Entrevistamos a Abel Moreno en vísperas de Semana Santa

La colaboradora de NBM, Cecilia Ortuño nos acerca las reflexiones de unos de los directores y compositores más importantes de España como es Abel Moreno

En esta nueva entrevista de Nuestras Bandas de Música les acercamos las impresiones de un grande de la composición en nuestro país, nos referimos a Abel Moreno Gómez, el compositor que inauguró la sección 'Al Cielo Con Ella' el mes de septiembre del año pasado. 

Natural de Encinasola (Huelva) y afincado en Sevilla desde hace décadas, donde ha desarrollado gran parte de su música, destacando en especial la de carácter procesional con más de 160 marchas, sobre una centena de pasodobles interpretados en España, Francia y Sudamérica, marchas militares y obras sinfónicas. Entre sus composiciones cabe destacar La Madrugá, Hermanos Costaleros, Encarnación Coronada, Rapsodia Militar Española, Tríptico Sevillano o la cantata Poema de Eloy Gonzalo, entre muchas otras.
En vísperas de la Semana Santa hablamos con Abel Moreno sobre su relación con las Bandas de Música, su interés por la música de Semana Santa, reflexiones sobre la composición actual de música procesional, así como otros temas musicales y de actualidad.

P.- Desde el principio ha sido “un hombre de Banda”, ¿qué significan para usted las Banda de Música y qué destacaría de sus cualidades y posibilidades sonoras?
R.- Como bien apuntas, me tengo por un hombre de banda, a los siete años ya tocaba la trompeta en la banda de mi pueblo, que dirigía mi padre. Desde entonces siempre he estado ligado a las bandas de música, primero como músico y después como director.
He dirigido esporádicamente algunas orquestas pero no he tenido nunca la intención de encaminar mis pasos hacia ellas, así que se me puede considerar como digo anteriormente “un hombre de banda”.
En este país siempre se ha valorado muy poco la enorme labor que han desarrollado nuestras bandas en la educación musical y humana de los instrumentistas pertenecientes a ellas, sin embargo las orquestas han tenido muy buena prensa. Hay que reconocer que las bandas militares a lo largo de la historia han realizado en este sentido una gran labor, pero estas no hubieran sido nada sin el caladero de músicos que le proporcionaban las bandas civiles mantenidas la mayoría de las veces por la ilusión de algunas sociedades y, naturalmente, de los músicos que las componen.
Hay algunas escenas de nuestras bandas que van desapareciendo, como, por ejemplo, las bonitas dianas que se interpretaban en las fiestas de nuestros pueblos, pero menos mal que se mantienen los pasacalles y conciertos en nuestras plazas y paseos. Hay que evitar sobre todo la desaparición del “Kiosko de la Música” allí donde se encuentre.
Las bandas no tienen la sonoridad de las orquestas, pero sus timbres hacen que se oigan lo mismo en salas de concierto que al aire libre. Yo diría que la banda es más popular, y la orquesta más elitista.
Antes, las orquestas menospreciaban la interpretación y grabación de géneros propios de las bandas como, por ejemplo, los pasodobles o marchas procesionales. Hoy día ya se han decidido tanto a su interpretación como a su grabación. Creo que a ello ha contribuido la aparición de marchas como “La Madrugá” y otras magníficas que han decidido que este fenómeno se produzca.

P.- Ha sido el primer inspector de las Bandas y Músicas del Ejército, y primer Director de la Escuela Militar de Música del Ministerio de Defensa. Como compositor de marchas militares, director y buen conocedor de la forma de trabajar en una Banda Militar. ¿Qué destacaría de esta formación musical y de su repertorio?
R.- Un anhelo histórico de nuestras bandas ha sido lograr un inspector de ellas. Esto se consiguió y tuve el honor de ser nombrado el primero para el cargo.
También la Escuela de Música era otro anhelo que se consiguió aunque no con la categoría de Conservatorio Militar, como por ejemplo el de Moscú.
La forma de trabajo de una banda militar es distinta de cualquier otra, ya que por la mañana están en instrucción y desfiles y, sin embargo, por la tarde realizarán un concierto en el que se les pide la mayor calidad posible. Hay que pensar en cómo gestionará el solista el trabajo por la mañana sabiendo que por la noche tendrá que demostrar sus cualidades en cualquier “solo” de la obra a interpretar. Esta dualidad la han sabido conjugar siempre nuestros músicos militares.

P.- Por otro lado, cabe destacar su faceta como compositor. Su catálogo procesional cuenta con más de 160 marchas, entre las que destacan piezas tan ilustres como La Madrugá, Hermanos Costaleros o Encarnación Coronada, por citar algunas. ¿Qué rasgos definen su música y qué consejo daría a jóvenes músicos que deseen seguir sus pasos?
R.- Siempre he dicho que me considero un compositor de la música sencilla. He escrito obras que se pudieran interpretar con cualquier plantilla en cuanto a número de instrumentistas, y por otra parte, de ejecución sencilla y fácil para cualquier nivel profesional de los instrumentistas. Cuando empecé a componer los directores de las bandas de los pueblos me escribían y me decían que mi música les estaba ayudando mucho, ya que algunas bandas estaban empezando y los músicos no tenían mucho nivel y mis composiciones se adaptaban perfectamente a la banda. Por ello, mis composiciones se empezaron a interpretar en toda España, así como mis pasodobles en las plazas de toros de Francia y Sudamérica.
A los jóvenes músicos y compositores que quieran adentrarse en la composición de cualquier género de nuestras bandas, les diría que le den máxima importancia a la instrumentación. La instrumentación de banda es una laguna en las materias de nuestros conservatorios, ya que nunca se ha podido estudiar en ellos. La orquestación sí, por supuesto. La instrumentación de banda ha habido que aprenderla con los maestros. Yo citaría al que más me ha gustado y del cual he aprendido mucho: Ricardo Dorado.

P.- Si echamos vista atrás, ¿qué autores de referencia ha tenido usted a la hora de componer música procesional? ¿Qué le llamó la atención de ellos?
R.- Mis compositores de referencia en la marcha procesional han sido los antiguos directores de la Banda de Soria 9, como López Farfán, Gámez Laserna o Pedro Morales. En la forma de tratar los contrapuntos Emilio Cebrián, y como he indicado anteriormente, en la instrumentación Ricardo Dorado. Creo que ellos han escrito la historia de la Semana Santa de Sevilla. Como marcha procesional favorita citaría “Virgen del Valle” de Gómez Zarzuela.

P.- En las últimas décadas, la forma de programar, fusionar y componer ha evolucionado mucho. ¿Cuál es la visión de la música procesional de Abel Moreno?
¿Cómo analizaría el momento actual que vive la música cofrade en Andalucía y en el resto de España?
R.- La marcha procesional ha evolucionado. Antes las partes de cornetas que se añadían a las marchas estaban interpretadas por personal que no sabía música y el nivel de ellos en relación a los demás instrumentistas dejaba mucho que desear. Hoy en día los cornetas que hay en las bandas de música saben todos música y pueden leer perfectamente cualquier partitura y en cuanto a su nivel de calidad está parejo con el de los músicos.
Siguen existiendo tanto la marcha fúnebre como la de procesión, ya que hay hermandades que se hacen acompañar solo por las primeras, y otras que suelen tener las dos en su repertorio.
En toda España es muy importante a la hora de componer saber si los pasos son llevados a rueda o portados de alguna forma.
Hay muy buenos compositores hoy día, Yo citaría a Eloy García en Málaga, Miguel Ruzafa en Granada y aquí en Sevilla tenemos a Antonio Moreno Pozo, Manuel Marvizón, David Hurtado, y otros.

P.- ¿Qué opina de los nuevos estilos musicales y del abandono de ciertas marchas antiguas? ¿En qué dirección cree que se debería ir?
R.- La música de la Semana Santa está sujeta como toda clase y género a las modas imperantes en el momento. Actualmente no es que se abandonen las marchas antiguas, sino que ahora son los costaleros, cargadores, hombres de trono, etc., los que imponen de alguna forma la música que quieren como acompañamiento y ellos más o menos son los que están imponiendo la música. Por otra parte, actualmente creo que sobre todo en Andalucía, se está abusando de la cadencia andaluza, muy bonita tratándola con moderación y en su justa medida, pero no con el abuso con que se está haciendo.

P.- Una de sus piezas más ilustres es La Madrugá, compuesta en 1987 y considerada obra cumbre de la Semana Santa. ¿Cuál es la valoración que hace de esta marcha descriptiva a lo largo de todos estos años?
R.- Hace unos años que se interpretó en el Auditorio Nacional de Madrid junto con el Requiem de Mozart por la Orquesta Sinfónica. En esa ocasión me comentó un crítico musical de Madrid que para él era la composición musical del siglo XX. Estas fueron sus palabras:
En toda obra, sea un libro, película, obra musical, etc., es dificilísimo mantener la atención del que la oye, lee o la contempla durante toda la obra, ya que unas tienen un buen comienzo y fallan al final o al revés. Pero el que escucha “La Madrugá” se siente inmerso en la obra y desde el comienzo hasta el final va progresivamente disfrutando de la misma sin que el interés decaiga. Es más a cada compás la música que viene es más interesante, llegando hasta la apoteosis final del amanecer. En ella usted ha lograda eso que difícilmente se consigue mantener vivo el interés del oyente.

La Madrugá está en nueve películas de cine, y actualmente se interpreta en todo el mundo. En España resulto ser el telón sonoro en la escena final de la película Alatriste, cuando se reproduce la batalla de Rocroy, en la Guerra con Francia. En dicha batalla intervinieron Viejos Tercios el Regimiento Soria 9, la unidad más antigua del Ejército.

 

 La marcha está catalogada como un poema sinfónico, en el que se hace un relato de lo que acontece en la noche más esperada por los amantes de la Semana Santa, la Madrugá sevillana.

P.- ¿Qué otras marchas de su catálogo enumeraría por marcar un antes y un después en la historia viva de la música cofrade, ya sea por el estilo, la instrumentación u otros aspectos? ¿Nos podría contar alguna anécdota relacionada con ellas?
R.- Además de La Madrugá, yo tengo compuestas otras marchas fúnebres como Cristo de la Defensión, Cristo de la Agonía y Soledad Franciscana, entre otras. Con Hermanos Costaleros creé un estilo de marchas para los costaleros muy rítmicas pero solemnes. También tengo marchas con partes de cornetas, como ha sido la tradición de los antiguos directores de la banda de Soria 9. De todas ellas hay dos que son las más interpretadas en la Semana Santa de toda España: “Macarena” y “Encarnación Coronada”, esta última con letra en su trio final que suele ser cantada por los músicos y el público en general. A partir de esta marcha se han compuesto otras con letra incluida. El mismo Antonio Banderas ha puesto letra a mi marcha “Lágrimas de San Juan”, dedicada a su hermandad de Málaga.

P.- Por último le agradecemos su amabilidad y la oportunidad de poder conversar con usted. Para terminar nos gustaría pedirle que enviase un mensaje a todos los músicos y lectores de Nuestras Bandas de Música.
R.- Mi mensaje para todos los músicos de nuestras bandas es que trabajen por ellas y para ellas, y que se sientan orgullosos de pertenecer a cualquiera de ellas. Decirles que los géneros como pasodobles, marchas procesionales y otros pertenecientes a nuestras bandas, no son menos importantes que los que interpretan las mejores orquestas sinfónicas u otras agrupaciones musicales.
No quiero terminar sin tener un recuerdo para nuestras bandas de cornetas españolas que están realizando una labor encomiable en la formación artística y humana de nuestros jóvenes.

Pues con estas palabras de Abel Moreno terminamos esta entrevista. Ha sido un placer realizarle esta entrevista, muchas gracias por su amabilidad y enhorabuena por sus composiciones.

Cecilia Ortuño.
Colaboradora NBM.


Un poco más sobre Abel Moreno Gómez:

Nace en Encinasola (Huelva). Da sus primeros pasos en la música con su padre D. Manuel Moreno. Posteriormente, estudia en el Conservatorio de Música de Zaragoza: Piano, Armonía, Contrapunto, Fuga, Composición y Musicología, entre otros, siendo sus profesores Víctor Bueno, Jesús Gutiérrez y Pilar Bayona.

En 1975 ingresa por oposición en el Cuerpo de Directores Músicos del Ejército, habiendo tenido destino en las Músicas siguientes: Gobierno Militar en Zaragoza, Gobierno Militar en Algeciras, División de Montaña en Pamplona, Soria 9 en Sevilla y Regimiento Inmemorial del Rey nº 1 del Cuartel General del Ejército en Madrid.

Entre las condecoraciones militares que posee cabe destacar: Placa, Encomienda y Cruz de la Orden de San Hermenegildo, cinco Cruces al Mérito Militar, una al Mérito Naval, Cruz al Mérito de la Guardia Civil y varias Menciones Honoríficas.

Entre las Civiles: Medalla de la Cruz Roja, Premio a la Música de los Toros en Francia, Premio Ciudad de Sevilla, Premio Demófilo de la Fundación Machado, Saeta de Oro de la COPE, Medalla de la Sociedad de Autores de Francia, Medalla del Congreso Europeo, Medalla de las Artes y la Cultura de la Ciudad de Huelva. Medalla de Oro de la provincia de Huelva.

Está considerado el mejor compositor de Marchas Procesionales de España, habiendo compuesto más de 160, con temas dedicados a toda la Semana Santa española.

En Francia se le conoce como el 'Rey del Pasodoble', ya que todos los toreros tienen un pasodoble compuesto por él y la mayoría de los que se interpretan en las plazas de toros del vecino país son suyos. En Sudamérica se le conoce como 'El Torero de la Música'.
Todas sus composiciones de música Sinfónica, Marchas Procesionales, Marchas Militares y Pasodobles, están grabadas discográficamente por las mejores bandas y orquestas de España y Europa. Sus temas han sido elegidos para poner música a diferentes películas en todo el mundo, entre otras 'Alatriste', siendo el compositor de banda a nivel internacional que más temas tiene grabados.
Entre sus composiciones cabe destacar la Rapsodia Militar Española, dedicada a su Alteza el Príncipe Felipe, hoy Rey Felipe V, Tríptico Sevillano, la cantata Poema de Eloy Gonzalo, o la obra cumbre de la Semana Santa La Madrugá, esta última interpretada actualmente en todo el mundo.

Ha sido el primer inspector de las Bandas y Músicas del Ejército, y primer Director de la Escuela Militar de Música del Ministerio de Defensa. En Encinasola (Huelva), tiene un museo de la música, en el que se puede contemplar toda su vida militar y artística, el cual es también un centro de documentación musical. Tiene rotulada con su nombre una calle en Magallón (Zaragoza), Alcalá de Guadaira (Sevilla), y Encinasola (Huelva).

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Diciembre 2018
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline