La Banda de Música de Santiago echa chispas con trifulcas y un expediente abierto

El naufragio de la agrupación municipal sigue su curso sin que CA tome cartas en el asunto. La herida que causó la marcha de Romero Llopis continúa abierta con músicos enfrentados. 

La Banda Municipal de Música de Santiago sigue sufriendo una situación agónica, con músicos enfrentados y un expediente abierto a uno de ellos “por insultos graves hacia el director, Casiano Mouriño, y a otros miembros de la formación”. Una situación que se remonta a meses atrás tras la polémica dimisión del anterior director de la agrupación, Juan Miguel Romero Llopis, en mayo del año pasado, que decidió marcharse tras no obtener una respuesta afirmativa del Concello en su demanda de cubrir las bajas, seis en aquel momento.

La situación llegó a tal extremo que en septiembre se produjo una situación nunca vista en Compostela, el plante de la Banda por la falta de músicos al incumplir Noriega su promesa de cubrir las bajas.

El pasado mayo, Llopis tiraba la toalla ante la desidia de Raxoi. El entonces director de la Banda denunciaba que “las vacantes no se cubren” y que el plan del Gobierno municipal de completar la plantilla con becarios no le convencía. “No es lo mismo una banda de becarios que una banda de profesionales. No se puede comparar”, criticó.

Una de las voces que se alzó en contra de la situación de la banda fue el portavoz socialista, Paco Reyes, que lamentó que “no se sabe nada de la respuesta de Compostela Aberta sobre el plan de gestión que presentó Llopis y tampoco sobre la cobertura de las tres grandes vacantes de la Banda: las plazas de oboe, fagot y trompa”.