'La Melodía'

A menudo escuchamos una canción, nos enamoramos de ella y, poco a poco sin querer nos pasamos el día tarareándola o silbándola porque esa canción está en nuestro subconsciente volviendo una y otra vez sin abandonarnos ni siquiera un instante.

El diccionario y teoría de la música definen (más o menos) 'MELODÍA' COMO AQUELLA PARTE DE LA MÚSICA QUE TRATA DEL TIEMPO CON RELACIÓN AL NÚMERO DE SONIDOS CON QUE HAN DE FORMARSE LOS PERÍODOS MUSICALES. Pero, ¿Cómo se forma una melodía? ¿Quién la escribe? ¿Cuál es la base para su composición?


La melodía nace de la inspiración, y musicalmente se forma siguiendo una serie de leyes o normas que organizan los elementos musicales dando lugar a motivos, frases, períodos, semiperíodos…
La segunda pregunta tiene fácil respuesta: las melodías las crean los compositores. Pero, ¿Acaso son los compositores los únicos creadores de melodías? ¡NO! . A menudo la melodía la crea una persona carente de formación académico-musical y esa melodía, después trasladada al pentagrama y difundida por los medios de comunicación, cantantes, orquestas, radio, televisión… es tarareada o cantada por multitud de personas.


Marcel Proust dice a propósito de la melodía. ''Que es un ente sublime, etéreo, intangible, y que a muy pocos les es dada la facultad de poder crear melodías que cautiven, que enamoren al auditorio''; además sigue diciendo Proust, ''al resto de los mortales solo nos es dada la migaja de escucharla, disfrutarla y admirarla''.


Una melodía nunca va sola; bien discurre arropada por un acompañamiento armónico, rítmico, contrapuntístico, o bien, con el ritmo o la armonía que ya emana de la propia melodía en sí, pues como hemos dicho anteriormente, una melodía siempre está sujeta a unas leyes periódicas que crean en ella las diferentes cadencias, de manera similar a las cadencias de la poesía, la prosa, o el discurso con el que habitualmente nos comunicamos, porque ¿Quién habla solo con una única entonación de voz, de sonido? . ¡NADIE!


Todas estas disquisiciones se refieren al aspecto material o artístico, pero también hemos de tener en cuenta que cuando una melodía nos agrada, nos cautiva lleva consigo la belleza, la magia del paisaje o del entorno donde la hemos escuchado, la hermosura de la voz o del instrumento que la ha interpretado, el arrullo de la conversación que nos ha acompañado en su audición, o el perfume que hemos percibido en el momento de escucharla.


A menudo caminamos por el campo y de repente, en una fronda escuchamos el canto sublime de los pájaros; y sin proponérnoslo nos vemos silbando, imitando esos trinos y gorjeos que en principio, solo parecía que habían acariciado nuestros oídos sin penetrar en nuestro subconsciente, ya que los pájaros apenas percibida nuestra proximidad, habían dejado de cantar.

SWUAN estaba escuchando a un artista tocar el violín en compañía de una bella mujer, y la melodía del violín le enloqueció, dado que posteriormente, esa melodía no le abandonaba nunca. Sin embargo quien en realidad perturbaba su espíritu no era la melodía en sí, sino la imagen de la mujer, el vestido, su perfume, el movimiento de los labios al hablar, la magia del entorno que perduraba mucho tiempo después de que la melodía hubiese desaparecido de su mente. Solo veía al violinista tocar envuelto en una espesa neblina, pero no percibía ningún sonido; en su memoria, en su subconsciente y su consciencia solo permanecían las figuras, el perfume y la magia del momento vivido.


Manuel Castelló

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Noviembre 2017
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30