respecto a la prueba de tocar y ejecutar con el instrumento de la especialidad a la que se aspiraba y según el tribunal calificador encargado de puntuar estas pruebas, podemos mencionar que de los 55 aspirantes que se presentaron al segundo ejercicio (cuatro de los 59 anteriores no lo hicieron) suspendieron 34 (61,81%) y solo aprobaron 21 (39,19%). Asimismo, 44 de ellos son los que han obtenido menos de un 2,9 puntos de 0 a 5 que se puntuaba cada prueba (5,8 en base a 10) y tan solo 11 de ellos han superado la calificación de suficiente en este ejercicio práctico. Además, seis de estos 11 han superado el 4 sobre 5 de nota, asombrosamente distante de los demás intérpretes.

Con tan alarmantes datos se podrían sacar dos conclusiones claras: por un lado, y teniendo en cuenta que la mayoría de esos músicos han hecho o han cursado sus estudios musicales (tanto el Título Profesional de Música, como el Título Superior) en alguno de los conservatorios de las Islas, sobre todo, en el Conservatorio Profesional de Música de Las Palmas de Gran Canaria, Conservatorio Profesional de Música de Santa Cruz de Tenerife y en el Conservatorio Superior de Canarias, podríamos deducir que en los conservatorios de nuestras Islas no se imparte enseñanza musical de calidad, especialmente, si tenemos en cuenta la cantidad de suspensos. Pero mayor preocupación tendríamos por la educación musical en los conservatorios de las Islas si tenemos en cuenta que para acceder a estas pruebas bastaba con estar en posesión del Título Profesional de Música (antiguo Grado Medio) y, a pesar de que la mayoría de los aspirantes además posee el Título Superior de Música en su especialidad, uno quedaría atónito al volver a repasar los datos antes nombrados: según el tribunal calificador de estas pruebas, el 80% de estos aspirantes no superaría el suficiente en el título de Grado Medio de Música y casi el 62% no debería ni tenerlo.

Los que saquen esta conclusión, lógicamente, pensarán que hay que hablar urgentemente con el área de Educación del Gobierno de Canarias para arreglar lo antes posible el nivel musical en los conservatorios de las Islas, aunque se podría sacar otra conclusión mirando las estadísticas de suspensos y aprobados de estas listas y es la siguiente: puede que los aspirantes sí que tengan un buen nivel musical -cada uno en su especialidad- y que, por supuesto, este lo hayan adquirido, la mayoría de ellos, en sus años de estudio en los conservatorios de las Islas e, inclusive, en los postgrados y cursos de perfeccionamiento que algunos han hecho por el territorio nacional y en Europa y, simplemente, el Tribunal calificador de estas pruebas a las que hacemos referencia tenga muy por las nubes el nivel que debe tener un músico para pasar a formar parte de unas "listas de sustitución para la Banda Municipal de Música de Las Palmas de Gran Canaria", ya sea por el gran nivel musical que posean todos y cada uno de los miembros del citado Tribunal o porque estos piensen que ninguno de los aspirantes tenemos un nivel digno como para formar parte de las citadas "listas de reserva" siquiera. Al menos, nos queda el consuelo de que, probablemente, ni los músicos de la Orquesta Nacional de España ni los de la mayoría de grandes orquestas europeas habrían superado el 'aprobado raspadito' con este tribunal calificador y, aun, la mayoría de ellos habría suspendido.

Dejando el sarcasmo a un lado y poniéndonos serios con la cuestión, por supuesto que hay una tercera conclusión (probablemente la única) que se saca al mirar la estadística de suspensos y aprobados de las pruebas que nos competen. Esa conclusión que todos y cada uno de nosotros, inclusive los lectores de este artículo, tienen en la cabeza: la subjetividad total de la que goza el tribunal y, de manera especial, su presidente que, al fin y al cabo, es el máximo responsable. Pero, igualmente, a esta subjetividad se le añade la impunidad absoluta frente a la tremenda indefensión en la que nos deja a los aspirantes en esta prueba. ¿Por qué? Porque no se han grabado las audiciones de esta.

No son pocos los juristas y abogados expertos en Derecho Contencioso-Administrativo que señalan que en pruebas de esta índole la discrecionalidad del tribunal calificador es absoluta y para el aspirante que considera injusta su valoración hacen que reclamar sea 'misión imposible'. Este tipo de exámenes es un cheque en blanco para el tribunal calificador y, para más inri, al no grabarlo no dejan huellas del examen realizado para someterlo a control jurisdiccional. Cada vez más letrados ven en estas pruebas no escritas un campo abonado para la corrupción, incluso algunos magistrados especialistas en lo Contencioso- Administrativo del Tribunal Superior de Justicia autonómico señalan que son en estas pruebas "donde se cuelan las tropelías y los chanchullos". Y no, no se puede aceptar que la subjetividad del tribunal juegue con el esfuerzo y la ilusión de todos los aspirantes a esas listas de reserva para la Banda Municipal, ya que, en este caso, se han pasado de la raya.

 

    

 

En este pequeño y bonito mundo de la música todos nos conocemos, sabemos cómo tocamos unos y otros, lo que se puede mejorar para una prueba o un concierto y lo que no. De hecho, si nos hubiésemos calificado nosotros mismos, por grupos de especialidad instrumental, seguramente habría sido el resultado cien veces más justo que el obtenido por este 'cualificado' tribunal que, aunque es de dominio público, pues se puede revisar en las publicaciones que se van haciendo en el portal del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, aquí no queremos mentar. Solo diremos que lo forman tres trabajadores del Ayuntamiento -JJ.E.D. (presidente), MD.L.R. y MJ.T.S.- y tres músicos militares -JL.C.M., MA.G.S. y C.B.J.-. Por cierto, los dos últimos subordinados del primero, hecho que merece la pena tener en cuenta. Desconocemos quién ha sido el responsable de su nombramiento, pero ignoramos más aún los criterios de calificación que este ha tomado como referencia para calificar la citada prueba práctica, puesto que no se mencionaban en ningún apartado de las bases específicas del presente proceso selectivo publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia de Las Palmas, número 54, el viernes 5 de mayo de 2017.

Flaco favor se ha hecho a la integridad de esta distinguida banda municipal, generándole un profundo malestar al no contar en absoluto con sus destacados componentes. Ninguno de ellos, ni siquiera el director, ha podido hacer algo por evitar semejante barbaridad. Flaco favor se ha hecho a la música en las Islas Canarias, ya que la mayoría de los miembros de esta plataforma de afectados formamos parte asiduamente de la propia Banda Municipal de Música de Las Palmas de Gran Canaria, de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, de la Orquesta Sinfónica de Tenerife, de la Wind Band Orchestra de Gran Canaria, hemos sido y somos profesores de los conservatorios de nuestras Islas y de las más importantes escuelas de música de estas. Pero, sobre todo, se ha hecho un flaco favor a los aprobados y suspensos de este proceso selectivo por culpa de las calificaciones de este tribunal. Ni la cantidad de suspensos, ni la disparidad de notas entre las más altas y las más bajas son reales, ni entendibles siquiera. La mayoría de los aprobados sabe sobradamente que nada de esto es real, que la diferencia de un aspirante a otro no fue tan amplia. Daño se ha hecho a estos afortunados, ya que algunas de las notas más altas han quedado señaladas como total subjetividad del tribunal. Sin embargo, alguna de ellas sería real si la mayoría de los aspirantes hubiesen obtenido notas más próximas, notas más creíbles. En ninguna cabeza cabe que, interpretando una misma obra musical, ya que en cada especialidad se tenía que ejecutar una misma obra "obligada" por cada aspirante y una obra "a primera vista", pueda haber notas de 0, de 1, algún 2 y, repentinamente, un 4 y pico (todo esto en baremo de puntuación de 0 a 5, siendo 2,5 la nota mínima para pasar a la fase final).

Lo que pide esta plataforma es claro y conciso: Revisión de todos los exámenes y entrega de las actas de calificación y copias de los criterios de evaluación y baremación fijada. Y, sobre todo, al ser casi imposible las anteriores, repetición de la prueba práctica ante un tribunal diferente, más especializado y transparente, con pruebas grabadas y tras cortina para garantizar el anonimato de los intérpretes y, así, reducir al máximo la subjetividad del nuevo tribunal.

Algo suena mal en las pruebas de la Banda Municipal de Música de Las Palmas de Gran Canaria y no, no son los músicos, sino este tribunal. Esperemos que alguien coja un buen afinador y empiece a subsanar todas estas irregularidades que en este artículo hemos querido constatar.

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Julio 2018
L M X J V S D
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline