Danzas religiosas y profanas

En Septiembre pasé unos días en la preciosa e histórica villa de Roa de Duero, la antigua Rauda de los 'Vacceos'; villa que en la actualidad posee el modernísimo edificio donde actualmente se ubica el consejo regulador de la denominación de origen de los vinos 'Ribera del Duero', denominación a la cual también pertenecen como sabemos los vinos elaborados con las uvas de San Esteban de Gormaz, Langa, Robledal… Eran las fiestas en honor de su patrona 'La Virgen de la Vega', una cautivadora imagen que los 'raudenses' veneran con todo el cariño y amor que los castellanos profesan a la madre de Dios, bajo cualquier advocación que se presente. -No olvidemos que España, nuestro país, es el país de la Virgen-.

Pues en una iglesita erigida en su ubérrima vega, donde se cultivan las uvas con las que se elaboran los famosos caldos que dan nombre, fama y categoría a la denominación de origen antes enunciada, y a modo de romería donde vecinos y visitantes además de misa y procesión, comparten las riquísimas viandas de nuestra tierra (lechazo, chuletas, pan, vino, pastas, chorizo, jamón, quesos…) danzan los 'raudenses' ante la imagen de su patrona, un baile con una melopea popular que ellos llaman jota y pese a estar ritmada en compás ternario, ritmo propio de las jotas, sus austeros giros melódicos delatan que es una melodía mucho más antigua que la jota, quizás anterior a la fundación de los reinos cristianos de Castilla y León, y aunque muy desvirtuada, posiblemente heredada de los antiguos 'Vacceos', primigenios habitantes de aquellas tierras.


En los descansos de la danza, en la que este servidor también participó como danzante, mi 'testerola' iba haciendo recuento de la gran cantidad de danzas que en nuestro país se danzan ante las imágenes religiosas. En Valencia el día de Corpus van danzando ante la custodia diversas danzas populares, en el Rocío se bailan sevillanas; en el País Vasco se danza un zortzico llamado 'zortzico de anteiglesia' ante las imágenes, concretamente el día 24 de Agosto, en la villa de Villaro o Villa de Haro -lugar donde descansaban D. Diego López de Haro y su esposa María Díaz duques de Haro en sus viajes a Bilbao, ciudad en la ría del Nervión y que los dichos duques riojanos en aquellos tiempos castellanos fundaron- se danza dicho zortzico ante el patrón san Sebastián y con la música del txistu acompañado por el tamboril. Asimismo en el País Vasco se danza una espatadantza ante las autoridades que visitan aquellas tierras. En Cataluña se baila la sardana con la música de la tenora y la 'gralla'. En Galicia la muñeira con sus gaitas. En Soria la rueda, herencia de Arévacos y Pelendones; en San Pedro Manrique se danza la noche de san Juan ante el pórtico de la Virgen de la Peña alrededor de la hoguera, hoguera que posteriormente pasarán a través de ella en una especie de danza ritual; y por supuesto, toda la península tiene sus danzas rituales herencia de nuestros antepasados.


Todas estas danzas en la antigüedad eran danzas profanas, propias de los pueblos que habitaban nuestro país desde muchísimos siglos antes de su cristianización y del nacimiento de Cristo, y las danzaba el pueblo llano alrededor de las hogueras en los diferentes solsticios, o bien en los ritos de iniciación. En mi pueblo natal, Agost, se danza alrededor de la plaza y se enciende una hoguera por Navidad, coincidiendo con el solsticio de invierno; la danzan los jóvenes que hayan cumplido 18 años durante el año y era costumbre del paso pubertad-juventud. Durante y desde después de la cristianización, los evangelizadores hicieron coincidir las fiestas con los solsticios y de esa forma les fue mucho más fácil difundir el Evangelio en aquellos hombres primitivos. Actualmente se danza en los atrios y pórticos de nuestras iglesias o bien en las plazas, y sigue igualmente danzándose en honor a las imágenes de los santos cristianos – como sucede en el rito de san Pedro Manrique-. En nuestros días ni la música, ni quizás el ritmo de la hoguera sampedrana coincida con los de entonces y sólo nos haya quedado la tradición hecha ley, recordemos que los dulzaineros (gaiteros) durante la danza alrededor de la hoguera sampedrana, interpretan canciones sanjuaneras u otras similares que nada tienen que ver ni melódica ni rítmicamente con la rueda, ni con ninguna de las otras danzas primigenias de los antiguos Arévacos y Pelendones, y que además, la noche de san Juan coincide con la del solsticio de verano y así mismo ocurre con casi todas las festividades donde se danza en los atrios y pórticos de las iglesias o ante las imágenes católicas. No obstante algunas melodías danzadas, como la raudense, guardan aún hoy en día en algunos de sus giros, pocos, la esencia de aquellas arcaicas melodías danzadas de nuestros antiguos antepasados.


La arqueología, aunque muy lentamente y por su dificultad, nos va desvelando poco a poco el modo de vivir y danzar de aquellos que en un lejano antaño habitaron estas tierras y que son parte fundamental de nuestro actual modo de ser y sentir por medio de tradiciones imperecederas que, sin proponérselo, guardan la esencia de aquellos nuestros lejanos antepasados, tradiciones arcaicas, pero que nosotros debemos respetar y guardar como oro en paño para nuestras generaciones venideras.


Manuel Castelló

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Diciembre 2017
L M X J V S D
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31