Entrevista a Rafa García Vidal

En esta ocasión contactamos con Rafa García Vidal. El director valenciano cuenta con una amplia experiencia, siendo actualmente el director de la Banda Jove Comarcal de la Vall d’Albaida y de la Unión Musical de Muro, además de profesor de dirección en el Conservatorio Superior de Música de Castilla-La Mancha.

Con él también hablaremos de su labor al frente de la Joven Banda Sinfónica de la FSMCV durante esta temporada 2020.

P.- Eres natural de Alfarrasí, ¿cómo recuerdas tus inicios musicales y cómo derivó tu carrera profesional en la dirección?

R.- Sí, efectivamente, mi pueblo está situado al sur de la provincia de Valencia, más concretamente en la comarca de la Vall d’Albaida. Una población de aproximadamente 1300 habitantes, donde existen dos bandas de música y alrededor de 100 músicos en activo. Así que, como tantos jóvenes valencianos me inicié en el mundo de la música gracias a las bandas.

Desde la distancia, recuerdo que de pequeño, después de finalizar las clases en el colegio, salíamos prácticamente todos los menores de 14 años disparados para coger turno delante de la casa del maestro que impartía las lecciones de solfeo. Estas consistían en una clase individual, en la que teníamos que cantar, de forma individual, la lección que te tocaba para esa semana, por lo que la clase solía tener una duración de aproximadamente cinco minutos, un procedimiento bastante común por aquellos tiempos.  

Al poco de iniciar mi formación, la educación musical empezó a cambiar hacia el modelo que hoy conocemos, por lo que pude estudiar, de forma reglada, el grado elemental. Posteriormente, seguí mis estudios en distintos conservatorios, hasta que obtuve el título superior en la especialidad de clarinete. Pero la casualidad hizo que, de forma relativamente precoz, encontrara mi verdadera vocación en la dirección. Esta se presentó cuando empecé a participar de forma activa, como cantante, en el ambiente coral de mi comarca, gracias a que un buen amigo era directivo de una de estas formaciones vocales. Esto despertó en mí un creciente interés por este fantástico instrumento, impulsándome a iniciar un proyecto similar en mi población natal. Así que, a falta de recursos, yo me inicié como su primer director, sin ningún tipo de pretensión, solo con la intención de iniciar el proyecto hasta que obtuviéramos recursos suficientes para poder contratar a uno. Por lo que pasados unos meses, y con algo de repertorio trabajado, decidí que era el momento de buscar una persona que se hiciera cargo de la dirección, pero mi sorpresa fue que cuando llegó el momento, los propios integrantes del grupo no quisieron que dejara el puesto, por lo que aquella elección fue decisiva en mi carrera profesional.

A raíz de esto, inicié mi formación específica en esta especialidad, estudiando con diferentes maestros sobre todo en España e Italia, concluyendo mis estudios académicos de dirección en el Conservatorio Superior de Música Joaquín Rodrigo de Valencia.    

P.- Como director titular de la Unión Musical de Muro desde hace nueve años, ¿qué características definen la plantilla y qué proyectos tenéis de cara al futuro?

R.- La Unió Musical de Muro es un colectivo de unas características muy particulares, de hecho, pocas veces, en mis más de veinte años de experiencia como director, me he encontrado con formaciones que muestren estas propiedades.

En primer lugar, y por describir el aspecto más numérico, la Unió Musical está formada por una plantilla de alrededor de 100 músicos, de los cuales la mayoría son amateurs. No obstante, el nivel medio es muy alto, gracias a una más que notable formación musical por parte de los músicos. Pero sobre todo, a la gran implicación que día a día demuestran sus integrantes, rasgos que, bajo mi punto de vista, proceden de su dilatada tradición, de la cual, todos sus componentes se sientes orgullosos y partícipes. Esto fomenta dentro de la sociedad musical un espíritu de responsabilidad y superación, que permite poder imprimir día a día un buen ritmo de trabajo.

Pero no solo estas son sus grandes cualidades, sino que además, toda esta larga tradición, impulsada por muchas generaciones de músicos, ha estimulado una gran preocupación por el trabajo colectivo, siendo una de las más importantes virtudes de este grupo, favoreciendo un ambiente social y de trabajo fantástico. Como podéis ver, todas estas singularidades fundamentan un equipo extraordinario de personas, que se reúnen semana a semana para disfrutar de sus interacciones tanto personales como musicales. Pero no quisiera olvidar su gran sensibilidad musical y artística, la cual, a día de hoy, todavía continúa sorprendiéndome. Además, he tenido la enorme suerte de poder trabajar, durante todo este tiempo, con unos equipos directivos excelentes, con una implicación y capacidad de trabajo dignos de mención, haciendo que mi labor, al frente de esta sociedad musical, sea muy gratificante.

Por lo que respecta a los proyectos de futuro, esta pandemia nos está obligando, como a todos, a realizar cambios en nuestra programación, así que en este momento es difícil concretar una planificación a corto o medio plazo. Aunque sí que puedo adelantar nuestra intención de participar en el próximo WMC de Kerkrade, el cual, debido a la actual situación sanitaria, se ha aplazado al año 2022.

P.- En la actualidad, eres profesor de dirección en el Conservatorio Superior de Música de Castilla-La Mancha, ¿qué particularidades destacarías de esta asignatura y cómo la has estado enfocando durante la crisis por COVID-19?

R.- Así es, actualmente tengo la fortuna de poder impartir clases de dirección en el Conservatorio Superior de Música de Castilla-La Mancha, el único centro en España donde se pueden cursar, de forma oficial, los estudios de dirección con itinerario Banda. Una especialidad más que necesaria, en un país donde las bandas de música están presentes en todo nuestro territorio, siendo parte imprescindible para entender nuestra cultura.

Volviendo a los estudios en el CSMCLM, nuestros alumnos no solo se forman en el medio bandístico, sino que además reciben formación específica tanto en dirección de grupos de cámara, ensembles contemporáneos, dirección coral y dirección de orquesta; teniendo acceso a una gran cantidad de horas prácticas con las distintas formaciones del centro, y con los profesores pianistas repertoristas. Todo esto es posible gracias a la gran preocupación y compromiso que tanto el centro, como su equipo directivo, han adquirido frente a esta especialidad. Además, el ambiente entre toda la comunidad educativa es excelente, y esto, sin duda, es un aspecto muy importante para el rendimiento académico de nuestros alumnos.

Por lo que respecta a la asignatura, destacar algunas particularidades no es tarea fácil. Nuestra disciplina engloba gran cantidad de capacidades que un director debe desarrollar. Primero que nada, este debe ser consciente que su trabajo consiste en coordinar y dirigir personas, a las que debe convencer, y no imponer su criterio e idea musical; por lo que desarrollar ciertas aptitudes sociales es fundamental. En este aspecto, realizamos un trabajo específico para implementar recursos psicológicos, pedagógicos y didácticos en nuestros alumnos.

Por otra parte, es evidente que, para ser un buen profesional de la dirección, se necesita una preparación musical completa. Esto conlleva tener una más que buena formación con un instrumento principal, además del lenguaje musical, armonía, análisis, contrapunto, composición, historia de la música, orquestación y un largo etcétera. Pero estos no son los únicos aspectos que un director debe manejar, ya que para desarrollar con garantías este trabajo, este también tiene que saber organizar, coordinar, delegar, exigir, corregir, ilusionar... Por tanto, es necesario desarrollar ciertas capacidades de liderazgo, al igual que poseer un importante espíritu de autocrítica. Todo esto sin descuidar aspectos básicos como adquirir un conocimiento amplio del repertorio de estas formaciones, además de una técnica y gestualidad específica y expresiva para poder desempeñar con garantías esta difícil, pero fantástica profesión.

Como se puede observar, hay bastantes particularidades que debemos trabajar en todos los cursos que conforman esta especialidad, por lo que durante esta crisis nos hemos tenido que adaptar de forma muy rápida a esta situación. De hecho, cuando se decretó el estado de alarma contamos con pocos días para adecuarnos a esta nueva situación, y la verdad es que la experiencia está siendo bastante satisfactoria, teniendo en cuenta la dificultad de esta nueva realidad. Aunque sí que es cierto que los apartados de carácter más práctico como los recursos técnico-gestuales, o las prácticas programadas con las diferentes formaciones se han visto más afectados. Pero como digo, en el CSMCLM, en ningún momento hemos interrumpido el ritmo normal de las clases. Para ello, utilizamos diferentes herramientas virtuales que el centro dispone, siendo algunas de ellas utilizadas anteriormente de forma habitual por nuestra comunidad educativa, así que la adaptación ha sido, dentro de la situación, bastante normalizada.

P.- A nivel general, ¿qué consejos sueles dar a tus alumnos y alumnas de dirección en esta etapa de formación que atraviesan?

R.- Como ya he comentado antes, no es fácil enumerar toda la cantidad de conocimientos y aptitudes que debemos manejar y fomentar en nuestras clases, aunque creo que los consejos que más suelo repetir al alumnado son que adquieran una buena disciplina de trabajo, para que sean capaces de gestionar importantes cantidades de tareas en un tiempo relativamente corto, lo que nos lleva a ser, por necesidad, responsables y organizados en nuestro día a día. Además, algo que desde luego es básico en cualquier disciplina artística es potenciar la creatividad, pero no solo en el aspecto interpretativo, sino también a la hora de buscar proyectos, abordar ensayos, gestionar conflictos, etc. Pero sobre todo, es fundamental adquirir una gran capacidad de autocrítica, la cual será imprescindible para un continuo aprendizaje en toda nuestra vida; un factor decisivo para nuestro éxito profesional en un trabajo, habitualmente, tan solitario como el nuestro.

P.- Además, eres Director de la Joven Banda Sinfónica de la FSMCV en su temporada 2020. Si recordamos la participación de la misma en el acto del Parlamento Europeo, llevado a cabo el pasado mes de febrero, ¿qué destacarías de la importancia de este tipo de actos para el reconocimiento de la música y tu experiencia al frente de la misma?

R.- A inicios de este año recibí una llamada telefónica, por parte de la presidenta de la Federación de Sociedades musicales de la Comunidad Valenciana Daniela González, comunicándome la decisión de nombrarme director de la Joven Banda Sinfónica de la FSMCV para esta temporada. Una noticia inesperada, la cual me llenó de alegría e ilusión, pero también de responsabilidad. Porque ocupar este cargo es un verdadero orgullo, pero también significa aceptar un enorme compromiso por todo lo que representa este puesto. Es decir, ser director de este proyecto emblemático de la FSMCV significa ostentar un puesto importante dentro de esta entidad, la cual, representa una de las partes de la cultura valenciana más arraigadas: la Música de Banda.

Como bien dices, el pasado febrero nos desplazamos una delegación de la FSMCV, a instancias de la Presidencia de la Generalitat Valenciana, para realizar el acto de apertura del comité de las regiones. Este acto consistía en interpretar una pieza mientras las diferentes autoridades ocupaban sus asientos, para lo cual escogimos una obra muy representativa de nuestra tierra: el pasodoble del maestro Salvador Giner L’Entrà de la Murta. Esta encandiló a todos los presentes, por lo que tuvimos que repetirla varias veces. Acto seguido, y siguiendo el protocolo, debíamos interpretar el himno europeo, un acto solemne que se realiza cada cierto tiempo. Pero esta vez, la música que sonaba no procedía de unos altavoces, como suele hacerse, sino que emanaba de nuestra Joven Banda Sinfónica, siendo la primera vez en la historia que el Parlamento Europeo se impregnaba del sonido de este tipo de formación. Como digo fue muy especial, porque el movimiento bandístico se extiende por toda Europa, pero la primera banda que ha tenido la posibilidad, y el honor de participar en uno de sus actos ha sido una de nuestras formaciones bandísticas, las cuales son cultura viva de nuestras tradiciones y de nuestra idiosincrasia como mediterráneos, y como europeos.

Después de nuestra interpretación del himno, Ximo Puig, el presidente de la Generalitat, tuvo el honor de realizar el discurso de apertura, el cual se basó en destacar la importancia cultural, social y económica que este movimiento genera en nuestro territorio, un discurso de apoyo claro y directo a nuestro movimiento bandístico, que sin duda, independientemente del color político, no es habitual observar, y menos en un foro de estas características, por parte de nuestros dirigentes políticos. Así que, para mí, para los directivos de la Federación y para todos los músicos que allí estábamos representando a todo nuestro enorme colectivo, fue muy importante y sobre todo muy emotivo.

En cuanto a la Joven Banda, esta toma de contacto fue breve, aunque intensa, dejando en mí muy buenas sensaciones. Así que las perspectivas para los futuros encuentros son excelentes, esperando, con impaciencia, volver a ponerme al frente de esta en los próximos encuentros, donde intentaré disfrutar al máximo de la calidad y la energía que posee esta formación.

P.- Si no me equivoco, se avecinan dos encuentros más con la Banda Federal, uno en julio y otro en diciembre, ¿cómo los afrontas y qué nos puedes adelantar sobre ellos?

R.- Efectivamente, en la programación para esta temporada todavía nos quedan dos proyectos por delante. En ellos he intentado elaborar un programa variado, buscando un equilibrio entre las exigencias técnicas y musicales que un tipo de formación de estas características exige.

En primer lugar, para próximo encuentro del mes de julio, he confeccionado un programa basado en las grandes estructuras musicales que a lo largo de la historia se han impuesto en nuestras formaciones instrumentales occidentales. Pero como sabéis, debido a la actual situación sanitaria, estamos a la espera de poder confirmar si podremos realizar este encuentro, por lo que me veo obligado a no poder desvelar nada más sobre este proyecto.

Por lo que respecta al de diciembre, este se enmarca dentro del programa Música a la Llum, patrocinado por Bankia y organizado por el Institut Valencià de Cultura (Generalitat Valenciana) y la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana, un proyecto para colaborar en la conservación, puesta en valor y difusión del patrimonio cultural de las sociedades musicales valencianas. En este encuentro realizaremos una grabación, con obras inéditas u olvidadas, extraídas de archivos centenarios de nuestras sociedades musicales. Finalmente, el encuentro concluirá con un concierto donde se presentarán estas interesantes joyas de nuestra música, además de alguna que otra interesante sorpresa que revelaremos más adelante.

P.- En actualidad, también compaginas tu agenda con otras formaciones como la Banda Jove Comarcal de la Vall d’Albaida, la formación Vents de Benicadell, o la Compañía Lírico-Cultural 'Maestro Alcaraz'. ¿En qué proyectos te encuentras inmerso con ellas en estos momentos o de cara al futuro?

R.- Con todas estas formaciones desarrollo una labor intermitente, realizando diferentes actividades en determinados periodos del año.

La Banda Jove Comarcal de la Vall d’Albaida es un proyecto de reciente creación impulsado por la Federación de esta comarca valenciana. En este, desarrollamos una labor pedagógica y artística, donde centramos nuestros esfuerzos en la formación de los jóvenes talentos de esta zona situada al sur de la provincia de Valencia. Un proyecto que me ha llenado de satisfacción e ilusión, donde he tenido la oportunidad de colaborar y aportar mi modesta experiencia a este fantástico colectivo humano y musical.  

Por lo que respecta a Vents del Benicadell, es un grupo profesional que se compone de una típica formación instrumental, la cual se creó a mediados del siglo XVIII en centro Europa, y es conocida con el nombre de Harmoniemusik. Un grupo constituido básicamente por instrumentos de viento, con el que solemos realizar anualmente una gira en la época estival. Pero debido a la actual situación, es probable que este año tengamos que suspenderla.

La última de estas formaciones, es un bonito proyecto que llevamos realizando desde hace bastantes años, en el cual están implicados gran cantidad de personas, la gran mayoría vecinos de la localidad de Muro. El proyecto está capitaneado por Antonio Olcina, una persona enamorada de la lírica, el cual desempeña, con gran pasión y entrega, el cargo de director de escena de la compañía, entre muchas otras facetas. Como digo, él es el alma mater de este ambicioso proyecto que realizamos con una periodicidad bianual, y en el cual, producimos un espectáculo escénico-musical de obras pertenecientes a nuestro género lírico por excelencia: La Zarzuela. Este colectivo aglutina a gran cantidad de asociaciones culturales de esta localidad alicantina, participando activamente en el proyecto los dos coros de la localidad, diferentes grupos de teatro, el ballet, o la propia Unió Musical de Muro. Todo ello con el propósito claro de mantener vivo nuestro teatro lírico.

P.- Por último, ¿te gustaría añadir o destacar algo más?

R.- Primero que nada, quisiera agradecer tanto a ti Cecilia, como a Octavio Hernández el que hayáis pensado en mí para realizar esta entrevista, ofreciéndome esta oportunidad de expresarme en un medio de comunicación como Nuestras Bandas de Música, un referente periodístico a nivel nacional en el ámbito musical y bandístico; en el que realizáis, día a día, una labor de difusión encomiable de nuestra cultura.  

Por otra parte, también me gustaría aprovechar estas líneas para mandar un mensaje de esperanza a todo el colectivo musical, además de reivindicar, una vez más, el reconocimiento a la cultura musical en general, y la bandística en particular¸ en estos momentos tan complicados que estamos atravesando, donde parece que seamos un elemento de la sociedad prescindible o sin valor. Pero como decía Nikolaus Harnoncourt «el arte no es un extra agradable, es el cordón umbilical que nos conecta con lo Divino, que garantiza nuestra humanidad». Así que, como tantas veces en nuestra historia, el mundo artístico sobrevivirá y se reinventará una vez más para «garantizar nuestra humanidad».

Muchas gracias Rafa por tu amabilidad con nosotros y desde NBM te deseamos lo mejor en el futuro. Hasta pronto.  

Cecilia Ortuño.

Colaboradora NBM.


Un poco más sobre Rafael García Vidal:

Rafa García Vidal inicia sus estudios musicales a muy temprana edad, formándose en Alfarrasí, su pueblo natal, donde entra a formar parte de la Banda Instructiva Musical de esta población valenciana. Más tarde obtiene el título de Profesor Superior de Clarinete en el Conservatorio Superior Óscar Esplá de Alicante. Pero es en el campo de la dirección donde más destaca su faceta profesional, siendo titulado en la especialidad de Dirección por el Conservatorio Superior Joaquín Rodrigo de Valencia. Además, realiza estudios de dirección en España e Italia con profesores como José Rafael Pascual-Vilaplana, Carlo Pirola, Felix Hauswirth, Eugene Corporon, Jan Cober o Rafael Sánchez Mombiedro.

Durante su amplia trayectoria profesional como director ha trabajado con bandas y orquestas tanto amateurs como profesionales en España, Italia, Alemania y Colombia, siendo director titular de la Unió Musical de Montitxelvo, Unió Musical d’Aldaia, la Societat Musical Banyeres de Mariola, y la Societat Musical de la Llosa de Ranes. Además, es requerido habitualmente como jurado en diferentes concursos nacionales e internacionales de composición e interpretación.

En el ámbito docente, ha impartido cursos de dirección en España, Italia y Colombia. Asimismo, en su catálogo artístico podemos encontrar diferentes grabaciones con distintas formaciones, obteniendo por ello el Premio Euterpe a la mejor producción musical que otorga la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana por el Cd "Homenaje" Paco Esteve.

Además, participa regularmente en concursos de interpretación de ámbito nacional e internacional, destacando los dos primeros premios obtenidos en la 1ª Sección del 130 Certamen Internacional de Bandas de Música "Ciutat de València", y en el XX Certamen Internacional "Flicorno d'Oro" de Riva del Garda (Italia), ambos conjuntamente con la banda Unió Musical de Muro.

En la actualidad desempeña el cargo de director artístico de la Compañía Lírico Cultural “Maestro Alcaráz”, con la que realiza una labor divulgativa de la Zarzuela, realizando el montaje de obras tan representativas como la Corte del Faraón, Las Leandras, Las de Villadiego, o La Verbena de la Paloma entre otras. También es director titular de las formaciones Vents del Benicadell, de la Banda Jove Comarcal de la Vall d’Albaida y de la Unió Musical de Muro. Miembro de la Asociación Nacional de Directores de Banda, y profesor de dirección en el Conservatorio Superior de Música de Castilla-La Mancha. Además, a inicios de este año ha sido nombrado director de la Joven Banda Sinfónica de la FSMCV para la temporada 2020.

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Octubre 2020
L M X J V S D
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Fotogalerías NBM

Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline