Entrevista a José Rafael Pascual-Vilaplana

Desde la sección de entrevistas de Nuestras Bandas de Música comenzamos el año 2018 con un invitado muy especial, el maestro José Rafael Pascual-Vilaplana.

Nuestra compañera Cecilia Ortuño realiza esta completa entrevista en la que conversamos con el director y compositor natural de Muro sobre su experiencia, labor profesional, momento actual y próximos proyectos, entre otros aspectos.

P.- Empezó con el bombardino, pero ¿qué le hizo decantarse por la dirección y la composición?
R.- Empecé a estudiar música con el bombardino en la Unión Musical de Muro y después estudié piano. El empezar a dirigir surgió tras mi período como organista de la Iglesia San Juan Bautista de Muro, en el cual además ayudaba a ensayar al coro y lo dirigía esporádicamente. También, hice mis primeras experiencias como director al frente del Grupo de Dulzainas “La Xafigà” de Muro y de la Rondalla “El Baladre”. Todo fue surgiendo de forma casual. La composición surgió también con mi experiencia con “La Xafigà”, un grupo de dulzaineros que fueron creciendo en número y que no contaban con un repertorio extenso, pues el repertorio para este instrumento estaba pensado para solistas. De la necesidad de contar con repertorio para grupo, empecé a trabajar algunos arreglos y composiciones propias.
Después de conocer en un curso de verano al maestro holandés Jan Cober, la dirección pasó a formar parte de mi interés principal como músico. El estudio del repertorio para poder dirigirlo, me hizo aventurarme en estudiar y escribir composiciones que siempre me han servido de plataforma de formación como director. Sabiendo componer, al dirigir intentas acercarte al máximo al interés creativo del compositor.

P.- Podríamos decir que una gran amistad le unió a Carlos Palacio y Amando Blanquer, ¿qué podría destacar de ellos y cómo le influenciaron en su vida musical?
R.- Conocí al maestro Carlos Palacio a través de su música para piano, que me sorprendió por su personalidad y por su originalidad. Un día descubrí en una librería de Alcoy, su ciudad natal, el libro “Diario de Otoño”, escrito por Carlos Palacio desde París. En él hablaba de su “Diario de Invierno” y de sus memorias, “Acordes en el Alma”. La lectura de estos libros hicieron que me fascinara con el personaje, su vida, su legado, sus ideas… En 1993, le envié una tarjeta postal a la dirección de París, de la cual hablaba en sus libros. En esta misiva le agradecía toda su experiencia y su generosidad en compartirla, además de indicarle cuánto me había ayudado a abrir mis ojos de estudiante de música. Escribí aquello convencido que jamás me contestaría. La sorpresa es que a los pocos días recibí una llamada desde París a casa de mis padres. Había averiguado mi número de teléfono. Tras aquella llamada se inició una amistad profunda, sincera, que me ha marcado mucho en mi vida como músico y como persona.

Primero fue una relación epistolar y telefónica. En 1995 nos vimos por primera vez en París y hasta su muerte, en 1997, mantuvimos un constante contacto. En sus venidas a Alcoi, muy esporádicas, siempre venía a casa con su mujer, Emilia. Los momentos vividos juntos son de una profundidad inolvidable tanto para mí como para mi mujer. He estudiado la música de Carlos, sus libros, sus escritos, he podido dirigir su música… Él me hablaba de Amando Blanquer, pues cuando el maestro llegó a París en los años cincuenta para estudiar con Oliver Messiaen, llegó hasta casa de Carlos y les unió una gran amistad. De hecho, no fue hasta la muerte de Carlos, cuando entablo una relación de amistad muy estrecha con Blanquer, sobre todo tras la grabación de su marcha “El Somni” en el CD “Música i Festa” de la Banda de la AAM El Trabajo de Xixona. Un día me llamó Blanquer tras escuchar el CD y me invitó a su casa pues le había sorprendido mucho el trabajo interpretativo. Aquella tarde llegué cargado de sus partituras y de sus libros para que me los firmara. Hablamos de Carlos Palacio, de cómo éste le había hablado de mis estudios en Viena, de mis composiciones… Aquella tarde nacía una relación de la que me siento muy afortunado por haberla podido vivir. Blanquer ha sido un amigo, un confidente, un maestro y una de las personas más entrañables que he conocido. Hemos viajado juntos, hemos hecho muchos proyectos con su música, recuerdo cada instante en mi casa, las meriendas en su casa de Valencia, sus charlas, sus reflexiones… Un día Blanquer me dijo de Carlos Palacio: “Carlos representa el hombre que todos aspiramos ser algún día, pero no tenemos el coraje para serlo…”.

Tanto Palacio como Blanquer, son la mejor influencia que he tenido para intentar humanizar mi trabajo, tanto como director como compositor. Ellos siempre me hablaron de la función social y humana de nuestro trabajo, de la importancia de no influenciarnos por la banalidad de los elogios y de la confianza en el trabajo continuo. Palacio decía: “Solo tenemos una conciencia en la que se funden el hombre y el músico…”. Toda una lección de vida que me acompañará siempre.

P.- Entre sus Maestros también destacan Jan Cober y Eugene Migliario Corporon, ¿qué valores y enseñanzas recuerda con especial estima?
R.- Conocí a Jan Cober en 1988 cuando el maestro contaba con 37 años y yo tenía 17. Fue en un curso de verano en el Ateneu Musical de Cullera organizado por su maestro titular, uno de nuestros grandes directores de orquesta del cual aprendí mucho: Gerardo Pérez Busquier. Con el maestro Cober descubrí no solo un mundo que desconocía sino también un deseo por adentrarme en él. La pasión del maestro en su trabajo, su carisma, su cercanía y su vitalidad han marcado siempre mi estudio de la dirección. El estudio de la técnica depurada y lógica, aplicada a un interés musical artístico de gran nivel era la base de su trabajo. En 1996 vino por primera vez a Europa el maestro Eugene Corporon del cual ya había leído muchos trabajos y había oído hablar de él en 1993, durante mi primer viaje al Midwest de Chicago. La organización del WMC de Kerkrade invitó al maestro Corporon a un curso intensivo en la ciudad holandesa durante quince días. A él me presenté y tras pasar varias pruebas me aceptaron como alumno. Con el maestro Corporon descubrí una visión pedagógica de la dirección que nunca había desarrollado ni en mis estudios en Holanda ni en Viena con Karl Österreicher y Hans Graf. Cada indicación del maestro tenía una explicación detallada, desarrollada, argumentada… Realmente encontrarme con Corporon tras mis inicios en la dirección con Cober y con los maestros de Viena, me ayudaron a consolidar todo lo aprendido bajo una perspectiva nueva y enriquecedora. En dirección todo suma, y cuanta más información recibas y más experiencia desarrolles, más amplio será el bagaje y las herramientas para desarrollar el oficio.

En 2014, por fin pude reunir a ambos maestros en los Cursos de Verano de la Universidad de Alicante en Villena, celebrando mi décimo aniversario en los mismos. Fue uno de los momentos más especiales y emotivos de mi carrera, pues podía poner en correlación todo lo que yo había aprendido de ambos y compartirlo con los que tuvieron a bien acompañarnos. En el transcurso del encuentro, hubo un momento realmente destacable. En la mesa redonda que clausuraba el curso, estábamos sentados el maestro Cober, el maestro Corporon, el maestro Carlo Pirola (profesor de instrumentación del Conservatorio de Milán) y yo mismo. De pronto, en mitad de la charla, se abrió la puerta de la sala y entró apoyado en su cayado el maestro valenciano Juan Vicente Mas Quiles, a quien había invitado al evento. Nada más verlo, el maestro Corporon se levantó de la mesa y empezó a aplaudirle, acción que repetimos todos los presentes. Después nos habló a todos desde la mesa, y fue maravilloso ver a mis maestros, a mi buen amigo el maestro Pirola y a todos los presentes, vivir con intensidad aquella tarde en el Teatro Chapí de Villena.


P.- Teniendo en cuenta su amplia experiencia y bajo su punto de vista, ¿cuál cree que es la función actual de las bandas de música y qué se podría o debería mejorar?
R.- Las bandas de música del siglo XXI tienen ante sí un futuro fértil, diversificado y lleno de potencialidades. Creo que en la cultura musical de nuestro tiempo las bandas han de ocupar su lugar específico y definitorio, han de saber acercarse a la sociedad actual con propuestas artísticas que sepan educar además de entretener. Es necesario diferenciar la función de las bandas de música amateur, la de las bandas de música de centros educativos y la de las bandas profesionales. Las bandas de música de las sociedades musicales tienen que readecuar su tradición y costumbre a la sociedad que la envuelve en nuestros días: diversificar sus actividades, adquirir un compromiso educativo relacionado con las necesidades de los jóvenes actuales más allá de la pura formación musical. Los valores del trabajo en común, de la socialización entre generaciones diversas o el compromiso social, además de la práctica musical, son materias de trabajo en estas bandas.

Sin embargo en las bandas pertenecientes a centros educativos musicales se debería buscar una programación educativa específica en banda que supla aquello que en las bandas amateurs no se suele trabajar: repertorios históricos de banda, conocimiento de su especificidad, el trabajo orquestal profesional, técnicas de ensayo, etc. Y las bandas profesionales deberían ser el referente artístico al cual aspirar las otras: temporadas de conciertos, desarrollo de una planificación artística adecuada a formar un público con exceso de estereotipos con la música bandística, grabaciones con obras actuales o con recuperación de archivos históricos, giras, participación en ámbitos diversificados (teatro, ópera, musical, ballet, música contemporánea….), colaboración con centros educativos de ámbito superior para prácticas instrumentales, de dirección, de musicología, de composición… Las bandas de música han de ser vistas como instrumentos de cultura del siglo XXI en todos sus ámbitos, sin perder su ámbito de tradición, pero ampliándolo con perspectivas de futuro, de renovación y de contemporaneidad.

P.- En cuanto a la formación, ¿qué destacaría del oficio y qué habilidades considera indispensables en un director?
R.- Siempre he pensado que para desarrollar cualquier oficio, sea cual sea, lo más importante es tener una educación integral y no sólo específica en la materia a desarrollar. Es obvio que la formación musical tiene que ser muy depurada, precisa y sobre todo motivadora, pues el director no deja nunca de formarse: es un trabajo de campo, una forma de vida. Pero aparte de todo ello, siempre he creído que detrás de la educación musical tiene que haber unos valores que sepan equilibrar el oficio; valores éticos que sepan hacer del trabajo en sí una forma de dignificar la persona. Ser músico, ser artista, es una responsabilidad muy grande con la sociedad que te rodea. En el caso específico del director, la formación didáctica para transmitir aquello que imagina a través del estudio de las partituras es básico. El nivel musical del director tiene que permitirle absorber el anhelo artístico del compositor, saber hasta dónde ser catalizador de la partitura, equilibrar su intuición con el trabajo artístico del compositor. Y además, desarrollar los medios de comunicación gestual, verbal o mímica, que mezclados con los sistemas de ensayos y de psicología grupal, harán aflorar una creación artística sonora. Sencillo de escribir, pero muy complejo de realizar. La búsqueda constante, la reflexión constante y el trabajo constante harán madurar el oficio. No hay secretos, solo hay que trabajar.

P.- Desde el año 2015 es director artístico de la Banda Municipal de Bilbao y ahora compaginará dicha faceta junto a la Banda Municipal de Barcelona, ¿cómo afronta este reto artístico al frente de estas dos grandes formaciones referentes en el panorama nacional?
R.- Afronto la oportunidad que se me brinda con responsabilidad y con mucha energía gracias al apoyo de mi familia que es la base fundamental de mi trabajo. Cuento con dos plantillas instrumentales de profesionales de gran nivel y de gran implicación, conscientes de su trabajo y con deseos de hacer cosas nuevas. Además las gerencias de ambas formaciones han depositado su confianza en mi trabajo y me han ofrecido toda la ayuda posible. Planificar la tarea de las Bandas Municipales de Bilbao y Barcelona, es todo un reto social, pedagógico y artístico que espero realizar con toda perseverancia y humildad, sabiendo que los objetivos a conseguir serán abono del futuro de ambas entidades. Al final los directores somos entes pasajeros, lo importante es el poso que nuestro trabajo deje en la formación y que pueda ser aprovechado para su evolución; una evolución que viene marcada fundamentalmente por normalizar la actividad de una banda profesional en el ámbito artístico contemporáneo de ambas ciudades, intentando vencer tópicos y estereotipos, y demostrando que las bandas son vehículos de cultura para el siglo XXI.

P.- Por otro lado, a lo largo de su carrera ha participado en numerosas grabaciones y trabajos discográficos, ¿qué importancia tiene para usted la conservación y constancia de archivos sonoros en beneficio de las bandas de música y su repertorio?
R.- Las bandas de música y su historia adolecen de una normalidad en la publicación y edición de su repertorio específico, si lo comparamos con el resto de formaciones instrumentales. Todo lo que se pueda trabajar en este ámbito contribuirá a una mayor difusión de su potencialidad artística. Además, las grabaciones pueden ser actividades formativas de gran utilidad para las bandas. Nunca sustituirán la magia del directo, pero pueden servir para educar al grupo en sí y para difundir su trabajo. Los archivos de las bandas de música están llenos de joyas por descubrir, editar y difundir. El patrimonio artístico musical no son solo papeles pautados, ellos configuran el soporte escrito de la obra artística que se genera con el sonido y, por tanto, éste debe grabarse, archivar y compartir. Hoy en día no se puede entender de otra forma.

P.- En cuanto a su faceta compositiva, cabe destacar que cuenta con un amplio catálogo de composiciones dedicadas a las Bandas de Música, y como curiosidad cabe destacar que concretamente en julio de 2017 su pasodoble más internacional cumplía su primera década de vida ¿qué ha supuesto Yakka para usted?
R.- El día en que me visitaron en mi casa el amigo Ángel Hernández con otros compañeros de la AAM de Yecla para encargarme un pasodoble de presentación a interpretar en el Certamen Internacional de Bandas de Valencia, no imaginamos dónde llegaría el nombre de Yecla y el de este pasodoble. Desde que conozco a Ángel, soy consciente de su nivel artístico y humano, de su capacidad generadora y dinamizadora de proyectos a través del sistema más sencillo que existe: el ejemplo con su propio trabajo. Realmente escribí una partitura pensada en un proyecto como el de la AAM de Yecla que unía tradición y desarrollo, humildad y atrevimiento, emoción y sensibilidad. En eso quise trabajar y no se si lo conseguí. La realidad es que me hizo mucha ilusión cuando hace unos años, en un viaje a la región alemana de Baden Württemberg, donde me habían invitado a dar una Master Class de Dirección, un alumno oyente del curso me dijo: “Gracias por las clases. No sabía que dirigía, yo vine a conocer al compositor de YAKKA, pero veo que también dirige. Por cierto, por qué no ha hablado de YAKKA?”. En casa tengo programas de concierto en donde figura el pasodoble provenientes de todas las regiones españolas, Francia, Italia, Israel, Grecia, Letonia, Suiza, Corea, Eslovenia, Estados Unidos, Colombia, Argentina, Cuba… Y en mi correo electrónico recibo grabaciones de todo el mundo y casi siempre, la misma pregunta: “Qué significa YAKKA?”. Es todo un honor y una satisfacción para mí, que esta partitura haya hilado nexos de amistad y de cariño entre la banda yeclana y un servidor.

P.- En cuanto a próximos proyectos, ¿qué nos puede adelantar en este nuevo año 2018?
R.- En la primera mitad del 2018 a parte de la programación que dirigiré con la Banda Municipal de Bilbao (unos diez conciertos) tengo compromisos como director invitado con la Banda Municipal de Santiago de Compostela, la Banda Municipal de Barcelona, la Banda Sinfónica de La Rioja, la Banda de Música de Pontevedra, la Banda Sinfónica Portuguesa en Oporto (Portugal) y la Banda Sinfónica de Medellín (Colombia). Además voy a dirigir dos representaciones de la ópera La Bohème en San Sebastián. En febrero impartiré una Master Class de Dirección en Alzira, en compañía del maestro Franco Cesarini y en abril otra en Bilbao, junto al maestro Jan van der Roost. Ya para la segunda parte del año tengo conciertos en Italia y en Suiza, además de comenzar en septiembre la temporada de conciertos 2018-2019 como director titular de las Bandas Municipales de Bilbao y de Barcelona.

P.- Por último, ¿le gustaría añadir algo más?
R.- Agradecer a NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA su labor por difundir el trabajo de las Bandas de Música y contribuir a la normalización de su presencia en la cultura musical actual.

Con esas palabras del maestro José Rafael Pascual-Vilaplana finalizamos esta primera entrevista del año 2018, al cual agradecemos enormemente su predisposición y amabilidad al concedernos esta entrevista a través de la cual hemos podido conocer un poco más de cerca su admirable labor, experiencia y compromiso.
José Rafael, muchas gracias y hasta pronto.

Cecilia Ortuño.
Colaboradora NBM.


Un poco más sobre José Rafael Pascual- Vilaplana:

Muro (Alicante), 1971
Inicia sus estudios musicales con el bombardino y el piano en la Escuela de Música de la U.M. de Muro, para continuarlos en los Conservatorios de Alcoi y de Valencia. Estudia Dirección de Banda y de Orquesta con los maestros Jan Cober (Holanda), Eugene Corporon y James Croft (USA), Karl Österreicher, Hans Graf y Yuji Yuhasa (Austria) y Georges Pehlivanian (Eslovenia).

Ha sido director invitado en distintas formaciones sinfónicas en Alemania, Argentina, Bélgica, Cuba, Eslovenia, España, Francia, Holanda, Inglaterra, Italia, Portugal, Rumanía, Suiza, Uruguay y USA: Orquesta Sinfónica de Matanzas (Cuba), O.S. de Bucarest, O. de Cámara “Manuel de Falla” de Cádiz, O.S. de Murcia, O.S. de Castellón, O. “Ciutat d’Elx”, O.S. del Vallès, O.F. Gran Canaria, O.S. de Castilla y León, O.Camera Musicae de Tarragona, O.S. de la UCAM de Murcia, O.S. de Albacete (principal director desde 2001 a 2014), Banda Nacional Juvenil de Holanda, Banda de la Marina Real de Holanda, Jugend Blassorchester de Baviera, Banda Nacional de Cuba, Banda Municipal de Buenos Aires, Banda Sinfónica Portuguesa de Oporto, Banda Sinfónica Juvenil de Colombia, AULOS Wind Band de Suiza, Banda de las Fuerzas Armadas de Eslovenia, WASBE Youth Wind Orchestra, Banda Sinfónica de Montevideo, Bandas Municipales de Alicante, Barcelona, Bilbao, Castellón, A Coruña, Madrid, Palma de Mallorca, Pontevedra, Sta. Cruz de Tenerife, Santander, Vitoria, Banda y Orquesta del CONSMUPA (Oviedo), Banda Sinfónica de MUSIKENE, Banda del C.S. de Canarias, Banda del C.S. de Jaén, Banda del C.S. de Granada, Banda del Festival Turina de Sevilla, Banda Simfònica de la Diputació de Tarragona, Gran Canaria Wind Orchestra, Orchestre d’Harmonie de Franche-Comté, Orchestra Fiati della Svizzera Italiana, Bezirksblasorchester del Südtirol, Bandas de los Conservatorios de Pontevedra, Ponteareas, Almansa, Albacete, Xàbia, Calahorra,...

Ha sido director titular de las Bandas de la U.M. de Castell de Castells, la AUM de Bocairent, la U.M. de Yátova, la AAM “El Trabajo” de Xixona, la S.M. “La Nova” de Xàtiva y la U.M. de Muro. Desde enero de 2015 es director titular de la Banda Municipal de Bilbao, así como director de la Orquestra de Vents “Filharmonia”, principal director invitado de la Banda Sinfónica Portuguesa, profesor de Dirección de Banda en la ECM “Vall d’Albaida” y profesor invitado en el ISEB de Trento (Italia). Desde 2009 es Director Artístico de los cursos del Istituto Musicale G.A. Fano de Spilimbergo (Italia). Ha trabajado dirigiendo a solistas de prestigio como el Orfeón Donostiarra o la Sociedad Coral de Bilbao, los cantantes Ana Mª Sánchez, Elisabete Matos, Sandra Ferrández, Andrés del Pino, Carmen Solís o Andeka Gorrotxategui, los flautistas Claudi Arimany, Franco Cesarini y Juana Guillem, los trombonistas Jorgen van Rijen, Ben van Dijk, Ximo Vicedo y Lito Fontana, el trompetista Luis González, los percusionistas Nuno Simoes, José Luis González o Vicente Zaragoza, los grupos Spanish Brass y Barcelona Clarinet Players, los pianistas Juan Pérez Floristan, Albert Guinovart, Alejandro Algarra y Pedro Valero, o la cantaora Estrella Morente, entre otros muchos.

Es compositor de diversas obras de cámara, sinfónicas, corales y música incidental para teatro, así como del musical Balansiyyà. Ha escrito obras por encargo de solistas como Spanish Brass L.M, Luis González, J.C. Matamoros, X. Vicedo o Steven Mead, así como de festivales y concursos: Certamen de Bandas de Elda (1999), Certamen de Bandas de oliva (2004), Certamen Nacional de Coros de Cocentaina (2013), SBALZ Alzira 2015 (compositor residente), Certamen Internacional de La Sénia (2015), Certamen Internacional Vila d’Altea (2016), Tubala Brass Week 2017 (compositor residente)… Su música ha sido interpretada en distintos conciertos y grabaciones discográficas en Europa, América y Asia.

Como director tiene 28 CD’s para los sellos Audioart, RTVE, FLOC, TABALET, MOLENAAR o DE HASKE. Está en posesión de la “Batuta del Mtro. Tomás Boufartigue” distinción otorgada en La Habana en 1991. Es ganador del Primer Premio en los Concursos Internacionales de Dirección del WMC de Kerkrade (Holanda, 1997) y de la EBBA en Birmingham (Inglaterra, 2000). En 2004 es galardonado con el Premio EUTERPE en las categorías de Dirección de Banda y de Composición de Música para la Fiesta otorgado por la Federación de S. Musicales de la C. Valenciana. En 2010 recibe el Premio Nacional de Música “Ignacio Morales Nieva” otorgado por el Festival de Música de Castilla La Mancha.

www.pascualvilaplana.com 

Puedes hacer comentarios!

PINCHA para escuchar la emisión en directo de hoy del programa NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA
PINCHA para escuchar la emisión en directo de hoy del programa NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA

CALENDARIO DE EVENTOS

Septiembre 2018
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline