Hablamos con la saxofonista Aroa López García

En esta nueva entrevista de Nuestras Bandas de Música hablamos con Aroa López García, natural de Agost y excelente saxofonista que nos cuenta el interesante e innovador método de enseñanza-aprendizaje que experimenta y desarrolla con sus alumnos.

En la actualidad es profesora de saxofón en el Conservatorio Profesional de El Ejido y en la Escuela de Música de la Agrupación Musical Mediterráneo de Villajoyosa, realizando además el Doctorado en Educación, en la línea de “Investigación para la mejora de la Educación en las Didácticas Específicas” en la Universidad de Murcia.  Con ella recordaremos sus inicios musicales y nos centraremos en el interesante e innovador método de enseñanza-aprendizaje que experimenta y desarrolla con sus alumnos de saxofón, a través de la improvisación y mediante un método constructivo y holístico basado en las emociones y las artes, ya sean escénicas, visuales, audiovisuales, literarias…

Esto es lo que nos ha contado:
P.- Desde los 7 años el saxofón y la CAC Verge de la Pau de Agost han estado y siguen estando muy presentes en tu día a día, ¿qué destacarías de tus inicios musicales y de tu vivencia y experiencia en este colectivo a lo largo de todos estos años?
R.- Sí, desde bien pequeñita ya tenía claro que quería estudiar música y sobre todo, que quería tocar el saxofón. En mis inicios en la banda, varios fueron los intentos de los profesores para intentar convencerme de que eligiera otro instrumento, ya que en esos momentos no disponían de un saxofón para mí, pero a pesar de ese inconveniente y debido a la gran ilusión que yo tenía, mis padres fueron el pilar fundamental de mi vinculación con este precioso instrumento ¿y de qué manera? De la más inesperada puesto que ambos decidieron hacer mi sueño e ilusión realidad por medio de ¡¡la compra de un saxofón!!Algo inolvidable para mí, sin duda.
Otro hecho que destacaría desde mis inicios y tras mis vivencias en mi banda es el maravilloso poder que tiene la música para conseguir que conozcamos grandes profesores y profesoras, todos inolvidables, pero sobre todo, grandes amistades que pueden llegar a convertirse en una familia dentro y fuera de la Sociedad; en este sentido, algunas personas se han quedado en el camino, pero otras, las que valen la pena, perduran a lo largo del tiempo y a pesar de la distancia. A tod@s ell@s, ¡gracias!
También me gustaría comentar que, actualmente, colaboro con mi banda siempre que puedo y la verdad es que en muchas ocasiones es complicado asistir a los ensayos o poder participar en todos los conciertos y actos que tiene la Sociedad ya que los motivos laborales y académicos impiden que esto sea posible con asiduidad; aunque lo que destacaría de esta situación es la importancia que tiene o mejor dicho, debe tener, una vinculación sincera con la Sociedad y toda la gente que la forma, donde todo permanezca de la mejor manera posible, con empatía, comprensión y compañerismo para entendernos mutuamente.

P.- A lo largo de tu formación y trayectoria profesional, ¿qué profesores han marcado y han sido referentes para ti, qué destacarías de ellos y cómo siguen influyendo algunos de sus consejos en tu día a día como saxofonista?
R.- ¡Gran pregunta, sin duda! A nivel saxofonístico, para mí, tod@s han sido y siguen siendo a día de hoy importantes porque soy consciente de que tod@s ell@s forman parte en mayor o menor medida, de una manera u otra del proyecto de tesis que llevo entre manos. Menciono a los que considero que han sido importantes en mi formación:
Israel Mira, especialista en el mundo del saxofón, gran pedagogo, conocido por su maravilloso método de saxofón de Enseñanzas Elementales y quien se encargó de creer en mí, de que creyera en mí y de que apostara y me lanzara a por todas para seguir con mi formación musical en el Conservatorio; Fermín Ivorra Marín, quien me ayudó a seguir estableciendo unas bases en mi formación y que dentro de “una exigencia” era capaz de conseguir que te picara el gusanillo para estudiar. Además, en paralelo, durante parte de mi formación Profesional y Superior e incluso en algunos huequecillos de mi complicado horario actual, me ha tutelado y me sigue tutelando José Grau Grau, más conocido como “Pepín”, un hombre con una energía extrema, con unas ganas de enseñar impresionantes, súper constante, un profe que mientras “jiji-jaja” te aprieta las tuercas; Juan Carlos Sempere, profesor con una gran dosis de expresividad intrínseca en sus venas.
Una vez adentrada de lleno en la formación Superior decidí asistir a clases particulares con Federico Coca, actualmente profesor en Andalucía, con una vitalidad extrema para conseguir que acabes adorando y admirando a nuestro magnífico instrumento, el saxofón. Y ya desde hace unos cuantos añitos, comparto grandes clases magistrales con Miguel Ángel Lorente, profesor de saxofón en Musikene, pero eso sí, siempre que mi horario me lo permite y encuentro alguna combinación factible para viajar a Madrid. De él destacaría sus ganas impresionantes de formar no solo músicos, si no también personas con sentimientos y una gran dosis de empatía a la hora de tocar.
Algo que destacaría de todos ellos es que he tenido la inmensa suerte de que siempre me han inculcado el participar constantemente en diversos cursos de formación (y también concursos) donde he tenido la ocasión de conocer a grandes profesores nacionales e internacionales como: Antonio Felipe Belijar, Vicent David, Claude Delangle, Philippe Bracquart, Marie Bernardette Nacho Gascón, Pedro Iturralde, Ensemble Squillante, Mariano García, Jean-Marie Londeix, Jose Manuel Zaragoza, Ricard Capellino, David Alonso, y un largo etc. Podría nombrar a muchos más puesto que siempre he sido muy inquieta en mi formación saxofonística, pero no quiero extenderme, así que a tod@s (los nombrados y no nombrados) les doy las gracias eternas por aportar también un granito de su sabiduría en mi formación.
Y antes de pasar a la siguiente pregunta, también me gustaría destacar la importancia del profesorado del resto de asignaturas prácticas y teóricas que también han formado parte de mis estudios musicales. Creo que la esencia de un buen músico reside en tener una formación completa y holística y el haberme cruzado con grandes docentes también en estas asignaturas, me ha ayudado a que tenga actualmente la formación que tengo, a que sea una “loca” melómana y a que no me base simplemente en tocar un repertorio, sino en buscar siempre una cultura, una esencia, un sentido, en definitiva, una formación holística. ¡Gracias también a tod@s vosotr@s!

 

   

 

P.-En la actualidad cursas el Doctorado en Educación, en la línea de investigación “Investigación para la mejora de la Educación en las Didácticas Específicas” en la Universidad de Murcia, y podríamos decir que tu propuesta metodológica y/o tesis tiene como principales elementos conductores la improvisación, las emociones y las artes de manera integrada. ¿Qué nos puedes contar del proyecto a nivel general y en qué se basa?
R.- Sí, estoy realizando mi tesis en la Universidad de Murcia en la línea de investigación que has mencionado y bajo la tutela de tres tutores: Juan Ramón Vera, Mª Isabel Vera e Israel Mira y como director tengo a Pedro Miralles.
En cuanto a la pregunta de qué os puedo contar del proyecto, hablaré del elemento esencial que es el trinomio formado por: música, artes y emociones en la enseñanza del saxofón. Estos tres elementos se basan principalmente en la búsqueda de una identidad personal y una formación holística e interdisciplinar que mis alumn@s realizan a través de unos cuadros de contextualización de las canciones u obras a interpretar (según el nivel) y también de la parte artística desde los inicios de los estudios saxofonísticos hasta final de las Enseñanzas Profesionales, niveles con los que yo trabajo asiduamente.
El objetivo principal es que continuamente haya una conexión entre lo que se va a interpretar con las emociones y una indagación en el mundo de las artes para conseguir que estos elementos conductores ayuden al alumnado a tener claro qué quieren interpretar, cómo, en base a qué, por medio de inspiraciones directas y con las finalidades mayores y comunes de cualquier músico que son: transmitir al máximo y disfrutar tocando.
Para conseguir esto no solo interpretamos la pieza sino que también escuchamos mucha música en clase y practican la improvisación a través de las artes, de forma libre y con bases muy diferentes, para conectar en plenitud con las emociones que hay que transmitir.
Evidentemente todos estos conceptos no dejan de lado los aspectos técnicos necesarios para ir consiguiendo una buena base, sino al contrario. Todo se complementa y ayuda a que el alumnado se sienta cómodo, adquiera nivel y disfrute en todo momento tanto de las clases como de sus actuaciones.

P.- ¿Y cómo se despertó en ti la necesidad de abordar el tema y darle ese enfoque?
R.- El tema de cómo se despertó en mi este tema es muy curioso… Cuando yo terminé mis estudios Superiores en el 2008 y me presenté a mis primeras oposiciones en Andalucía, me di cuenta de que no podía ser que tras tantos años dedicada a este maravilloso mundo de la música, tras multitud de consejos de diversos profesores, multitud de concursos y cursos, tantos años al pie del cañón estudiando y formándome, no solo a nivel interpretativo sino también a nivel cultural siendo una gran melómana que se emociona con la música, etc., tuviera a un tribunal formado por 5 profesores delante de mí y me sintiera aparentemente con un semblante convincente, pero por dentro, como un flan. Sinceramente pensé: ¿qué enfoque ha fallado en mí misma durante toda mi evolución?
Y desde ese momento empecé a reflexionar de una forma más introspectiva sobre qué podía hacer para DISFRUTAR en plenitud y totalidad de mis interpretaciones, y pongo ese verbo en mayúscula porque considero que ese debe ser el único propósito de cualquier músico, tenga más o menos condiciones, pueda estudiar más o menos, se le dé mejor o menos mejor… Y llegada al punto de la gran necesidad y obtención de conectar con las emociones directamente y sin ningún prejuicio, apareció el eslabón que me faltaba de los tres elementos conductores: las artes.
Tenía que ser capaz de emocionar, de disfrutar de mis interpretaciones, pero el pensar en la partitura y en las emociones no acababan de cuajar, no acababan de aportarme al 100% esa gran confianza de la cuál debe disponer cualquier músico, así que, decidí pensar y conectar con las diferentes artes en relación con cada obra que decidiera estudiar e incluso retomar de tiempos anteriores.
¿Curioso, verdad?
Pero aquí no acaba todo…. Además sentí la necesidad de no tocar solo lo que hay en las partituras, si no de improvisar constantemente, de forma libre o por medio de bases para conectar en plenitud con las emociones a través de las artes, para conseguir realmente lo que quería y quiero hacer a nivel interpretativo.
Y así es como surgió la necesidad de que planteara esta posibilidad didáctica basada en música, artes y emociones, ya no solo en mi programación, sino a través de algo tan fabuloso como dedicarme de lleno a realizar una tesis doctoral con todo lo que conlleva.
Y por supuesto, no quiero pasar a la siguiente pregunta sin hacer mención especial a tod@s mis compañer@s de todos estos años, por haberme brindado la opción de tener un vínculo laboral musical y afectivo, y a mis alumn@s de las diferentes Sociedades de mi tierra: Agost, Monforte del Cid, Petrer, Novelda y Villajoyosa (con la que sigo colaborando actualmente) y también a l@s de Almería y El Ejido por haberme ayudado a crecer como docente, pero sobre todo, como persona. Ell@s me han dado la oportunidad y han permitido que plasme mis inquietudes y mis “pequeñas locuras escénicas” constantemente por tal de que mis alumn@s se sintieran y se sientan cómodos en clase y sobre todo, en las actuaciones.
Además…, haciendo una pequeña introspección en mi misma, también tengo que mencionar a mi querida sobrina Adriana, que ahora en breve cumplirá dos añitos, una niña que aporta una esencia, una alegría y una inocencia en mi vida únicas e irremplazables, y a esas grandes personas a las cuáles quiero con locura a pesar de que ya no están cerca de mí en la tierra, si no que están cerca de mí y de mi familia en el cielo. Eternas gracias a tod@s ell@s porque me he dado cuenta de que son mi constante inspiración a la hora de estudiar y de abordar una actuación. Siempre l@s tengo presentes, siempre l@s llevo en mi corazón y por todo ello, mis emociones a la hora de tocar siempre están a flor de piel.

P.- A grosso modo, ¿cómo enfocas y trabajas en el aula la improvisación por medio de las artes?
R.- Tras tantos años en docencia y con el trabajo intrínseco de la práctica de las improvisaciones me di cuenta que un pentagrama y un cifrado se supone que deben ayudar al alumnado a saber qué tiene qué hacer en esta vertiente, pero el mirar ambos elementos esenciales (pentagrama y cifrado) provocaba en mi alumnado una constante frase: “Maestra, no sé qué hacer…” Así que, tras darle muchas vueltas, tras haberlo practicado en mi misma formación tras la finalización de mis estudios superiores y siempre en constante conexión con las emociones fui consciente de que sentía la necesidad de aportar a mi alumnado esa opción de improvisar a través de las artes con el único objetivo de tener una inspiración directa, de conectar con las emociones y de conseguir una creatividad pura y directa al 100% por medio de improvisaciones “sencillas”, de forma libre y con bases diferentes. Por eso, trabajamos la improvisación siempre en conexión con el repertorio a trabajar durante cada trimestre y lo más importante, con las emociones a desarrollar con el objetivo de que mi alumnado sea consciente de qué quiere transmitir y sobre todo de que consigan seguridad, fluidez y confianza en sus interpretaciones.
Como he explicado anteriormente, no es fácil el conectar con las emociones y menos aún en las edades comprendidas en las Enseñanzas Elementales y Profesionales; pero por supuesto, tras mi propuesta de proyecto de tesis, también puedo confirmar que no es imposible. Si se trabaja desde los inicios en este sentido, se puede observar una gran evolución humana y sobre todo, más creativa por la relación que se establece entre creatividad-artes y la indagación de emociones en todo el alumnado… desde l@s más pequeños, pasando por l@s adolescentes y llegando al alumnado más adulto.
Otro de los datos curiosos de esta vertiente del mundo de la improvisación, es que a final de curso realizo, además de la audición correspondiente, una audición de “MÚSICA, ARTES Y EMOCIONES” donde se establecen estrechos lazos entre alumnado y familiares in situ. ¡Algo adorable y digno de vivir como docente!

P.- Como profesora de saxofón, ¿qué beneficios pedagógicos has experimentado con tus alumnos a raíz de poner en marcha este método holístico?
R.- Uno de los elementos esenciales es el plantear una educación en paralelo, que el alumnado sienta que el profesor no tiene la sabiduría plena y absoluta y que ell@s sientan y sepan que constantemente forman parte de un “toma y dame”. Además nunca utilizo la negación en mis clases, siempre valoro cualquier esfuerzo por mínimo que sea porque lo más importante, para mí, en el mundo de la enseñanza es una motivación constante. Desde hace muchos años he reflexionado que para estar en un Conservatorio o en una Escuela de Música, centros a los que acuden porque "quieren" formarse musicalmente (sea más o menos formal), lo importante es estudiar y avanzar pero también disfrutar y crear ese ambiente, pero eso sí, sin dejar de lado mi nivel de exigencia. De hecho, ¡tengo fama de ser exigente, si! 

Otro elemento esencial es la vinculación de los padres en la formación musical de sus hij@s, de que sientan la música igual que la sienten ell@s y sobre todo, que les ayuden a tener una constancia en el estudio para que realmente puedan llegar a disfrutar de la música en plenitud.
A todo esto le sumamos que con este método holístico, los beneficios pedagógicos que se crean son que mis alumn@s escuchan música constantemente en todas las clases, aprenden a expresarse a nivel oral-escrito puesto que son ell@s los que rellenan los cuadros de contextualización, tanto de la pieza como del apartado artístico, con el objetivo de que toda esa información quede informatizada (añadiendo los vídeos de todas sus actuaciones) o impresa en papel a través de la creación de un "archivo" al cual podrán acudir siempre que quieran , y además, lo mejor, que despiertan la imaginación y creatividad por medio de las improvisaciones a través de las artes y en conexión constante con las emociones.
Por tanto, se puede deducir que mi alumnado no se limita a tocar las notas o a hacer una técnica y una expresividad comedida y repetida tras mi ejemplo, si no que intento que adquieran una cultura y sobre todo, que llevamos todos estos conceptos de manera mucho más lejana puesto que ell@s buscan constantemente su identidad a través de la conexión artes-emociones, sin tener que imitar a nadie, sino creando seres únicos e irrepetibles a nivel musical desde bien niños.
Y sinceramente, para mí, algo asombroso de este proyecto es que consiguen interpretar tanto el repertorio como las improvisaciones cada vez con más confianza y con más conexión artístico-emocional, se observa una predisposición al improvisar con las artes totalmente pura e incluso me atrevo a decir que cuando actúan en público, al aplicar “mis pequeñas locuras escénicas”, las cuales incluyen todo el trabajo interdisciplinar de todas las clases, salen al escenario con más confianza, sin miedo al fracaso o a equivocarse y disfrutando al máximo de sus interpretaciones.

P.- Este método es novedoso, entre otros aspectos, por su enfoque holístico. ¿Cómo se aborda en España y en otros países?
R.- Pues es importante mencionar en este sentido que uno de los elementos importantes de una tesis es averiguar el marco teórico de la cuestión y al respecto de esta pregunta y tras mis investigaciones y contactos vía email con grandísimos pedagogos nacionales e internacionales del mundo de la enseñanza, no solo musical, he llegado a diversas conclusiones.
En cuanto a la primera pregunta, te explico: En España es importante mencionar la labor que desempeña la “Fundación Botín”, formada por grandes pedagogos con los cuáles estoy en continuo contacto por las informaciones valiosas que me aportan vía email e incluso con otros, con los cuales me reuniré en breve en sendos viajes que estoy preparando porque quieren saber más sobre mi proyecto de tesis. A través de esta Fundación se llevan a cabo innumerables investigaciones en el sentido de mi trabajo, la relación de las artes y las emociones por medio de la enseñanza a nivel global, en infantil, primaria y secundaria pero si es verdad que en el ámbito de Conservatorio no disponen de ninguna investigación al respecto, pero si tienen interesantes investigaciones y sobre todo un gran artículo donde aparece resumido todo lo que ellos desarrollan en cada una de las artes. ¡Emocionante todo lo que detallan!
Pero en cuanto al desarrollo de esta forma de trabajar en el ámbito instrumental en Conservatorios de forma interdisciplinar con el trinomio música, artes y emociones, tan solo he encontrado la matización de la aplicación y el desarrollo de la Inteligencia Emocional en diversos Conservatorios españoles desde la aplicación de la LOMCE, pero del trinomio en su totalidad y con el enfoque de mi tesis, aún nada, ¡pero no desisto en poder encontrar algo!
Respecto a otros países, como era de esperar, recientemente he descubierto que en Finlandia, concretamente en University of Arts de Helsinki, si trabajan la formación de los músicos de forma interdisciplinar y por supuesto, también la improvisación en las artes aunque este apartado no coincide al 100% en el sentido del proyecto de mi tesis, o al menos, hasta lo que he podido comprobar en este momento tras la información recibida; pero vamos, es digno de acreditar que de nuevo este país es uno de los pioneros y referentes en el mundo de la enseñanza, inclusive en el campo de la enseñanza musical.
Otro ejemplo relevante es la Universidad de Harvard, la cual pude visitar recientemente (luego contaré más detalles de este viaje). Esta prestigiosa Universidad tiene una gran cantidad de investigaciones innovadoras en educación dentro del departamento denominado “Project Zero” donde desarrollan la relación de las artes y emociones en innumerables investigaciones pasadas y actuales, pero la gran pena es que no disponen de novedades en el ámbito musical desde hace unos diez años aunque no descartan investigaciones en el campo musical en un futuro.
A día de hoy, no dispongo de más información internacional aunque no descarto la posibilidad de encontrar algo más. De hecho, sigo indagando en ello casi diariamente.


P.- En relación con la pregunta anterior, ¿existen lagunas, bibliografía u otros proyectos que conozcas? ¿Cómo describirías la situación actual que se vive en este campo metodológico?
R.- En cuanto a la bibliografía existente, respecto a la relación de música y emociones hay muchísima bibliografía; respecto a la relación música y artes también porque de hecho históricamente se sabe que divers@s compositor@s han tenido influencias de todas ellas para componer. Otro dato importante, la conocida sinestesia de Kandinsky: sonido, color y sentimiento, y en el sentido de la interpretación si se conocen investigaciones de las reacciones artísticas (en el resto de las artes) tras escuchar música, pero no a la inversa y a través de una interpretación directa de un repertorio o diversas improvisaciones que es lo que yo propongo. Pero vamos, ¡tampoco desisto en encontrar algo en este sentido! En este proceso me hallo…
Y respecto a tu segunda pregunta, la situación actual metodológica en el mundo de la música y más concretamente en la formación instrumental, es digna de respetar y como siempre digo: “cada maestrillo tiene su librillo” pero en mi caso, mi forma de ser y mis inquietudes me han llevado a indagar y profundizar más en todo ello hasta el punto de querer hacer una tesis, y ya no solo por mi formación y por mí, sino por mi alumnado. Se merecen disfrutar de la música y conectar con ella en plenitud y para ello, no pretendo que simplemente me imiten o quieran tocar como yo, sino que creen las bases de su propia identidad, cada uno la suya, indagando en sus propias emociones a través de las artes y conexionando también con vivencias.
Además, considero importante que se tenga siempre muy presente que se estudia música porque se quiere, no por obligación y por tanto en el mundo del profesorado reside la necesidad de plantear clases para que acudan a aprender, por supuesto, pero ante todo, a disfrutar.

P.- Varias universidades estadounidenses ya han mostrado su interés por tu método, y recientemente, has viajado a Harvard para reunirte con ellos. ¿Qué nos puedes contar de esta experiencia y qué les ha parecido el proyecto?
R.- Que os voy a decir… ¡¡ha sido una experiencia brutal e inolvidable!! Estoy súper feliz de que la vida me haya concedido la oportunidad de vivir esta maravillosa experiencia.
Creo que una de las cosas más importantes de mi viaje a Harvard ha sido el darme cuenta que existen docentes empáticos y que están dispuestos a aconsejarte, a ayudarte, a abrirte las puertas de su prestigiosa Universidad para lo que necesites, a aportarte contactos de docentes y psicólogos súper interesantes, a querer compartir contigo minutos de su valioso tiempo para hablar contigo de tú a tú como si te conocieran de toda la vida, con una empatía y una sabiduría insuperables, etc.
Desde que indagué en su maravillosa página web y posteriormente contacté con diversos profesores del departamento de “Project Zero” de esta misma Universidad porque vi muchas similitudes entre sus proyectos en educación y mi proyecto en el ámbito del mundo de la música, se han portado fenomenal conmigo, aportándome todo tipo de información e invitándome a visitarles durante este curso 2017-2018 ya que celebraban el 50 Aniversario del Project Zero. El objetivo de esta invitación tenía la peculiaridad de que querían saber a nivel mundial todo lo posible sobre la existencia de diversos proyectos relacionados con sus bases de investigación y ahí estaba el mío incluido y yo feliz de que así haya sido.
Mi proyecto les ha encantado puesto que la idea de la agrupación de ese fabuloso trinomio en la evolución del alumnado en una especialidad instrumental, con la gran peculiaridad de esa manera tan original de improvisar en relación con las artes y las emociones les pareció muy interesante, aunque una de las penas más grandes, como he mencionado anteriormente, es que no tienen investigaciones musicales desde hace unos 10 años, aunque no descartan investigaciones futuras, ¿Y quién sabe?
Por ahora me quedo con el gran consejo que me dieron. Me dijeron algo así, más o menos: nunca dejes de creer en tu proyecto y ante todo no pienses que es el mejor, sino que es TU forma original, motivadora y diferente de enseñar en tu especialidad. He puesto en mayúscula TU porque consideran que proyectos de este tipo son únicos y con una gran esencia personal.
En resumen, una experiencia para guardarla en mi corazón toda la vida, sin duda.

P.- ¿Y cuál será el siguiente paso?
En primer lugar, seguir con el proyecto de la tesis, con mis tres tutores y director en la Universidad de Murcia con la intención de presentarla el curso que viene si todo va bien, y bueno, en el mundo de la música nunca se sabe… pero si tengo claro que voy a seguir trabajando con la misma energía, positividad, empatía y vocación como hasta ahora, esté donde esté.
Soy consciente de que estoy en un momento complicado puesto que salen pocas oposiciones y cuando salen a veces no se obtienen los resultados que una misma espera, pero ¡no tiro la toalla! A ello le sumo que este año en Andalucía cambiará de nuevo mi rumbo de vida puesto que cambiamos los destinos quedando mi situación laboral en esta Comunidad un poco en el aire, pero bueno, lo importante es no perder nunca la brújula ni la ilusión de seguir encontrando un huequecillo en el mundo de la docencia y espero que siga siendo real y a través de la misma suerte que he tenido hasta ahora.
Además, también me esperan sendos viajes fabulosos. Primero a Barcelona a finales de este mes para conocer y hablar de mi proyecto de tesis con un fabuloso pedagogo llamado Cristopher Clouder que pertenece al equipo de “Fundación Botín” y en julio viajo a Dubai a un Congreso Mundial de Educación tras recibir la invitación de Efthymios Papatzikis, también perteneciente al equipo de “Fundación Botín” con la intención de, según me aconsejó él mismo: conocer a diversidad de compañer@s en el Congreso, hablar de nuestras inquietudes, compartir ideas, dar a conocer mi interesantísimo proyecto y muchas cosas más en las cuáles también incluyo hacer turismo por Dubai  Después de esto, ¡ya veremos!

P.- ¿Qué deseo ronda la cabeza de Aroa con respecto a esta ilusionante, novedosa y necesaria propuesta metodológica?
R.- Mi mayor deseo… dar a conocer esta propuesta metodológica con la intención de abrir nuevas posibilidades en la enseñanza instrumental y… voy a abusar un poquito y voy a pedir 3 deseos más:
1. Que nunca deje de “crear e inventar” en el mundo de la docencia.
2. Que no me falten oportunidades para seguir “creando e inventando” en este mundo.
3. Que nadie ni nada me haga perder la ilusión por seguir “creando e inventando” y ante todo por seguir viendo disfrutar a mi alumnado crecer como músicos y como personas.
Si ell@s sonríen, yo sonrío; si ell@s disfrutan, yo disfruto; si ell@s aprenden, yo aprendo.

P.- Aroa, ha sido un placer tenerte en la sección de entrevistas de Nuestras Bandas de Música y desde aquí te felicitamos por tu constancia, esfuerzo y admirable labor pedagógica y profesional. Para terminar, ¿te gustaría añadir algo más?
R.- Simplemente dar de nuevo infinitas gracias a esa maravillosa gente que me rodea (a pesar de la distancia), la que me quiere y a la que quiero de forma incondicional, a tod@s y cada un@ de mis profesores y alumnado que ha formado, forma y formará parte de mi formación como profesora pero ante todo como persona, a mi familia en general, pero ante todo a mis padres por ser mi pilar fundamental y un gran ejemplo a seguir en la vida.
Y por supuestísimo, daros las gracias a ti Cecilia, a Octavio y a todo vuestro formidable equipo por la fabulosa labor que desempeñáis, por ser como sois y sobre todo por haberme invitado a participar y gozar con esta maravillosa entrevista.

Pues con las palabras de la saxofonista Aroa López García terminamos esta entrevista. Muchas gracias y hasta pronto.

Cecilia Ortuño.
Colaboradora NBM.


Un poco más sobre Aroa López García:

Nacida en Agost (Alicante) en 1986, inicia sus estudios de saxofón en la escuela de música “C.A.C. Verge de la Pau” de Agost con el profesor José Grau. Cursa posteriormente los estudios oficiales en el Conservatorio de música “Vicente Lillo Cánovas” de San Vicente con el profesor Fermín Ivorra Marín y en el Conservatorio profesional de música “Guitarrista José Tomás” de Alicante con el profesor Juan Carlos Sempere y Jose Antonio Antón Suay. Concluye sus estudios superiores en el Conservatorio Superior de música “Oscar Esplá” de Alicante, con el profesor Israel Mira Chorro, donde consigue Premio Extraordinario de Final de Carrera en la especialidad de “pedagogía del saxofón” y el Premio Euterpe a la “mejor trayectoria académica” de la promoción 2004-2008 otorgado por la FSMCV.

A lo largo de su formación obtiene varios primeros premios en el “Concurso Comarcal de Interpretación Musical de la Comarca del Vinalopó” en los años 2001, 2002, 2003 y 2004 y en el año 2005, quedó finalista en el Concurso Nacional “Ciutat de Xàtiva”. Perfecciona sus estudios saxofonísticos con diversos profesores nacionales e internacionales como Marie Bernardette, Pedro Iturralde, PhilippeBracquart, Jean-Marie Londeix, Ensemble Squillante, Nacho Gascón, Vincent David, Federico Coca y Miguel Angel Lorente.

Pertenece a la Banda “C.A.C. Verge de la Pau” deAgost, desde el año 1997 y también ha participado en varios conciertos con la Banda Municipal de Alicante a lo largo de su formación.
En cuanto a la formación universitaria, está en posesión del DEA por la Universidad de Alicante, y actualmente está realizando la tesis doctoral en el programa de Educación de la Universidad de Murcia con el director Pedro Miralles Martínez y los tutores Israel Mira Chorro, Juan R. Moreno Vera, y Mª Isabel Vera. Desde el año 2005 ha impartido clases de saxofón en diversas escuelas de la provincia de Alicante y desde el año 2016 pertenece al cuerpo de Profesores Interinos de la Junta de Andalucía, habiendo trabajado en el RCPM de Almería y actualmente en el Conservatorio Profesional de música de El Ejido y en la escuela de música “AMM: Agrupació Musical Mediterráneo” de Villajoyosa.

Puedes hacer comentarios!

CALENDARIO DE EVENTOS

Octubre 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline