Hablamos con Daniel Ferrero Silvage

En esta ocasión centramos esta nueva entrevista de Nuestras Bandas de Música en la figura de Daniel Ferrero Silvage, sin duda un referente musical como profesor, compositor y director, además de buen conocedor del género festero y Presidente de la Asociación de Compositores de Música de Moros y Cristianos.

Actualmente es profesor de Trompa en el Conservatorio Profesional de Dénia y Director de la Banda Unión Musical de Alberic con la cual ha hecho historia, además de poseer un variado catálogo de composiciones con piezas de música festera conocidas para banda como por ejemplo “Sisco”, “Paco el Chollat” o “Embajador Moro”, así como “Tema y variaciones” para orquesta, “Sinfonieta” para conjunto instrumental…

Con él hablamos, entre otros temas, del género festero y su contribución al repertorio bandístico, del momento actual de la ACMMIC, de su referente familiar musical de Ontinyent, así como de su admirable labor y logros conseguidos como director al frente de la Unión Musical de Alberic.

P.- Viene de una familia de músicos, referente indiscutible de Ontinyent. ¿Qué recuerdos le vienen a la cabeza sobre sus inicios en la música?

R.- Recuerdo perfectamente el día que mi padre me llevó al local de ensayos de la banda Unión Artística Musical de Ontinyent para asistir a mi primera clase de solfeo. Mi padre nos iniciaba en el estudio de la música de la misma forma que mi abuelo lo hizo con él. En casa de mis padres la música estuvo siempre presente, no sólo por la condición de director de la banda que tenía mi padre, sino porque también vivimos todos los trámites que se hicieron para poner en marcha el Centro Musical José Melchor Gomis. Este centro se puso en marcha con el convencimiento que era necesario para Ontinyent, como así se ha demostrado con el paso del tiempo.

P.- En homenaje a su padre José María Ferrero, y para recordar la mítica Marcha Mora “Chimo”, le vamos a pedir que nos hable de esta obra y elija una las versiones que recuerde con especial cariño para compartirla con los lectores de NBM.

R.- Generalmente cuando se habla de Chimo se dice que marcó un antes y un después en el género de las marchas moras. ¿Por qué? Pues no creo que nadie sepa la respuesta. Chimo tuvo un éxito que nadie imaginaba. Esta marcha está dedicada a D. Joaquín Sanz Aura, festero de la comparsa Kábilas de Ontinyent. José María Ferrero recibió el encargo 11 días antes de su estreno, pero la ocasión merecía un esfuerzo por su parte, ya que se trataba de la celebración del cincuentenario como festero de Joaquín Sanz, “Chimo”. Al poco de estrenarse, esta marcha mora se tocaba en todos los pueblos en donde se celebraban las fiestas de Moros y Cristianos. La cosa llegó a tal extremo, que en algunas ciudades tuvieron que restringir la interpretación de Chimo en la Entrada para que no todas las comparsas desfilaran con ella. Es una marcha que une perfectamente lo que le gusta al festero y al músico.

En cuanto a versiones de Chimo tengo muchas en la memoria, pero por su significado y momento en el que se interpretaron, recuerdo especialmente tres: 1) En 1987, año en el que falleció el “Mestre Ferrero”, al finalizar la entrada de bandas de música, la Sociedad de Festeros del Santísimo Cristo de la Agonía de Ontinyent quiso rendirle homenaje con la interpretación conjunta de Chimo por todas las bandas participantes en el desfile; 2) En 2012, coincidiendo con el 25 aniversario del fallecimiento de José Mª Ferrero y 3) En 2014, año en el que se celebró el cincuentenario de esta marcha mora, la flashmob de la Joven Banda de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana.

P.- Las fiestas de Moros y Cristianos son comunes a diversas localidades repartidas por todo el Levante Español. En su opinión, ¿qué las hace únicas? ¿Qué destacaría de la valorización cultural e histórica de estas fiestas para los pueblos?

R.- Las hace únicas, entre otras cosas, el enorme patrimonio musical del que disponemos para disfrutar de ellas. Tenemos un grandísimo repertorio (pasodobles, ballets, marchas cristianas, marchas moras, poemas sinfónicos, misas) para cada momento de la fiesta moro-cristiana, que hace que nuestra fiesta sea única en ese sentido. Por supuesto que hay otros factores que no debemos olvidar, como son las Embajadas y el despliegue de imaginación en la confección de trajes, boatos y coreografías.

P.- A nivel general y en cuanto a referencias musicales personales, si tuviera que citar o enumerar algunas, ¿qué obras, figuras y/o compositores cree que han contribuido de una manera muy significativa a la dignificación de este género?

R.- Es difícil enumerar los compositores que han marcado una época en nuestra música, creo que es más bien cuestión de gustos. A mediados del siglo XX hubo varios compositores que con su trabajo afianzaron los distintos géneros musicales de nuestra fiesta: Amando Blanquer, José María Ferrero, Francisco Esteve Pastor, por citar algunos. Ya a finales del siglo pasado es cuando surgen compositores que, con su sello particular, abrieron nuevas vías en la música de Moros y Cristianos.

Dignificar la música festera pasa también por cuidar su interpretación y en este sentido cabe destacar el papel que realizan muchos directores de bandas de música, buscando un equilibro en la plantilla instrumental tanto en conciertos como en desfiles.

P.- ¿Qué cualidades destacaría de la música festera y de su contribución al repertorio bandístico?

R.- La evolución musical de la música festera es evidente a lo largo de los últimos 30 años. Como he comentado anteriormente disponemos de un extenso repertorio de muy alta calidad musical. Creo que el reto pasa por programar su interpretación en conciertos y que no se considere un género menor. Es decir, que no se interprete sólo en conciertos de música festera. Una marcha mora, por ejemplo, puede tener la misma calidad que cualquier pieza de otro género musical que habitualmente programamos en un concierto.

P.- En el año 2001 se forma la Asociación de Compositores de Música de Moros y Cristianos, ¿con qué finalidades y necesidades surgió este colectivo?

R.- La principal finalidad de ACMMIC es dignificar la música festera, sobre todo en su interpretación. En nuestros estatutos figuran como fines de la asociación:

Preservar el patrimonio cultural que suponen las obras musicales escritas para la Fiesta de Moros y Cristianos. Velar por la dignificación de este tipo de Música. Acrecentar el referido patrimonio con la creación de nuevas composiciones. Defender los derechos de autor sobre la propiedad intelectual de las obras y derechos de las composiciones. Fomentar las interrelaciones entre los creadores e intérpretes. La investigación musicológica alrededor de este género. Establecer todos los vínculos posibles con estamentos musicales y demás entidades y organismos que intervengan en la Fiesta de Moros y Cristianos. En base a todos estos puntos hemos ido trabajando a lo largo de nuestra corta historia.

P.- Desde enero del 2013 es Presidente de la misma, ¿qué valoración o balance haría de estos cinco años al frente de la ACMMIC? ¿Cuál es la situación actual que atraviesa la Asociación y la filosofía que intentan seguir?

R.- Cuando empecé mi andadura como Presidente, uno de los objetivos que me propuse fue celebrar el IV Encuentro de Compositores que pudimos realizar en 2014 coincidiendo con los actos programados para el cincuentenario de la marcha mora Chimo. En este IV Encuentro se programaron cuatro interesantes conferencias: “La propiedad intelectual dentro de las fiestas de Moros y Cristianos” a cargo de Ximo Soler Cataluña, “Un paseo por la música de la fiesta de Moros y Cristianos” por Antonio Alcaraz Argente, “El gusto por Chimo” por Frederic Oriola Velló y Juan Bautista Francés Parra, y “Fiestas de Moros y Cristianos en el último reducto musulmán de la península: el antiguo Reino de Granada” a cargo de Miguel Ángel Martínez Pozo. El Encuentro concluyó con un concierto de música festera de la Agrupación Musical de Ontinyent.

ACMMIC intenta ser un punto de referencia y encuentro para todos los compositores que de una manera u otra dedican parte de su tiempo a incrementar el patrimonio musical de la fiesta de Moros y Cristianos. En este sentido, tenemos siempre la puerta abierta a la incorporación no sólo de nuevos compositores, sino de simpatizantes a los que la música festera es para ellos un género musical a proteger y divulgar.

P.- ¿Qué opina del movimiento actual y evolución que ha vivido el género festero desde el punto de vista de un compositor?

R.-La música festera ha evolucionado conjuntamente con el desarrollo propio de la Fiesta moro-cristiana. Si en un principio los festeros desfilaban con música militar y pasodobles, hoy en día podemos hablar de una gran variedad de composiciones: pasodoble “sentat”, marcha mora, marcha cristiana, marchas procesión, ballets, poemas sinfónicos, misas, etc. El lenguaje armónico que se utiliza evoluciona constantemente, hasta el punto de tener marchas con influencias armónicas de jazz y otras con variaciones rítmicas que en un principio no tienen nada que ver con los ritmos tradicionales de una marcha mora o cristiana. Es cierto que algunas de ellas no son del todo apropiadas para desfilar, pero no siempre se busca el agrado del festero. Todos los años se estrenan un gran número de composiciones para nuestra fiesta y tenemos un número importante de compositores de grandísima calidad que le dan a la fiesta la renovación necesaria en el repertorio. Ahora sólo falta que el festero y las bandas acepten esa renovación.

P.- Como Presidente de la ACMMIC y a nivel general, ¿qué avances o medidas cree que se necesitan y cómo se podría mejorar en un futuro?

R.- Esta asociación nació de un grupo de compositores que queríamos dignificar la música que se interpreta en nuestra fiesta y defender nuestros intereses desde cualquier punto de vista. El número de compositores ha ido aumentando y, a día de hoy, somos más de 60 socios, entre compositores y simpatizantes. Para nuestra asociación sería importante que creciera el número de certámenes o concursos de música festera. Sería una buena forma de dar a conocer esas composiciones que muestran la calidad de nuestro trabajo y que no se interpretan en los desfiles. Así mismo, también sería una ocasión perfecta para que los organizadores de los concursos y las bandas participantes pudieran pedir obras de encargo para estos certámenes, ocasión perfecta para aumentar en número y calidad nuestro patrimonio musical festero.

P.- En otro orden de temas, cabe destacar que tras una afamada trayectoria y carrera como director, actualmente dirige la Sociedad Unión Musical de Alberic con la que ha hecho historia convirtiéndose en una de las grandes Bandas de Sección de Honor, ¿cuál es el secreto de este importante cambio en esta gran familia musical?

R.- Como cualquier secreto, no se puede desvelar. Bromas aparte, hay que destacar el excelente trabajo de la Junta Directiva, la implicación de los músicos y la humildad en todo lo que hacemos. La finalidad de la Sociedad Unión Musical de Alberic cuando actúa en un certamen es conseguir siempre una buena interpretación. Los certámenes se pueden ganar o no, pero lo que queda siempre en el recuerdo es la calidad de la actuación. Aparte de esto, tenemos una escuela de música que funciona muy bien y cada año nutre de músicos nuestra banda juvenil, a quien mimamos especialmente porque en ella está el futuro de nuestra Sociedad Musical. Actualmente tenemos 160 alumnos y un extenso claustro de profesores, la mayoría de nuestra banda, totalmente volcados en nuestro proyecto.

P.- ¿En qué proyectos están centrados en estos momentos y cuáles nos puede adelantar como futuros?

R.- Actualmente estamos preparando el concierto de Santa Cecilia. Hemos empezado a trabajar entre otras obras, Estampes Mediterrànies del compositor de Alberic Leopoldo Magenti y Dance Movements de Philip Sparke. En el mes de diciembre celebraremos el concierto de Navidad y, si los músicos lo deciden así, a partir de enero prepararemos el certamen Internacional de Bandas Ciudad de Valencia para el 2019.

P.- Por último, ¿le gustaría añadir algo más?

R.- Agradecer a nuestras Bandas de Música toda la labor que estáis haciendo por difundir el día a día de las sociedades musicales, y felicitaros por el 30 aniversario de vuestro programa.

No queremos terminar esta entrevista sin darle las gracias a Daniel Ferrero por concedernos esta entrevista tan completa, además de felicitarle por su trayectoria y labor musical. Muchas gracias y hasta pronto.

Cecilia Ortuño
Colaboradora NBM.


Un poco más sobre… DANIEL FERRERO SILVAGE

Comenzó los estudios musicales en su ciudad natal, Ontinyent (Valencia), de la mano del Padre V. Pérez-Jorge, y los continúa en el Conservatorio Superior de Música de Valencia donde obtiene las Titulaciones Superiores de Trompa (1992), Harmonía, Composición e Instrumentación (1995), Dirección de Coros (1994) y Dirección de Orquesta (1996).

Ha asistido a clases de perfeccionamiento de dirección con Antoni Ros Marbà y ha dirigido las siguientes agrupaciones:

- 1987-2000: Banda Unión Artística Musical de Ontinyent, con la que obtuvo dos Primeros premios en los certámenes de Cullera y Elda, un tercero en Campo de Criptana y un segundo en el Certamen Internacional de Valencia.

- 2001-2005: Banda de la Sociedad Filarmónica Alteanense, entidad con la que inauguró el Palau de les Arts de Altea y consiguió un segundo premio en el Certamen Ciudad de Murcia y la Medalla de Oro con Mención de Honor en el World Music Contest de Kerkrade 2005. 

Desde 2006 se ocupa de la dirección de la Banda Unión Musical de Alberic, con quien ha obtenido los siguientes galardones: 
- 2007: Segundo premio en la Sección de Honor del Certamen Internacional de Bandas de Música de Valencia (CIBMV)
- 2009: Primer premio en la Sección Sinfónica del Certamen Internacional Vila d’Altea.
- 2011: Tercer premio en la Sección de Honor del CIBMV.
- 2013: Segundo premio en la Sección de Honor del CIBMV.
- 2015: Segundo premio en la Sección de Honor del CIBMV.
- 2017: Primer premio en la Sección de Honor del CIBMV.

Ha sido director invitado del "4º Estagio de Orquestra de Sopros PIAGET", en el campus Universitario de Mirandela y Viseu en Portugal (2008), de la Unión Musical de Muro (Alicante) y de la Banda Municipal de Villena (Alicante). La Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana le nombra director de la Joven Banda Federal para la temporada 2014, y entre otras actividades, estrenó con esta agrupación y el Coro de la Generalitat Valenciana el Requiem del compositor valenciano Jose V. Fuentes.

En cuanto a la composición, es autor de numerosas obras para diversas plantillas instrumentales, donde destacan, entre otros, los poemas sinfónicos Untinianum, Fa 150 anys y El campanar de la Vila, así como numerosas obras para la fiesta de Moros y Cristianos. En 1998, por encargo del Ayuntamiento de Elda, compuso la obra obligada para el certamen de bandas de la localidad. En la actualidad es presidente de ACMMIC (Asociación de Compositores de Música de Moros Y Cristianos).

En 2010 fue galardonado por la Federación Valenciana de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana con el Premio Euterpe en la sección de "Música para la fiesta". Tiene registradas varias grabaciones para la Editorial Alberry Soart, RNE (ciclo de conciertos en el Palau de la Música de Valencia) y otras entidades culturales de Ontinyent y Altea.

El 9 de Octubre de 2013 recibió la Distinción de Honor del Ayuntamiento de Alberic por su trabajo y logros conseguidos al frente de la Sociedad Unión Musical de Alberic. Actualmente es profesor de Trompa en el Conservatorio Profesional Tenor Cortis de Dénia y director de la Banda Unión Musical de Alberic.

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Octubre 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline