Hablamos con Francisco Valero-Terribas

El mes de septiembre avanza y en esta ocasión hablamos con Francisco Valero-Terribas. 

 

 

El director español, realizó su formación como clarinetista en el Conservatorio Superior de música de Valencia, especializándose posteriormente en Dirección de Orquesta. Cuenta con un currículum brillante como instrumentista de algunas de las más prestigiosas orquestas españolas, así como con una creciente reputación avalada por maestros insignes de la dirección como Lorin Maazel, David Zinman o Bernard Haitink.

Desde el año 2019 dirige la Banda Municipal de Palma, y en esta ocasión, conversamos con él sobre el proyecto “SimfoVents Palma”, así como de la nueva realidad musical y otras impresiones relacionadas con el mundo de la dirección. Esto es lo que nos ha contado:


P.- Desde mayo de 2019 diriges la Banda Municipal de Palma, ¿cómo describirías el perfil y momento actual de esta formación?

R.- Es una formación muy versátil con un nivel excepcional y con unas expectativas de crecimiento muy interesantes y prometedoras. Cuenta con una plantilla absolutamente extraordinaria que permite desarrollar cualquier proyecto con solvencia y garantía. Se percibe que se ha realizado un gran trabajo y vamos a tratar de dotarla de nuevas herramientas y perspectivas de crecimiento en esta nueva etapa.

P.- El pasado 6 de febrero se presentó la nueva denominación artística de la Banda Municipal de Palma de Mallorca, como “SimfoVents Palma”, siendo ya en sí una novedad, ¿cuál es el enfoque y las principales expectativas artísticas de este nuevo proyecto?

R.- Como bien dices, se trata de una nueva denominación artística que viene a consolidar, ampliar y modernizar nuestra participación en la proyección cultural interior y exterior de nuestra ciudad. El mundo de la música clásica se encuentra en un punto de inflexión en que la renovación de público, de formatos y de canales se hace imprescindible. El ayuntamiento de Palma se mostró sensible a esta realidad y decidió dar un paso adelante en este sentido. Tenemos la enorme fortuna de que nuestra ciudad es un diamante en bruto en el terreno artístico y las enormes capacidades artísticas de nuestra formación nos dotan de un eclecticismo que nos permite integrarnos en su agitada vida cultural. Palma es una ciudad que emana pintura, escultura, teatro, danza. En ella convive la arquitectura histórica con el arte contemporáneo, la artesanía local con una sociedad cosmopolita. En este contexto parece obvio que SimfoVents viene a modernizar y ampliar nuestras capacidades y adecuarlas al ya bien entrado S. XXI sin perder un ápice de nuestra esencia y tradición. Un proyecto que pone en relieve la enorme calidad de nuestros profesores y nos proyecta y visibiliza a nuevos públicos. Un proyecto que será referente en una ciudad que lo acoge con los brazos abiertos.

P.- A nivel general, ¿qué balance harías de este año casi y medio al frente de este colectivo y cuáles son tus aspiraciones de futuro?

R.- La verdad es que estoy muy satisfecho tanto por la acogida como por los proyectos que hemos podido llevar a cabo. No obstante es un sabor agridulce por la irrupción de la pandemia que ha condicionado toda la planificación previa que se había realizado. Ha sido un largo trabajo que se ha visto interrumpido justo cuando daba sus primeros pasos artísticamente hablando. Por fortuna, nuestras aspiraciones no conocen epidemia que pueda mermarlas y estamos absolutamente convencidos que en breve se podrán materializar.

P.- Con la llegada de esta “nueva normalidad”, ¿cómo se ha visto afectada la rutina de trabajo y cómo enfocáis estos próximos meses?

R.- Obviamente hemos tenido que implementar unas medidas de protección y seguridad que modifican nuestro trabajo habitual. Esto se hace extensible también a nuestras actuaciones y a los protocolos que deben seguir los espectáculos públicos. Todo es más complejo e incierto pero nos compensa el poder seguir al lado de nuestro público.

Las instituciones públicas tienen la obligación de ser referentes culturales y trabajar por el bien común de nuestros ciudadanos. En este sentido, ahora es cuando la cultura sostenida con fondos públicos gana un peso específico y marca la verdadera diferencia. Por eso, vamos a garantizar la presencia de la música clásica en nuestra ciudad. Vamos a mantener nuestra temporada de conciertos y la participación en todos los ciclos y festivales habituales. En breve será el Ciclo de Música Antigua pero también estaremos en el Festival de Jazz de Palma y en Palma Dansa. Seguiremos adelante con nuestro proyecto Social y Educativo. Todo será diferente pero no faltará nada y para ello contamos con una excelente plantilla de profesores con una capacidad de adaptación envidiable.

P.- Si nos centramos en el repertorio, por un lado, ¿qué factores sigues y consideras imprescindibles a la hora de programar? Y por otro, ¿cómo buscas un equilibrio entre calidad, variedad y público?

R.- Programar es extremadamente complejo. Creo que hay que dedicar mucho tiempo para poner en valor todas las incógnitas que se plantean y tratar de resolverlas. La programación precisa de equilibrios no siempre equidistantes. Por un lado tienes el público, con unas características, hábitos y gustos diferentes.

Por otro lado tienes intérpretes, con expectativas, intereses y técnicas que debes conjugar con todo lo anterior. Además has de valorar los recursos existentes y los necesarios. Ha de estar adecuado al momento pero también formar parte de una estrategia a largo plazo y de carácter dual: el modo en que se ha de desarrollar la evolución de la formación pero también el modo en que el público ha de evolucionar. Colmar las expectativas de un público habitual y dar cabida a la entrada de nuevos públicos. Un auténtico rompecabezas.

P.- Teniendo en cuenta tu amplia formación y trayectoria internacional, ¿qué destacarías del oficio y figura del director? ¿Qué cualidades consideras indispensables dentro y fuera de la tarima?

R.- Bueno, se trata de una pregunta compleja. Creo que la humildad y la honestidad deben ser principios básicos tanto dentro como fuera de la tarima pues son la base de la integridad personal y profesional. El director necesita adentrarse en la grandeza de la obra con absoluta humildad, dispuesto a descubrir, a entender, a racionalizar un mensaje abstracto que siempre aporta algo nuevo en cada lectura.

Posteriormente, esta concepción musical ha de encontrar los medios necesarios para configurarse en interpretación, lo que requiere una enorme dosis de honestidad destinada a trasladar una idea ajena dotándola de recursos técnicos e interpretativos sin edulcorar el mensaje original.

Y con ello llegamos al punto álgido que espero responda tu pregunta: La MUSICALIDAD. La musicalidad es el concepto más denostado por la propia música clásica. Un concepto abstracto que cuando yo era pequeño todavía aparecía en los tratados de teoría musical. Una condición absoluta del ser humano e inherente al hecho musical que se desarrolla en mayor o menor grado en función de condiciones naturales, experiencias, habilidades auditivas, sensoriales, interpretativas. Todo un mundo que constituye la condición “sine qua non” puede existir la música y sin la que no es posible la dirección musical, como yo la entiendo.

P.- También desarrollas una variada actividad profesional con diferentes invitaciones nacionales e internacionales, ¿qué compromisos profesionales ocupan tu agenda de cara a los próximos meses?

R.- Como puedes imaginar, la pandemia ha provocado numerosas cancelaciones y reprogramaciones. Tenía varios conciertos en México y Brasil que me hacían mucha ilusión y a los que buscamos nuevas fechas. Lo mismo ha sucedido con un ambicioso proyecto de grabación de Berlioz con la Filarmónica de Estrasburgo que se aplazó a 2021 y con nuevas oportunidades que se me abrían en Reino Unido tras mi paso por el Concurso de The Hallé Orchestra.

Tengo inmediatamente que dirigir a la Orquesta de Valencia en la final del Concurso Intenacional de Violín CullerArts y hemos conseguido reprogramar La Historia del Soldado de Stravinsky en Octubre. También estaré con la Orquesta Ciudad de Granada para la celebración del 250 aniversario de Beethoven en Noviembre. En cualquier caso, los planes siempre están supeditados a la evolución de la pandemia y la incertidumbre es la tónica en todos los compromisos profesionales.

P.- Dada la situación actual en la que se encuentra el mundo de la Cultura, ¿qué mensaje enviarías para reivindicar la Música como bien necesario en nuestra sociedad?

R.- Bastaría recordar en qué hemos utilizado horas y horas de nuestro tiempo durante los meses de confinamiento…

Y todavía más dramático cómo estamos actuando con todo el sector cultural  y musical una vez llegada la “Nueva Normalidad”. Es un capítulo abierto todavía pero que no parece que vaya a ofrecer una respuesta racional.

El principio social de la música existe desde hace bastante más de un siglo. No lo vamos a descubrir ahora por mucho que sea necesario reivindicarlo en nuestra sociedad. Sin embargo en la actualidad da la sensación de que se haya trasladado a otros lugares.

He tenido numerosas experiencias profesionales y relaciones personales con orquestas de “El Sistema”. Como todo el mundo sabe, El Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, extendido a todo el continente sudamericano, ha sido motivo de elogios y premios por todo el mundo.

Sin embargo, siempre que he tenido la oportunidad he reivindicado que la verdadera esencia del Sistema nació más de un siglo antes en España y con muchísima fuerza en la Comunidad Valenciana.

El tejido social y formativo de las sociedades musicales ha posibilitado la cultura y ha mejorado la educación de una cantidad ingente de personas principalmente de un entorno rural.

No hemos apartado a jóvenes en riesgo de exclusión social o violencia, por fortuna, como sucede en latinoamérica. Pero hemos ofrecido la oportunidad a generaciones de transformar sus vidas a través de la música. Yo mismo, sin ir más lejos, no hubiera tenido acceso a una formación y un interminable catálogo de experiencias musicales si no hubiera sido por La Lírica de mi ciudad natal, Silla.

He conocido a personas que no sabían leer ni escribir pero eran capaces de tocar la quinta de Beethoven con absoluta solvencia, cuando dejaban de trabajar las interminables jornadas en el campo. Eso me parece un milagro.

 

 

P.- Francisco ha sido un placer tenerte en la sección de entrevistas de Nuestras Bandas de Música y desde aquí te felicitamos por tu labor profesional. Para terminar, ¿te gustaría destacar o añadir algo más?

R.- Pues me gustaría felicitaros por vuestro gran trabajo. Son ya muchos años de seguimiento, información y promoción de las actividades musicales. Un empeño titánico en nuestros días repleto de vocación, entusiasmo y tenacidad.

Además, quiero enviar un abrazo inmenso a vuestro director, Octavio Hernández Bolín, que me consta está en pleno proceso de restablecimiento. Heredero de la mejor tradición divulgativa, Octavio es la voz de Nuestras Bandas de Música.

Pues con estas palabras del director Francisco Valero-Terribas, finalizamos esta entrevista, no sin antes agradecerle su amabilidad y desearle lo mejor en el futuro. Muchas gracias y hasta pronto.

Cecilia Ortuño.

Colaboradora NBM.


Francisco Valero-Terribas

Con una creciente reputación avalada por algunos de los más insignes directores de orquesta, como Lorin Maazel, David Zinman o Bernard Haitink, el director español Francisco Valero-Terribas  ha sido calificado por la crítica especializada, tras su exitosa participación en los concursos y festivales especializados de mayor prestigio como la Nikolai Malko Competition, Lucerne Festival, Cabrillo Contemporary Music Festival y Järvi Suvefestival, como “uno de los más interesantes jóvenes directores de su generación, una auténtica revelación”.

Francisco Valero-Terribas realizó su formación como clarinetista en el Conservatorio Superior de música de Valencia para después especializarse en la Dirección de Orquesta. Tras ganar diferentes concursos para jóvenes intérpretes, inició una intensa carrera como instrumentista en algunas de las más prestigiosas orquestas españolas (RTVE, ONE, OSM, etc.) Al mismo tiempo, siguió compaginando sus estudios de dirección en algunos de los centros de mayor prestigio internacional (Academia Chigiana, Fundación Eutherpe, Järvi Accademy, Manhattan School of Music, Lucerne Festival Academy, además de en las Universidades de Granada y Alcalá de Henares) con un elenco de mentores entre los que se encuentran: Kurt Masur,  Bernard Haitink, Bruno Aprea, López-Cobos, Yoel Levi,  Jorma Panula, Paavo y Neeme Järvi. Así como con Horacio Gutiérrez y Joaquín Achúcarro en el repertorio de orquesta con piano.

 

Especialmente tutelado por Isaac Karabtchevsky, Bernard Haitink, Yoel Levi, John Nelson y Jesús López Cobos para quienes ha realizado importantes colaboraciones como director asistente tanto en producciones operísticas como en sinfónicas. Ha sido Director Asistente en el Palau de les Arts “Reina Sofía” de Valencia, además de Director Musical de la Academia de Música Contemporánea de la Joven Orquesta Nacional de España. Ha tenido importantes invitaciones como la de Marín Alsop para el Cabrillo International Contemporary Music Festival en California o Helmuth Rilling para el Bach Festival de Oregon. Fue, además, invitado personalmente por el Maestro Lorin Maazel como Director Residente del Festival de Castleton en Virginia (EEUU).

Su ecléctico repertorio y versatilidad interpretativa se manifiestan a través de sus variados compromisos en los que afronta la Ópera, la música Sacra, Sinfónica en el repertorio clásico, romántico y en el repertorio de las grandes obras de los S. XX y XXI, con recientes éxitos de crítica frente a formaciones como Orquesta de Valencia, Orquestra Simfònica de les Illes Balears, Orquesta Sinfónica de RTVE, Petrobras Sinfónica Rio de Janeiro, Simfònica Heliopolis, JOL, etc.

Su trabajo con solistas ha sido ampliamente elogiado por colegas y críticos incluyendo grandes cantantes e intérpretes como: Morley, De la Merced, Magri, Ramón, Barkmin, Moser, Josu De Solaun, Anna Petrova, Melikyan, Zhelezcheva, Rodríguez, Burchulazde, etc. Así como sus estrenos de las obras de Encinar, Díaz, Zabala, Cooley y Knussen.

Sus apariciones al frente de orquestas incluyen formaciones de la Unión Europea, Suiza, Brasil, China, Israel y E.E.U.U, entre las que cabe destacar: Tonhalle Orchester Zurich, North Czech Philharmonic, South Denmark Philharmonic, Festival Strings Lucerne, Petrobras Simfónica Rio de Janeiro, Shanghai Opera Symphony, Filarmonica de Stat Transilvania, Haifa Symphony, Royal Scottisch Symphony Orchestra, Orquesta de Extremadura, Simfònica de Balears, Oviedo Filarmonía, Orquestra de València, Orquesta Sinfónica de RTVE, The World Youth Orchestra y las Jóvenes Orquestas Nacionales de Estonia, Armenia y España (JONDE).

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Noviembre 2020
L M X J V S D
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Fotogalerías NBM

Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline