Entrevista a la directora Vivian Gutiérrez Abreu

Vivian Gutierrez Abreu Directora Entrevista NBM

En esta nueva entrevista de Nuestras Bandas de Música hablamos con Vivian Gutiérrez Abreu.

La directora tinerfeña cuenta con una respetada trayectoria llena de éxitos y reconocimientos, además de destacar por su criterio artístico, iniciativa y compromiso educativo.

A través de esta entrevista profundizamos en su perfil y labor musical, recordando sus comienzos, trayectoria y proyectos. Esto es lo que ha compartido con nosotros:

P.- ¿Cómo fueron tus inicios musicales y qué te llevó a tomar el camino de la dirección?

R.- Desde muy pequeña viví en un entorno rodeado de música en mi familia materna. Además, mi padre era un gran amante de la música y siempre me apoyó en mi idea de ser músico. Así fue como empecé a tocar el órgano moderno, como mi hermana mayor, con un sistema japonés a la edad de 4 años.

Lo de ser músico de banda y directora no me viene de familia. De hecho, en mi familia materna son todos excelentes músicos pero se dedican al folclore de mi tierra (Canarias) y a la música latinoamericana. Mi pobre abuelo no entendía nada el día que le dije que quería ir a la banda ¡Ja, ja, ja!

Por otra parte, siempre tuve claro que quería ser profesional de la música, aunque en ocasiones las decepciones me han hecho dudar de si hacía lo correcto con mi vida. A lo largo del inacabable camino que supone hacer una carrera como ésta, es normal plantearse dejarlo o cambiar de profesión. No es fácil, pero si lo tienes claro y persistes, al final llega la recompensa. Y no hay nada que pueda llenarte más profesionalmente que dedicarte a lo que te gusta. Me siento afortunada por ello.

P. ¿Qué profesionales han sido tus referentes en tu etapa de formación y cómo siguen influyendo algunos de sus consejos en tu día a día como directora?

R.- Mis referentes musicales han sido todos y cada uno de los profesores que me han ayudado a llegar donde estoy. Y con ello me refiero también a todos aquellos profesores de disciplinas no específicamente instrumentales o musicales, que también marcan profundamente nuestras carreras.

Por supuesto, debo comenzar por mi querido Maestro, Don Ernesto Beteta Garmendia, fundador de la banda de mi pueblo, la cual lleva su nombre, y quien sin duda fue el primero en inspirarme. Nos trataba con tanto cariño y dedicación que rápidamente supe que "de mayor" quería ser como él.

Sin embargo, no podría responder esta pregunta sin nombrar a mis profesores de clarinete en Tenerife: Maximiliano Martín, Clara hernández, Vicente Ferrer Corcín y Juan Antonio Sanchís Sanchís, ellos marcaron mis principios en el mundo profesional transmitiéndome con mucho cariño la disciplina del estudio y el amor por esta profesión.

Por otra parte, mi profesor de Clarinete Bajo, un segundo padre para mí, Jan Guns. Él ha vivido una vida llena de música, ha sido un profesional de primera plana, solista de renombre mundial y siempre lo compatibilizó con ser una gran persona y con una familia preciosa. Ahora simplemente disfruta de su jubilación también rodeado de música; sigue tocando para él, para disfrutar. Alguien que acumula miles de anécdotas y experiencias, y que con tanto cariño siempre las comparte conmigo.

Además, he tenido una suerte inmensa con mis Maestros de Dirección, Jan Van der Roost e Ivan Meylemans, dos grandes figuras de la Dirección a nivel mundial que durante mis años de estudiante de Dirección en Bélgica tanto me ayudaron y enseñaron. Aún recuerdo mi primera clase con Van der Roost, no pude más que mirarlo durante la clase y pensar "¡Oh Dios mío! Estoy aquí con él, no me lo creo", no me enteré de nada de lo que me explicó ese día ¡Ja, ja, ja!

Durante estos 20 años de trayectoria en el mundo de la dirección son otros muchos los profesores con los que he tenido la suerte de tomar clases o hacer cursos, como los Maestros Enrique García Asensio, Jan Cober, Franco Cesarini o Johan De Meij, entre otros, a los que estoy inmensamente agradecida y con los que me siento muy afortunada de haber podido trabajar.

Pero si hay alguien que ha marcado mi vida y al que considero mi gran referente musical, ese es sin duda mi primer maestro de dirección, mi querido profesor y amigo José Rafael Pascual Vilaplana. Siempre he visto en él mi modelo a seguir, como persona y como músico, es muy grande en todos los sentidos: amable, buena persona, humilde y un profesional de los pies a la cabeza ¿¡Qué más se puede pedir!?

¡Muchísimas gracias a todos ellos por tanto!

P.- ¿Cómo describirías tu propia forma de trabajar y qué valores intentas transmitir cuando subes a la tarima?

R.- Siempre he pensado que soy muy afortunada por tener la suerte de trabajar en la que es mi pasión, la música. Mi trabajo me lleva a estar en continuo contacto con gente maravillosa de muy diferentes perfiles, edades, etnias, profesiones, etc. Como siempre dice mi querido Maestro Vilaplana, "la música es una actividad que está hecha por seres humanos para seres humanos", y en este trabajo los afectos y la empatía son inseparables de la labor propiamente musical. Esto a veces no es fácil de sobrellevar, pues te encuentras con grandes alegrías y retos que cuando sacas adelante te reportan grandes satisfacciones, pero también está la otra parte, la necesidad de dar solución a cuestiones o problemas que se plantean y que en ocasiones no resultan ser un trabajo tan grato. Pero ahí está, o por lo menos desde mi punto de vista, el secreto de este trabajo. Tienes que trabajar con un buen balance entre corazón y cabeza, intentar positivar siempre todo lo ocurrido, bien sea como un éxito alcanzado o como una experiencia que te lleva al aprendizaje. Combinar respeto y disciplina, creando un ambiente conciliador y divertido de trabajo que despierte en el músico la motivación. Y sobre todo, lo más importante, lo que siempre digo a mis alumnos y compañeros, es que no hay que olvidar nunca que el fin último de la música es la felicidad. A cualquier nivel, amateur o profesional, los músicos hacemos un arte único e irrepetible cada vez que interpretamos una obra. Debemos disfrutar de ello para hacer disfrutar a los demás, a nuestro público. Aunque ciertamente, todo ello exige un proceso de preparación y estudio sin el cual no sería posible.

Así que, en resumen: empatía, respeto, trabajo duro y arte deben mezclarse equilibradamente para dar lugar a esa felicidad que sentirán durante la interpretación tanto el músico como el oyente.

Finalmente, hay algo que me ha marcado profundamente en mi carrera y que llevo conmigo cada día animándome a hacer lo que hago: Mi padre siempre me decía "Vivian, tenemos dos familias: una, la que la vida te da, y otra, la que te vas encontrando a lo largo de ella. Tú eres muy afortunada, porque gracias a la música tu segunda familia es muy grande. No lo olvides nunca, eso es lo mejor de tu trabajo". Y no se equivocaba, eso lo mejor de mi profesión, trabajar con personas y poder hacerlas felices con lo que hago.

P.- Si hablamos de gustos musicales, ¿qué obras, compositores y directores te han marcado más a lo largo de tu formación y trayectoria?

R.- Me defino a mí misma como "Tolerante musical multidisciplinar". Desde muy niña he sido muy curiosa y me ha gustado investigar lo desconocido. Viajar, probar nuevas recetas, conocer gente muy diversa o escuchar músicas de muy diferentes estilos, son algunos procesos que enriquecen al ser humano, y no sólo a nivel cultural, sino también social, artístico y espiritual. Creo que esa es la razón que me lleva a no tener nunca prejuicios a la hora de escuchar nuevas músicas o a hacer proyectos de fusión de estilos, estrenos arriesgados, etc.

Sin embargo, hoy en día existen, desde mi punto de vista, algunos géneros dentro de la industria musical de dudosa calidad artística. Pero venden y si es así es porque algún tipo de público los consume. Por lo que considero respetable su comercialización, aunque no me gusten.

Por otra parte, en lo que a la parte profesional respecta, quizá más que un compositor que me haya marcado, ha habido compositores que han sido grandes hitos dentro del desarrollo mi carrera. Así que es muy difícil enumerarlos a todos.

Si tuviera que destacar a un gran clásico que me sirvió de inspiración en mis inicios, ese sería sin duda Brahmms. Un estudioso de sus grandes predecesores: Mozart, Haydn, Beethoven, etc., y cuya música marcó en gran medida mi primera época como profesional.

Avanzando un poco más en el tiempo, no podría olvidar a Leonard Berstein, quien fue, ha sido y siempre será una de mis grandes fuentes de inspiración, sin duda uno de las figuras más importantes para la música del siglo XX.

Aunque si hay un compositor que ha marcado mi vida y del que he aprendido buena parte de lo que sé, ese es mi querido maestro Jan Van der Roost. Él me supo guiar como nadie en el aprendizaje del maravilloso y, para muchos, enrevesado mundo de la Armonía, el Análisis, la instrumentación, etc., parte fundamental de la formación de un director. De hecho, fue uno de los motivos de que, en su día, decidiese irme a estudiar a Bélgica.

Por aquel entonces en el plan de estudios español no existía la especialidad de dirección de Banda, que a día de hoy afortunadamente ya contamos con varios conservatorios que la imparten. Siempre he entendido la Banda de música como una agrupación que, desde hace bastante tiempo, cuenta con una identidad propia, con una interesante evolución histórica y con un rico repertorio que no sólo incluye magistrales transcripciones de los grandes clásicos, sino que además aglutina un vasto repertorio original plagado de obras extraordinarias. Y tener la oportunidad de estudiar con Van der Roost, que no sólo es una de las grandes figuras del momento en el mundo de la composición y de la banda, sino que además es un profesor fantástico y una de las mejores personas que he conocido en mi vida, ha sido, sin duda uno de los grandes hitos que han marcado la dirección de mi carrera. Fueron años muy duros de continuas idas y venidas entre Bélgica y Valencia, pues simultaneaba mi trabajo en España con mis estudios allí, casi estaba más en los aeropuertos y estaciones de tren que en mi propia casa. Pero todo ello lo ha compensado con creces el poder estudiar con un gran maestro como él.

Por otra parte, siendo una enamorada de la música española (de hecho hubo un período de mi vida en el que vivía obsesionada con la música del Nacionalismo Español y con la Zarzuela), no puedo olvidarme de uno de los grandes géneros que ha sido y es estandarte de la identidad de las bandas españolas, el pasodoble. Adoro a los grandes clásicos del pasodoble como Juan Vicente Más Quiles, Jaume Teixidor, Rafael Talens, Pascual Marquina, Emilio Cebrián, José María Martín Domingo, etc. Y por supuesto, admiro a otros tantos compositores que actualmente están dando a este género un nuevo estilo sin hacerle perder su esencia, como Manuel Morales, Saúl Gómez, Óscar Navarro o el propio Vilaplana, entre otros muchos.

Finalmente, no puedo olvidar a muchos compañeros y amigos compositores que han estado presentes, personalmente o a través de su música, en momentos cruciales de mi trayectoria, como Johan de Meij, José Suñer Oriola, Andrés Valero Castells, Llorenç Mendoza, José Alberto Pina, entre otros.

En resumen, la vida y evolución de un director está, por fortuna, profunda e irremediablemente ligada a la existencia y evolución de los compositores. No entiendo el trabajo de uno sin el otro y viceversa. De hecho éste fue el tema de mi tesis de final de Máster de Dirección.

P. Actualmente eres profesora de clarinete y música de cámara, y directora titular de la Coral Polifónica y de la Banda Sinfónica de la Sociedad 'Banda Primitiva' de Paiporta. Todo ello lo compaginas con la dirección titular del 'Coro Social' de la Unió Musical de Lliria, la Orquesta de la Sociedad 'Ateneo Musical del Puerto' y la Coral Polifónica 'Benito Villafañe' de la Casa de Asturias en Valencia. ¿Cómo es el perfil y el momento actual de cada una de estas formaciones?

R.- En una época en la que el día a día de las formaciones musicales amateur en España se torna complejo, por muy diversos motivos (económicos, culturales, sociales, etc.) y en la que es muy difícil atraer nuevos miembros e incluso conservar los que ya se tienen, también me considero afortunada, pues en todas estas agrupaciones de las que tengo la suerte de hallarme al frente, el crecimiento de las mismas en los últimos años siempre ha sido positivo, y no sólo numéricamente hablando, sino también en cuanto a lo que al nivel musical y el ambiente social respecta.

Por otro lado, uno de los secretos para mantener a la gente "enganchada" a su agrupación musical es la motivación a través de los proyectos. Cada una de ellas, con su idiosincrasia, dentro de las posibilidades de su nivel y en la medida de lo posible, debe tener metas y proyectos ilusionantes y novedosos que llevar a cabo para que sus integrantes se sientan motivados a acudir a los ensayos y al resto de actividades que se realicen dentro de la Sociedad.

De ahí que en cualquier tipo de agrupación, pero en especial en lo que a las de tipo amateur respecta, sea de vital importancia trabajar la parte social para que la musical funcione. Esa es una de las grandes labores del director, la junta directiva y demás gestores. Es lo que comúnmente en el mundillo llamamos "hacer banda" un cometido de vital importancia para la prosperidad de las Sociedades Musicales.

Finalmente, trabajar duro hoy para abastecer en el futuro las agrupaciones de nuevos músicos es una condición sin ecuánime para la supervivencia a largo plazo de las mismas. Por esta razón, es fundamental que cada Sociedad Musical cuente con una propia escuela de música donde se formen debidamente los nuevos miembros de las bandas, orquestas, coros, etc. que integren el organigrama de la misma. "Sembrar hoy para recoger en el futuro".

P.- A grosso modo ¿cómo describirías tu día a día profesional? ¿Qué destacarías de la coordinación y organización temporal que supone la planificación de ensayos, conciertos…?

La planificación de mi agenda es una de las labores más complejas de mi trabajo. Cuando como en mi caso te dedicas casi por completo a la dirección y estás al frente de varias agrupaciones, coordinar sesiones de ensayo, actuaciones, reuniones de la índole que sea y además dedicar el tiempo debido a la elección, estudio y preparación del repertorio de cada una de ellas es una ardua labor. Pero bueno, por suerte, siempre logro cuadrarlo todo. Sin embargo no puedo olvidarme de la inestimable labor que hacen las juntas directivas, los vocales, los grupos de organización o comisiones artísticas con las que trabajo y que para mí, en cada Sociedad, son un ente indispensable para el correcto funcionamiento de la agrupación. Finalmente, el uso de las nuevas tecnologías para trasladar a los integrantes de las diferentes agrupaciones los detalles de organización (plannings, programas, organización de infraestructuras, etc.) son vitales a día, ya que facilitan una fluidez en la comunicación que hace 20 años no teníamos y que no sólo agiliza toda la labor, sino que además hace que resulte más eficiente.

P.- Si recordamos algunos momentos de tu trayectoria profesional, cabe destacar que el pasado mes de diciembre viajaste a Japón como directora invitada en la 59ª edición del Regular Concert de la Kindai University Wind Band de Osaka. ¿Qué destacarías de este proyecto y de la experiencia vivida?

R.- Pues sí, hace tan sólo un mes tuve la gran suerte de trabajar en Osaka (Japón) con la Kindai University Wind Band y su fantástico director el Maestro Jiro Morishita. Una afamada banda que es conocida en el país nipón, además de por su gran nivel, por ser Campeona Nacional del Concurso de Bandas de Viento de dicho país en múltiples ocasiones, y además muchas de ellas, de forma consecutiva.

Era la segunda vez que trabajaba con ellos, pues en 2018 ya estuve allí como profesora de dirección y preparadora, y tal y como esperaba, la experiencia fue inolvidable.

En esta ocasión el proyecto constaba de dos semanas de intensas jornadas de ensayos, clases y charlas que culminaron con el concierto del día 9 de Diciembre en el Festival hall de Osaka con motivo de la 59ª edición del Regular Concert, uno de los eventos musicales anuales más destacables del país dentro del mundo de las bandas de música. Una gran responsabilidad que afronté con gran ilusión y respeto teniendo en cuenta que algunos de mis predecesores habían sido grandes Maestros como Johan de Meij, Jan Van der Roost o Frederick Fennell, entre otros.

El programa de dicho concierto aglutinó obras españolas de muy diferentes estilos; obras originales y transcripciones de piezas de grandes compositores como José Suñer Oriola, Manuel de Falla, Manuel Morales, Óscar Navarro y Ferrer Ferrán, entre otros autores. Un repertorio que triunfó entre el público asistente aquella noche al evento y que el Maestro Morishita y yo escogimos concienzudamente, intentando hacer llegar a la audiencia la gran riqueza del repertorio musical español a través del mismo.

De dicha experiencia sin duda destacaría muchas cosas, pero una sola entrevista no bastaría ¡Je, je, je! Así que me quedo con:

Por una parte, la mentalidad, disciplina y culto al trabajo que tienen los japoneses. Son realmente incansables; la puntualidad y el respeto absoluto durante las sesiones de trabajo son intachables. Los músicos tras 5 ó 6 horas de ensayo diarias se quedaban con los directores asistentes trabajando pasajes. Trabajan a nivel casi profesional siendo músicos amateur.

Por otra parte, la consideración y respeto hacia al Sensei (Maestro) son máximos y los alumnos valoran muchísimo la enseñanza recibida. No es concebible para ellos perderse un ensayo porque están cansados o porque simplemente no les apetece. Al contrario, siempre están interesados en aprender más y más. De hecho, en mi caso, este último año los alumnos de clarinete y clarinete bajo (sabiendo que son mis especialidades instrumentales) me pidieron dar conmigo algunas clases extras que no estaban en el programa de trabajo previo acordado, y los alumnos de dirección también solicitaron sesiones adicionales. En definitiva, fue maravilloso poder trabajar con ellos de esa forma tan intensa y sobre todo sentir su gran interés hacia mi labor.

Poder trabajar con ellos música española fue absolutamente maravilloso. En Japón la cultura española es muy apreciada, especialmente nuestra música, folclore y lo que a la parte culinaria respecta. No fue fácil transmitirles, por ejemplo, ese "algo" que hay que tener y que no se explica a la hora de tocar un pasodoble. Viví momentos muy divertidos a la hora de darles ejemplos o símiles para que supieran lo que quería logran en su interpretación.

Y finalmente, claro está, el momento del concierto. Una sala maravillosa y sobrecogedora con un aforo lleno de 2700 personas. Un repertorio que enamoraba tanto a músicos, como a directores y a la audiencia. Momentos muy emotivos que viví al escuchar y al dirigir piezas que realmente adoro, viendo cómo a la par disfrutaban el Maestro Jiro Morishita, los músicos y el público del trabajo que habíamos realizado durante aquellas dos semanas. Cabe destacar el impacto que causó en todos los presentes el estreno de 'El Jardín de Hera', del gran José Suñer Oriola. La gente quedó literalmente enamorada de la pieza, y quiero aprovechar desde aquí para agradecerle su inestimable apoyo.

P.- A nivel general y desde tu punto de vista, ¿cómo describirías el momento actual de las Bandas de Música en nuestro país?

R.- La oferta educativa, las opciones de ocio, la cultura y la sociedad en general han cambiado mucho en los últimos 30 años. Hace tres décadas no teníamos Internet, móviles u otros avances tecnológicos con los que contamos hoy en día, que en ocasiones muchos consideran "distracciones que usurpan el tiempo de los jóvenes". Algo que no tiene por qué ser así, pues el buen uso y la integración de las nuevas tecnologías en nuestro entorno, llevados a cabo concienzudamente, trae consigo avances y mejoras positivas a todos los niveles. Y los directivos, profesores y directores somos los responsables directos de que en el mundo de las Bandas de Música dicha integración se realice de forma efectiva, algo por lo que personalmente me preocupo cada día y hago que tengan muy en cuenta mis equipos de trabajo. Renovarse sin perder la esencia de lo que hacemos, ese es el secreto.

Cuando era niña la banda, para aquellos que estudiábamos música, se convertía en nuestra segunda casa y pasábamos allí gran parte de nuestro tiempo libre. Pero sinceramente, no creo que la problemática de muchas sociedades musicales hoy en día sea "tener que competir" contra las nuevas tecnologías o la oferta de ocio con la que cuentan las nuevas generaciones. Hay otros controvertidos factores que resultan más urgentes de solucionar, como por ejemplo la inversión económica destinada a veces por algunas entidades públicas al desarrollo de nuestras Sociedades Musicales, que en ocasiones, dependiendo de la localización de las mismas es totalmente precaria. La supervivencia y avance en el tiempo de las Asociaciones que acogen a una Banda de Música no depende sólo de directivos, músicos y directores, sino también del nivel de compromiso que administraciones, entidades públicas y privadas adquieran con ellas, y el valor que dichas instituciones le den a la inestimable labor socio-cultural y educacional que en ellas se realiza.

P.- Por otro lado, ¿crees que está normalizada la situación de género en tu profesión? ¿Cuál es tu opinión al respecto?

R.- El hecho de ser mujer no ha supuesto un hándicap en mi carrera. No ha sido fácil, pero simplemente porque así es la carrera de cualquier músico que quiera dedicarse profesionalmente a esto; dedicación y sacrificio durante toda tu vida son el precio a pagar por vivir de tu pasión. Siempre he sentido rechazo hacia la discriminación en cualquiera de sus facetas; razas, sexo, religiones…todos somos personas y ciudadanos del Mundo, eso es lo que importa, y con respeto hacia los demás he logrado que se me respete.

Mentiría si dijese que nunca me he encontrado a lo largo de estos años con situaciones o personas desagradables que han intentado desmerecer mi trabajo por ser mujer. Por ejemplo recuerdo la frase: "Lo que me faltaba por ver, niñas dirigiendo". Eso fue una de las primeras cosas que oí el primer día en mi primer curso de dirección, cuando tan sólo tenía 16 años… Aquella persona que lo dijo tenía un alto nivel cultural, pero una educación que dejaba muchísimo que desear. Por suerte, los treinta y muchos compañeros de curso (todos ellos hombres) y el profesor que impartía el mismo me apoyaron y le dieron a aquel comentario el valor que merecía, NINGUNO, y me dieron una gran lección que me ha acompañado durante todos estos años. Trabajo duro, respeto y cariño por lo que hago y por los demás siempre han hecho que supiese estar por encima de este tipo de situaciones, que repito no han sido para nada habituales a lo largo de mi carrera.

P.- Y de cara al futuro, ¿qué nos puede adelantar sobre sus próximos proyectos?

R.- Actualmente, por suerte son muchos los proyectos que tengo en mente o ya programados. Entre ellos, además de los eventos habituales con las diferentes agrupaciones que dirijo, entre los que cabe destacar algunas grabaciones de piezas de estreno o eventos benéficos en los próximos meses, con la Banda Primitiva de Paiporta. Así mismo, esperamos poder participar en algunos concursos a nivel nacional e internacional con algunas de ellas. Además de ello, estas actividades las simultanearé con algunas más como profesora o directora invitada. Como por ejemplo un curso de dirección que impartiré en el mes de Julio con la Banda de la Federación de mi isla natal, Tenerife. Así que, lo que es seguro es que no tendré tiempo para aburrirme y que afrontaré todo ello con gran ilusión, intentando siempre llevar a cabo con mi trabajo la que es mi máxima como directora: "transmitir en la medida de lo posible a los demás la felicidad que siento haciendo música para que ellos también puedan vivirla". Y todo ello siempre desde la humildad y el más profundo respeto a lo que hago y para con aquellas personas con las que tengo la inmensa suerte de trabajar.

Vivian ha sido un placer conversar contigo y desde la sección de entrevistas de Nuestras Bandas de Música te felicitamos por tu admirable labor profesional. Muchas gracias y hasta pronto.

Cecilia Ortuño.
Colaboradora NBM.


Un poco más sobre Vivian Gutiérrez Abreu

Vivian Gutiérrez Abreu, natural de Santa Úrsula (Tenerife), comenzó sus estudios musicales a la edad de 4 años. No fue hasta 1993 cuando comenzó a estudiar clarinete y clarinete bajo en la A.M.C. Ernesto Beteta con el maestro fundador del que toma su nombre dicha sociedad. En 2004 finalizó sus estudios Profesionales de clarinete con el profesor Vicente Ferrer Corcín en el C.P.M. de Santa Cruz de Tenerife y en 2007 sus estudios superiores en el C.S.M. de Canarias con el profesor J. Antonio Sanchís. Ha realizado múltiples cursos de perfeccionamiento con maestros de la talla de Thomas Friedly, Justo Sanz, Joan Enric Lluna, Henry Bok o Maximiliano Martín, entre otros. En 2015 finalizó sus estudios de máster de clarinete bajo con el maestro Jan Guns, en el Lemmensintituut de Lovaina (Bélgica).

Ha sido clarinete bajo solista de las 'Lemmensinstituut Symphonic Orchestra' y 'Harmony Orchestra' de Lovaina (Bélgica).

Ha tocado en varias ocasiones con la Banda Sinfónica Municipal de Madrid y ha realizado múltiples recitales, como solista y de música de cámara, en España, Bélgica y Japón.

Fue componente fundadora del 'Cor Valencià de Clarinets', agrupación con la que actuó como solista en varias giras por la geografía Española. También es clarinete bajo solista de la 'Unió Musical' de Lliria, y ha sido artista invitada en varias sociedades musicales valencianas, con las que ha colaborado como solista.

Comenzó a interesarse por la dirección a la edad de 16 años, teniendo como maestro a José Rafael Pascual Vilaplana. Ha realizado múltiples cursos de dirección con maestros de reconocido prestigio internacional como Franco Cesarini, Amando Blanquer, Enrique García Asensio, Henri Adams o Jan Cober, entre otros.

Ha estado al frente de varias sociedades en su isla natal, llevando la batuta de, entre otras, la A.M. Unión y Amistad de Santa Cruz de Tenerife, la A.M. XIX de Marzo o la banda juvenil de la A.M.C. Ernesto Beteta de Santa Úrsula. Y ha sido directora invitada en varias agrupaciones en Bélgica, la Comunidad Valenciana y Tenerife.

En la actualidad imparte clases en la Unió Musical de Lliria, donde además dirige el 'Cor Social' de dicha Sociedad. Y entre Enero de 2012 y Enero de 2017 llevó las riendas de la Agrupación Musical Edetana 'Vicente Giménez', también en la 'Ciutat de la música'.

El año 2015 obtuvo la licenciatura de dirección de banda en la LUCA-Lemmensinstittuut de Lovaina (Bélgica), donde recientemente ha obtenido su título máster de dirección de banda (HaFaBra conducting) con los Maestros Ivan Meylemans y Jan Van der Roost, obteniendo dicho título con la mención 'cum laude'.

Entre Octubre de 2016 y Febrero de 2018 fue directora titular de la Agrupación Musical 'Santa Cecilia del Grao' de Valencia. Y desde 2010 se halla al frente de la Coral Polifónica 'Benito Villafañe' de la Casa de Asturias en Valencia.

En Abril de 2018 fue nombrada directora titular del Coro y la Banda Sinfónica 'Primitiva' de Paiporta (Valencia), una Sociedad Musical Centenaria de gran solera y prestigio de la Comunidad Valenciana.

En Diciembre de 2018 fue directora/profesora invitada en la KINDAI UNIVERSITY de Osaka (Japón).

En Marzo de 2019 fue invitada por la Banda de la Federación Tinerfeña de Bandas de Música (Islas Canarias-España) para impartir curso de dirección y ser directora invitada. En dicho proyecto, destacando del proyecto la interpretación de Rhapsody in Blue con la gran solista Emi Morishita.

En el mismo mes trabajó como directora invitada con la SOMU de Alcàsser (Valencia), participando en el proyecto BATUTA AMIGA, compartiendo escenario con, entre otros Maestros, con como Juan Bautista Meseguer o José Suñer Oriola

El pasado verano fue profesora adjunta en la XI edición de los Cursos de dirección Música Maestro, junto a otros maestros de la talla de Llorenç Mendoza, José Suñer Oriola y Andrés Valero-Castells, entre otros.

El pasado mes de diciembre recibió una nueva invitación por parte de la KINDAI UNIVERSITY para dirigir a la banda de dicha universidad en uno de los conciertos más importantes del panorama bandístico nipón.

Puedes hacer comentarios!

PINCHA para escuchar la emisión en directo de hoy del programa NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA
PINCHA para escuchar la emisión en directo de hoy del programa NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA

CALENDARIO DE EVENTOS

Febrero 2020
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline