Entrevistamos a Andrés Valero-Castells, compositor y director

La colaboradora de NBM, Cecilia Ortuño nos acerca el trabajo y la obra de uno de los compositores valencianos más internacionales, Andrés Valero-Castells.

La Vall de la Murta, Dredred, Polifemo, Cardiofonía o 400 son algunas de las obras más representativas del invitado con el que hoy conversamos, nos referimos al compositor de Silla, Andrés Valero-Castells.

El compositor valenciano es uno de los más prolíficos del panorama musical y reconocido a nivel nacional e internacional. Es Catedrático de Composición en el Conservatorio Superior “Joaquín Rodrigo” de Valencia, además de pedagogo musical, y ha dirigido en A Coruña, Santiago de Compostela, Madrid o Barcelona, entre otros lugares.

A través de esta entrevista intentaremos conocer más en profundidad su faceta musical, así como algunos de sus proyectos más recientes y de futuro.

P.- Si echamos vista atrás, la trompeta marcó sus inicios musicales pero a lo largo de su formación terminó adquiriendo diferentes especialidades, ¿cómo nació su inquietud compositiva y qué le llevó a decantarse finalmente por ella?
R.- Mi padre fue fliscorno amateur toda su vida, mi abuelo trombón, en casa somos 3 hermanos que nos dedicamos profesionalmente a la música. Tuve mucha suerte en mi entorno familiar porque fue realmente propicio para dedicarme a algo que desde muy temprano se reveló como lo que siempre ha sido, una pasión, la música es para mi una forma de vida. Como dices, empecé con la trompeta, pero al poco tiempo la simultaneé con el piano, y esto resultó decisivo para desarrollar mi creatividad, puesto que así empecé a componer fragmentos desde muy joven, hasta que me animé a escribir mi primera obra. Con la perspectiva que ofrece el paso del tiempo, podría identificar varios puntos de inflexión que paulatinamente hicieron que me dedicara de pleno y como primera ocupación a la composición. Por ejemplo, cuando en la Semana Internacional de Navajas en la que estaba como alumno de trompeta a principios de los 90, y en una audición interpretamos alguna de mis primeras obras, y el solista francés Guy Touvron me escribió una carta de recomendación para editar esa música en la prestigiosa editorial G. Billaudot; recuerdo que pensé que si me iban a editar una obra en París, no podía seguir componiendo puramente por diversión y de forma absolutamente autodidacta, sentí la necesidad y la responsabilidad de profundizar. La verdad es que creo que he tenido mucha suerte en mi trayectoria de encontrarme con grandes profesores, músicos y amigos que han creído en mi, y desde muy temprano he tenido oportunidades para exponer mi trabajo, que obviamente he tratado de aprovechar. Al centrarme primero en acabar los estudios de trompeta, también de piano, y debido a que en el plan de estudios del 66 se empezaba el estudio de la composición propiamente dicha bastante tarde, después de 4 años de armonía, y 3 de contrapunto y fuga, empecé composición en 1997; en ese momento por darte algún dato, no solamente me habían editado obras en Francia, también en Suiza, y obviamente en España; en el 94 ya fue mi primer estreno internacional en el Festival Ajourd Huí’Musiques (Perpignan); antes de acabar los 4 cursos de composición ya había ganado varios premios, de hecho el año 2001 es uno de esos puntos de inflexión muy importantes en mi carrera, ese año gané el Premio Maestro Villa de Madrid, y el Premio Andrés Gaos para orquesta sinfónica en A Coruña. A partir de entonces prácticamente todo lo que he escrito ha sido por encargo.

 

  



P.- Teniendo en cuenta su experiencia y la evolución de sus composiciones, si tuviera que describir su estilo compositivo, ¿cómo lo haría?
R.- No lo haría, jajaja. Las etiquetas me traen sin cuidado, desde el principio me sentí completamente libre al componer, y con el tiempo he querido ser fiel a mi personalidad musical por encima de creencias ideológicas vanguardistas. Siempre he sentido la pulsión necesaria de especular, e informarme todo lo posible, conocer cuantas más técnicas y recursos mejor, pero sin renunciar a la tradición, sin renuncia ninguna. Y si en mi síntesis personal algo no aparece no es por renuncia, sino por poca afinidad estética. Si a algo he aspirado siempre al componer es a la calidad, esa es la evolución que pretendo, componer cada vez más reflexivamente y mejor. Tengo la percepción que en ciertos ambientes mi trabajo puede resultar novedoso y muy moderno, sin embargo en otros puede resultar excesivamente tradicionalista (retrógrado para algunos), pero me da francamente igual. En cualquier dirección estética hay obras maestras y también bodrios e imitaciones de la imitación de no sé qué. La música es sencillamente buena o mala. En mis creaciones aspiro a la originalidad que pueda aportar mi personalidad, la etiqueta estilística es lo de menos para mi, la calidad no, eso sí es importante. Ahora bien, a lo largo de casi 25 años componiendo, esa personalidad se va definiendo y madurando y algunas características acaban por ser definitorias, en mi caso, si no tuviera más remedio, me definiría ecléctico, me encantan las fusiones y los mestizajes, me encanta el rock, el cant d’estil, y el minimalismo, me encanta Mahler o Xenakis, Bach o Ligeti, Monteverdi o Strawinsky... Los gustos musicales por dispares que sean, acaban por aparecer de algún modo en la creación propia. No conozco en nuestro entorno a ningún J. Cage o P. Boulez, lo que es equivalente a decir que no conozco a nadie que haya inventado algo realmente nuevo, rompedor o revolucionario. Partiendo de esa premisa, todo lo que todos escribamos es herencia de algo, así que a lo que podemos aspirar es a imprimir nuestra personalidad, y hacerlo con la mayor calidad posible.

P.- ¿Qué significan para usted las Bandas de Música y qué destacaría de su importancia en nuestra sociedad?
R.- La Banda de Música es mi lengua materna, porque ahí nací musicalmente. Rechazo de pleno la idea tan instalada en la sociedad de que la banda sinfónica es un subproducto con respecto a la orquesta sinfónica, eso es injusto, y si hubiera políticos y gestores musicales bien informados y valientes, esa situación a estas alturas ya se habría normalizado. Una banda de música es una agrupación sinfónica muy versátil, ni mejor ni peor que una orquesta, simplemente distinta. Además Valencia lo tiene todo para ser un referente mundial en bandas de música (y de algún modo lo es), sin embargo, la única banda profesional civil que tenemos sufre las mismas discriminaciones que en cualquier otra ciudad o región, con el agravante de que en otros lugares las bandas no son algo tan sumamente rico y extraordinario como aquí. Que conste que no me parece mal en absoluto que tengamos ópera o 2 orquestas, adoro la Orquesta de Valencia, simplemente es que creo que justamente aquí es el sitio donde más habría que potenciar una o más bandas profesionales, para ser una verdadera punta de lanza y desgraciadamente no ocurre. Otra cosa es la banda en su vertiente festiva y popular, que a mi no me interesa como músico. A nivel personal, en casi todas mis facetas las bandas me han dado algunas de mis mayores alegrías, como trompetista, como compositor y por supuesto como director; llevo casi 20 años dirigiendo, y estimaría que un 75% he dirigido banda, un 15% ensemble y un 10% orquesta. Con respecto a la importancia en la sociedad de las bandas entiendo que te refieres al fenómeno asociativo de las sociedades musicales, en las que hoy en día por cierto no hay solo bandas, también orquestas, coros, big bands, etc.; pues diría lo mismo que cualquier político con la diferencia de que para mi no serían solamente palabras; las SSMM son un bien que hay que preservar y potenciar a toda costa, con leyes sí, pero acompañadas de presupuesto.

P.- En cuanto al repertorio bandístico, un amplio número de obras de su catálogo están dedicadas a esta formación instrumental, ¿qué cualidades y posibilidades destacaría de la sonoridad de una Banda?
R.- Al hablar de versatilidad en al respuesta anterior en parte ya he contestado. La sonoridad de una banda sinfónica puede ser muy sofisticada, potente, sutil, apabullante, delicada, emocionante, delirante, abstracta, genuina… En una de mis obras (Cardiofonía) trato el sonido de la banda como si fuera el fluido sanguíneo de un corazón, y ese símil me lleva a aseverar que la MÚSICA (con una banda o con cualquier agrupación), es vida, es belleza, y es la energía renovable para el alma que tanto necesita una humanidad enferma, y autodestructiva.

P.- Además de compositor, es director y pedagogo, a nivel general ¿qué consejo le daría a un joven que quisiera seguir sus pasos?
R.- No estoy seguro de que nadie deba seguir mis pasos, jajaja. Según las tesis de mi amigo y brillante psicólogo Guillermo Dalía, soy un ejemplo de libro de persona musicoréxica. Si se acepta tal premisa, a partir de ahí a mis alumnos siempre les digo que el éxito se asienta sobre 3 pilares: esfuerzo, talento y suerte. Si en alguno de esos pilares se puede influir decisivamente con las acciones personales es en el esfuerzo, así que… a trabajar, y si es con verdadera pasión, mejor, bienvenido al club, puede ser una forma (feliz) de vida.

P.- Cabe destacar, que el pasado 2 de diciembre de 2017 se estrenó como obra obligada y de encargo para el 44º Certamen “Vila d’Altea” su composición “400”, ¿qué destacaría de esta pieza, y de la experiencia vivida como compositor?
R.- En todas mis obras siempre trato de hacerlo lo mejor posible, pero que duda cabe que algunas son más especiales por alguna circunstancia. Esta obra lo es. Ten en cuenta que el año que he vivido en A Coruña entre otras cosas aparqué la tesis doctoral y decidí no componer durante ese tiempo para dedicarme al 100% a la tarea de dirigir la Banda Municipal de A Coruña. A mi vuelta retomé la composición con aires renovados y mucha ilusión, primero fue el encargo de la obra obligada para el Concurso Internacional de Piano Iturbi, y casi de inmediato me encargaron la obra de Altea. Se trata de un lugar muy especial para mí, que ha sido muy significativo en mi carrera y en donde tengo grandes amigos, así que junto a la creatividad y la técnica volqué todo mi cariño. Tuve suerte porque hubo un nivel altísimo con tres grandes bandas y entre ellas la Primitiva de Llíria, a la que me siento unido por los 4 años que trabajé con ellos. En “400” experimento con fórmulas numerológicas y me acerco bastante al estilo minimalista repetitivo, además la obra contiene un solo épico de trompeta, que como dije en su momento es el solo que a mi siempre me hubiera gustado tocar. Por otra parte, es una composición “gamberra”, que acaba recreando un tema del grupo de rock Nirvana, que provoca una especie de catarsis con toda la banda berreando a ritmo de batería. ¿La experiencia vivida como compositor? ¡Una auténtica gozada!

P.- Recientemente, a principios del año 2018, se presentó en el Auditorio de La Lírica de Silla el CD FRATERNITATEM BUCINAE con repertorio casi íntegramente compuesto por usted, ¿qué nos puede contar de este proyecto y de las piezas que lo integran?
R.- El proyecto es muy bonito, porque integra a músicos que somos vecinos, amigos, compañeros, incluso mis dos hermanos forman parte del mismo. La idea fue reunir en un CD a todos los trompetistas profesionales de Silla, que son muchos y muy buenos, interpretando casi toda mi música para trompeta. El repertorio cubre desde alguna de mis primeras obras como aquella de Navajas que relataba en la 1ª respuesta, hasta piezas bastante recientes, por lo que es una buena panorámica de mi trayectoria y evolución. Reunir a Luis González, J. Antonio Soriano, Juan B. Silla, Conrado Gastaldo, Antonio Hernández, y Vicente Valero, con la colaboración de Maite Alberola, Salva Mestre, Luis M. Sobrevela, Adolfo García, y Francisco J. Valero, es un verdadero lujo. No ha sido fácil coordinar el aspecto logístico, agendas, ensayos, grabaciones y demás, pero ha merecido mucho la pena. Muy agradecido con el Ayuntamiento de Silla y con La Lírica, que es la banda de casi todos los participantes en el proyecto. Entre cds y dvds hay en el mercado unas 80 producciones que contienen mi trabajo compositivo, y de ellas (algunas editadas en Japón, Holanda, Noruega, EEUU, Suiza, Portugal, Polonia o Francia), éste es el 7º monográfico con mis obras, pero sin duda uno de los más especiales.

P.- En estos momentos, ¿qué proyectos marcan su agenda a corto y medio plazo? ¿Qué nos puede adelantar de ellos?
R.- Pues me encuentro ahora mismo preparando varios conciertos que debo dirigir. En febrero debuto como director al frente de la Orquesta Sinfónica de Galicia con un programa didáctico junto a Belén Otchotorena, en marzo vuelvo a Coruña para dirigir un programa de temporada, con la Municipal, la que fue mi Banda hace dos años, en abril dirijo la banda de Almansa, tengo que dirigir en el Palau a la Banda Joven de la Asociación “Bunyol, Cullera i Llíria” (fecha sin concretar aún); he de preparar un seminario sobre mis obras para el conservatorio de Carcaixent, también visitaré el conservatorio de Torrelavega y el de Buñol; estaré de jurado en el certamen de Cullera y en el Ateneo de Palencia; para septiembre mi próximo estreno absoluto, aunque antes se estrena en Pamplona la versión para banda de R. Collazo de mi “Concierto para animales”, he empezado conversaciones para un encargo que tal vez sería mi 6º Sinfonía; también estoy ultimando varios proyectos discográficos, así como ediciones de algunas de mis partituras; en cuanto a interpretaciones de mis obras la agenda se va llenando, ayer mismo supe que J. V. Algado dirigirá mi “2ª Sinfonía, Teogónica” con la banda de Agost en el certamen de Alicante, habrá música mía en la Convención Internacional de la AFE, David Gómez me dirigirá en Vietnam al frente de la Hanoi Philarmonic Orchestra, Saül Gómez lo hará con la Banda Federal, etc., bueno y una fecha confirmada muy importante, 12 años después de su estreno, Carmen Mas al frente de la Orquesta Filarmónica Martín y Soler reestrena en el Palau mi “3ª Sinfonía, Epidemia Silenciosa”, será el 30 de septiembre. Toda esta actividad paralela a mi trabajo como catedrático en el Conservatorio Superior de Valencia. Desde luego, ¡no me aburro! A parte de disfrutar de mis hijos, llevo una vida totalmente dedicada a la música, así fue siempre desde que tengo uso de razón.

P.- Muchas gracias por haber contestado todas nuestras preguntas, ¿le gustaría añadir o destacar algo más?
R.- Agradecer efusivamente la atención que siempre me prestáis.

Con estas palabras del compositor Andrés Valero-Castells ponemos punto y final a esta nueva entrevista del portal web Nuestras Bandas de Música.

Andrés, ha sido un placer conversar y conocer más de cerca su labor, muchas gracias por atendernos y le deseamos lo mejor en el futuro.

Cecilia Ortuño.
Colaboradora NBM.


Un poco más sobre Andrés Valero-Castells (1973)

Completa su formación en los Conservatorios Superiores de Valencia y Murcia, titulándose en 8 especialidades, con 4 Menciones de Honor y Premio Extraordinario Fin de Carrera en Composición. Han sido sus profesores más destacados R. Ramos, L. Balada, E. García Asensio, E. Cifre, M. Galduf, F. Tamarit, J. Mª Vives, V. Campos, etc. Ha asistido a numerosos cursos de perfeccionamiento y posgrado. Ha obtenido el Diploma de Estudios Avanzados por la Universidad Católica de Valencia. Desde 2004 es catedrático de composición en el Conservatorio Superior "J. Rodrigo" de Valencia. En la temporada 2015-16 fue nombrado Director Titular de la Banda Municipal de A Coruña. En la actualidad dirige la Banda Joven de la Asociación “Cullera, Bunyol i Llíira”.

Ha recibido importantes premios y distinciones. Sus obras se han interpretado en la mayor parte de Europa, América latina, y en EEUU, Canadá, Japón, Corea, Singapur, Hong Kong, Turquía, Vietnam, etc. Ha recibido encargos de varias instituciones, así como de importantes conjuntos y solistas. Sus partituras están editadas en España, Francia, Suiza, y EEUU. Cuenta con una amplia discografía realizada en España, Noruega, Francia, Suiza, Holanda, Portugal, Polonia, EEUU y Japón. Ha sido miembro directivo de la Asociación de Compositores Sinfónicos Valencianos, y ha sido compositor residente del Festival Internacional Spanish Brass (Alzira, 2005), y de la Joven Orquesta de la Generalitat Valenciana (2005-06).

Ha sido Director Principal Invitado de la Banda y Orquesta Primitiva de Llíria, y fundador del ensemble Estudi Obert. Fue director de las bandas del CIM de Mislata, de la SAM de Picassent, y de La Lírica de Silla. Como invitado ha dirigido entre otras formaciones, la Orquesta de Valencia, la Orquesta Sinfónica de Galicia, las Bandas Municipales de Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, A Coruña, Santiago de Compostela, etc, así como la banda de la FSMCV, la de Musikene, la Artística de Buñol, el Día de la Música Valenciana, etc. Ha dirigido estrenos absolutos y nacionales de L. Balada, H. Mertens, M. Daugherty, J. Lord, S. Sciarrino, L. Berio, R. Mira, F. Tamarit, Ll. Barber, etc. Ha dirigido ensembles, ópera en concierto y bandas sinfónicas en el Festival Internacional de Música Contemporánea de Valencia Ensems. Además su versatilidad le ha llevado a abordar proyectos singulares como la grabación de un dvd para Sony con el grupo de rock Barón Rojo y el CIM de Mislata.

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Octubre 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline