‘Titellles’ de Llorenç Mendoza ‘Obra del Mes’ de julio en NBM

‘Titellles’ y su creador, el compositor valenciano, Llorenç Mendoza son los protagonistas del mes de julio en 'La Obra del Mes' de Nuestras Bandas de Música.


'TITELLES' Op. 12, es una adaptación para banda sinfónica de la pieza original, también del mismo nombre, escrita para flauta y piano, Op. 10 y que fue encargo para ser obra obligada en el II Concurso "Flautissim" 2007, celebrado en Benaguasil (Valencia). Posteriormente fue seleccionada como obra obligada en la "Categoría A" del Premio Internacional "Anadalucía-AFE" celebrado en Octubre de 2014 en el Conservatorio Profesional "Músico Ziryab" de Córdoba.

El mundo de las marionetas encajaba perfectamente en las ideas musicales que pensó inicialmente el compositor. Se prestaba a reflejar y contrastar desde la tenue expresividad de un rostro con mirada perdida hasta la más exagerada locura y desenfreno de sus danzas y volteretas. El título, simple y directo, resume el carácter de la pieza.

La historia añadida, también del compositor, fue redactada una vez finalizada la parte musical y su objetivo principal fue el de tener una trascendencia eminentemente didáctica, ya que las posibles imágenes que puede proyectar el intérprete en su mente podrían facilitar la comprensión interpretativa de la obra. Esto dota a la pieza de un marcado carácter programático y la deja abierta a muchas posibilidades de interactuación con otras disciplinas artísticas. De hecho, ya se ha adaptado en una representación con marionetas creadas por Edu Borja expresamente para la ocasión, con Natalia Lapuerta y Araceli Batalla. La composición también fue elegida por Àngela Sanfélix Tarín para realizar su TFT (Trabajo Final de Título) en el Conservatorio Superior de Música de Castellón, creando un video en el que se aplicaron técnicas de dramatización con personajes reales, el milenario teatro chino de sombras, mímica con efectos de “luz negra” y máscaras, entre otros efectos.

 



Su estreno oficial, fue a cargo del solista Marcos Chirivella Andrés, acompañado por la Banda Sinfónica "La Primitiva" de Rafelbunyol, dirigida por su titular Àngel Escutia, el 17 de Junio de 2018, en el Audutorio Municipal de dicha localidad.



También ha sido recientemente interpretada por Ana Chaler junto a la Banda Sinfónica “La Primitiva” de Paiporta, dirigida por el propio autor y por Miguel Llopis, acompañado por la Banda Sinfónica del Conservatorio Profesional de Música Torrent, bajo la dirección de Francisco Amaya.
Está editada por Ediciones TOT PER L’AIRE.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Versión elegida por el autor: Banda Sinfónica de la Sociedad Musical la Primitiva de Rafelbuñol
Director: Ángel Escutia.
Solista: Marcos Chirivella Andrés


INSTRUMENTACION
Full Score


Solo Flute
Flute 1·2 (C) (Piccolo)
Oboe 1·2 (C)
Basson 1·2 (C)
Eb Clarinet
Bb Clarinet 1
Bb Clarinet 2
Bb Clarinet 3
Bb Bass Clarinet

Eb Alto Saxophone 1
Eb Alto Saxophone 2
Bb Eb Tenor Saxophone
Eb Baritone Saxophone

F Horn 1·2
F Horn 3·4
Bb Trumpet 1
Bb Trumpet 2·3
Trombone 1·2 (C)
Bass Trombone (C)
Euphonium (Baritone) (C)
Tuba (C)
Stringbass (C)
Timpani, Tubullar Bells, Xylophone
Percussion 1: Vibraphone, Xylophone, Glockenspiel, Tubullar Bells, Slide Whistle
Percussion 2: Gong, Vibraslap, Tambourine, Triangle, Maracas, Ocean Drum, Whip, Temple Block (5), Chains
Percussion 3: Wind Chimes, Antique Cymbals, Cabasa, Cymbals (a pair), Suspended Cymbal (crash), Güiro (metal scraper), Toy Balloon, Tom toms (4)
Percussion 4: Snare Drum, Bass Drum, Floor Tom

 

Aquí puedes descargar el la demo del score y las notas del autor de 'Titelles' por gentileza del autor. Esta obra está editada en la editorial valenciana TOT PER L'AIRE. Pincha en estos enlaces para acceder a su web o su canal de Youtube.

 


La versión original para flauta y piano está editada por DASÍ FLAUTAS.


LLORENÇ MENDOZA

Nace en Paiporta (Valencia-España) en 1964. Es Licenciado por el Conservatorio Superior de Música “Joaquín Rodrigo” de Valencia en la especialidad de clarinete. De los maestros que más han marcado su carrera musical destacan: Enrique García Asensio, Eduardo Cifre y Jef Penders. Ha realizado numerosos Cursos de Perfeccionamiento Musical en Dirección de Orquesta, Banda y Coros, Pedagogía, Composición y Análisis Musical, Informática aplicada a la Música, etc. impartidos por maestros tales como: Jesús López Cobos, Rodrigo Tamarit, Hernández Silva, Jos Wuytack, Lucca Chiantore, Emilio Molina, Thomas Verrier, Luis Sanjaime, Pablo Sánchez Torrella, Amando Blanquer, Anton Weinberg, Javier Costa, Juan J. Olives, Albert Argudo y Bernardo Adam Ferrero, entre otros.


Ha dirigido y colaborado con el prestigioso saxofonista y reconocido director belga de la Banda de los “Guías” de Bruselas, Norbert Nozy así como con Fernando Argenta, excelente profesional especialmente conocido por la gran labor que desempeñaba en los medios de comunicación como organizador y presentador de conciertos y óperas para niños. En varias ocasiones, ha dirigido al joven virtuoso de la trompeta Rubén Simeó, alumno destacado de Maurice André.


Ha sido director artístico de la Compañía de Zarzuela perteneciente al Ateneo Musical “Schola Cantorum” de Vall d’Uixó (Castellón), con la que ha realizado giras por Italia y Francia difundiendo nuestro tan arraigado “Género Chico”, así como en la Rioja y Comunidad Valenciana, representando como obras más significativas: “Los Gavilanes”, “Los Claveles”, y “La Alegría de la Huerta”. También ha realizado con la misma compañía diversas Antologías de la Zarzuela en distintos puntos de la geografía española.


En el campo de la pedagogía y la educación musical, acumula ya casi 30 años de experiencia como docente, enseñando en distintas escuelas y conservatorios de la Comunidad Valenciana.
Fue galardonado en 2006 con el prestigioso PREMIO “EUTERPE” a la mejor grabación de banda que concede la FSMCV (Federación de Bandas de Música de la Comunidad Valenciana) por su grabación “Magallanes” de Ferrer Ferrán. En Octubre de 2013, la AM “L’Amistat” de Quart de Poblet le concede el PREMIO “AMICS DE L’AMISTAT”, en su IX Edición y en reconocimiento a su excelente trabajo en la Sociedad durante el periodo que figuró como director titular de la misma. Este premio ha sido concedido a personalidades tan importantes del mundo de la música como Enrique García Asensio, Fernando Argenta, Eduardo Cifre, Esteban Esteve, Vicente Campos y Ángel Asunción, entre otros.


En febrero de 2012, es invitado por la FERRIS STATE UNIVERSITY de Big Rapids, Michigan (EEUU) a participar en el FOTA (Festival of the Arts) impartiendo clases, dando conferencias y dirigiendo en el concierto de clausura a los distintos grupos artísticos residentes de la propia Universidad. Así mismo en octubre del mismo año, formó parte del jurado del prestigioso Concurso Nacional de Bandas de Paipa (Colombia), en su XXXVIII edición.


Ha dirigido en numerosos países: España, Francia, Italia, Holanda, Alemania, EEUU, obteniendo importantes premios y distinciones, tanto a nivel nacional como internacional y como director titular de distintas Sociedades Musicales. Cabe destacar también los conjuntos profesionales que ha dirigido como invitado: las Bandas Sinfónicas Municipales de Madrid, Tenerife y Castellón. Ha ejercido como director titular y máximo responsable artístico en diversas sociedades musicales de la Comunidad Valenciana: SAM de Castellnovo, Banda Sinfónica y Orquesta de la AM “Schola Cantorum” de la Vall d’Uixó, AM de Alfara del Patriarca, AM “L’Amistat” de Quart de Poblet, Banda Sinfónica y Joven Orquesta de la UM de Benaguasil, UM Utielana, CM Paternense y SM “La Nova” de Xàtiva.
Es Profesor Numerario por Oposición en la especialidad de Orquesta. En este momento, imparte clases como profesor de Fundamentos de Composición en el Conservatorio Profesional de Música de Torrent y desde Enero de 2018 es el máximo responsable artístico de la Societat Musical “Santa Cecilia” de Alcàsser. A su actividad docente hay que añadir la preparación y realización del novedoso proyecto educativo que vio la luz en Junio de 2013 y que lleva por título “Música, Maestro”, Taller de Formación y Didáctica aplicada a la Dirección, con el que ya ha realizado 10 ediciones y por el que han pasado más de 150 alumnos.

Página de Llorenç Mendoza.


La edición contiene un texto del propio compositor que puede servir a modo de guía de la interpretación y audición, que puede adaptarse para la inclusión de un narrador en la pieza. Está disponible en los materiales en tres idiomas: castellano, valenciano e inglés.

TEXTO EN CASTELLANO
Hace mucho… mucho tiempo -cuando las marionetas estaban aletargadas eternamente víctimas del poderoso y terrible maleficio de un malvado flautista- presencié, casi sin querer, como invisible espectador, una historia que me gustaría compartir con todos vosotros.


Os cuento… mirad; cierto día me encontraba en la lóbrega y húmeda cripta subterránea de un viejo castillo buscando un libro que había extraviado tiempo atrás y que necesitaba urgentemente. Mientras me encaramaba a la parte más alta de una erguida estantería pude vislumbrar allá al fondo, justo en el lado opuesto, un raído baúl, impasible y distante, cerrado durante años y años, que se recostaba sobre la mugrienta moqueta grana que cubría el vetusto y enmohecido enlosado de madera.


De pronto, un aliento sombrío y profundo invadió la atmósfera. Parecía salir del interior del olvidado arcón (cc. 1). Inmediatamente después (cc. 5), la llave que le sobresalía empezó, tímidamente y sin explicación alguna, a tambalearse dentro de la resquebrajada cerradura, hasta que segundos después… (cc. 7) se precipitó en el vacío, rescatando así por completo la existencia contenida en las profundidades del enigmático cofre durante todos estos años.


Yo me hice automáticamente la estatua, no sé si por miedo a ser descubierto o simplemente porque la inesperada caída del oxidado objeto me dejó completamente paralizado. Un sonido ciertamente extraño (cc. 9: acorde de 5ª aumentada), fue el encargado de entreabrir la tapa lo suficiente como para que, justo en ese momento, asomaran dos ojos relativamente diminutos y penetrantes (cc. 10). Durante unos breves instantes, sus tristes movimientos oculares, pausados e interrogativos, curioseaban encogidamente la penumbra desalentadora que se manifestaba prominente ante ellos. Inconscientemente, dejó escapar de sus adentros un marcado y jadeante suspiro (cc. 13 / glissando), fruto de la impaciencia contenida durante tanto tiempo de reclusión, lo que, a su vez, contribuyó a abrir un poco más la tapa de la misteriosa arca (cc. 14). Como estirándose y casi sin fuerzas, empezó a aparecer una figura, más bien una silueta, que no parecía humana y que se limitaba a imitar los movimientos anteriores que hizo con la mirada. Ahora parecían menos calmosos, como desperezándose, aunque en ningún momento se dejó contemplar (cc. 15).
De repente, se encogió y volvió a su estado original (cc. 19) -pienso que fue más por vergüenza que por temor- y otra vez esa lejana mirada volvió a inquirir la umbrosa sala. Pensé ahora que desaparecería sin más y se sumergiría en las entrañas del recóndito mueble. Pero…, no. Estaba equivocado. Enseguida, tres lejanas y diminutas campanadas (cc. 23, 24, 26) me devolvieron a la realidad: eran las tres de la madrugada y no estaba dispuesto a permanecer más en esta tenebrosa estancia, pero… cuando intenté dar mi primer paso hacia la salida, de nuevo la cabecita de la criatura misteriosa volvió a asomar por la boca del viejo baúl.


Esta vez, su talante era distinto. De modo muy afable, empezó a entonar una melodía (cc. 27) que en principio denotaba quizás algo de resentimiento, aunque paulatinamente se fue aclarando y convirtiendo en pura luminosidad y tranquilidad. Como por arte de magia, en sólo unos instantes, llegué a entender todo lo que, con su tarareo, quería expresar “Aulos” -así se llamaba aquella diminuta y entrañable marioneta-; él y sus compañeros de escondrijo (otras tantas marionetas que le acompañaban y que se llamaban: Lira, Kítara, Srynx y Karamill) estaban recluidos allí desde hacía muchísimo tiempo esperando reencontrarse con el virtuoso flautista Dionisos.
Las alegres marionetas habían sido víctimas de un despiadado encantamiento al reírse del músico cuando, durante una interpretación que compartieron con él, equivocó una nota y tuvo que parar de tocar, cosa que nunca le había ocurrido al gran divo de la flauta. No pensaban que el viejo maestro tuviera tantos poderes y cuando quisieron darse cuenta, ya estaban bajo los efectos de su inesperado hechizo.


Finalmente y segundos antes de caer bajo sus efectos, Dionisos concluyó: “…y especialmente vosotros, estaréis confinados en este baúl hasta el día en que tú, “Aulos”, seas capaz de crear una melodía tan maravillosa que yo sucumba a sus encantos”. Y convino con ellos que todos los 9 de Octubre, día de su santo, Dionisos acudiría para cerciorarse de que un insignificante muñeco de trapo carente de sentimientos no sería capaz de componer siquiera tres notas seguidas. Así pues, después de años y años de miedo e indecisión, cansado y aburrido de esperar, Aulos decidió cambiar su destino y el de sus camaradas de conjuro.
Y de repente, los animó, con gesto ágil y rápido, a que salieran del arca (cc. 41). Dio un enérgico brinco (cc. 42) y medio segundo más tarde (cc. 43 y ss.), ya estaba correteando, danzando y a la espera de que sus amigos secundaran amablemente sus cabriolas. Momentos después (cc. 51), así lo hicieron; se animaron y comenzaron a saltar y realizar desenfrenadas piruetas. En medio de tan gran alborozo, un inesperado intervalo de tensión se apodera de la divertida escena (cc. 75). Aulos cree oír unos misteriosos golpes (fagot, contrabajo y timbal) que parecían provenir de arriba, como si un pausado e irregular caminar se acercara hacia ellos. Kítara y los demás, sin percatarse de esta posible amenaza siguen ensimismados con sus brincos y volteretas (cc. 79), disfrutando sobre todo de la ansiada libertad.


No obstante, en un acto reflejo de sensatez, Aulos decide invitar a sus compañeros a retornar, por precaución, a su peculiar refugio, iniciando así la retirada (cc. 103). A la carrera van entrando uno tras otro, hasta que nuestro inteligente protagonista cierra súbitamente la tapa del baúl (cc. 111 / rim shot, caja).
Instantes después, se aprecia el chirriar de las bisagras oxidadas de la pesada puerta, abriéndose pausadamente (cc. 112 / efecto de globo) y dando paso así a un puntiagudo haz de luz que involuntariamente arrastró hacia el interior a una curiosa y atrevida mariposa (cc. 113) que empezó a revolotear y juguetear en medio de la amplia oscuridad.
Casi sin tiempo a reaccionar, una figura ciertamente siniestra parece asomarse, allá en lo alto, a través del hueco de la puerta. Inicia lentamente su descenso por las empinadas escaleras (cc. 114) e inmediatamente después se precipita por ellas como torrente de agua desenfrenado (glissando del xilófono), para ir a estamparse irremediablemente contra el sólido arcón abandonado (efecto de bombo).


Del golpe, la tapa de éste se vuelve a entreabrir (cc. 116). Aulos asoma temeroso sus minúsculas pupilas que se convierten ahora involuntariamente en dos auténticos relojes de campanario al comprobar que realmente a quien tiene ante sí es al maléfico flautista, al evidente causante de su injusto y eterno confinamiento. La intrépida marioneta, automáticamente, recuerda que hoy vuelve a ser 9 de Octubre.


Dionisos, un año más, regresa para cerciorarse de que su encantamiento sigue en vigor, el baúl permanece cerrado y no hay señal alguna de sus ocupantes. Pero esta vez, Aulos no está dispuesto a pasar más tiempo recluido en semejante lugar. Y armándose de valor (cc. 118) insta a Dionisos, aturdido aún por el golpe, a que escuche sus improvisados sonidos, recordándole de paso que serán libres si su música es lo suficientemente encantadora como para poder causar en él sensaciones placenteras.


Una vez dispuesto a sacar de dentro lo mejor de sí mismo comienza a interpretar su hechizadora melodía (cc. 126) convencido de que con este esfuerzo será capaz de romper por fin el maleficio y conseguir así la libertad para él y sus amigos. Aulos comprueba asombrado que su música realmente está llena de magia y que, por lo tanto, su objetivo final puede estar cada vez más cerca. Su mirada buscaentonces al resentido músico y al verlo balancearse sobre sí mismo (clarinetes en cc. 131) entiende que por fin el gran Dionisos está empezando a flaquear. Después de unos amagos de desmayo (diseños descendentes de los graves en ccs. 132 y 133), cae como hipnotizado (cc. 135) en un profundo y distante sueño. En este momento aprovechan Kítara y Srinx para ayudar a Lira y Karamill, cada uno por un lado, a encadenar al malvado flautista a una gruesa columna de piedra que preside la estancia, sacando partido así de este letargo momentáneo (efecto de cadenas en cc. 136).


Sorpresivamente, el desdichado viejo parece intentar incorporarse (acompañamiento de los clarinetes en cc. 136), consciente de que Aulos está a punto de derrotarle, pero finalmente (cc. 140), comprende que todo intento por defenderse y resarcirse es ahora ya en vano.


Así pues, Dionisos, incrédulo de verse maniatado y vencido por las marionetas atiende irremisiblemente el discurso que inicia apaciguadamente su adverso contendiente (cadenza). En él, Aulos le insta a que reflexione por todo lo que ha ocurrido y le invita a que interprete una marcha como muestra de arrepentimiento y como premisa para poder ponerlo en libertad. También reconoce que la burla de antaño no fue con ánimo de ofenderlo, más bien fue una broma y tal vez un error; pero propone al rencoroso flautista que ambos hagan promesa de no volver a hacer mal en un futuro.
Una vez entendido claramente el mensaje de nuestro títere protagonista, el anciano músico acepta sus términos de pacto y colocando raudamente la flauta en su boca inicia una marcha (cc. 155) en la que las marionetas serán las auténticas protagonistas con sus piruetas y campaneos, danzando, retozando, brincando y sobre todo disfrutando del acuerdo alcanzado con Aulos, la inteligente marioneta que fue capaz de deshacer el injusto hechizo que les apartó tanto tiempo de la realidad.


Y así, sin quererlo, como os decía al principio, me ví envuelto en esta misteriosa historia. Eso sí, tuve suerte de que ninguno de sus protagonistas me descubriera; por eso os la he podido contar. Lo único que os resta saber es que todos los personajes de esta historia, incluido yo mismo, vivimos dentro de un libro muy especial y algo mágico, que se abrió una vez accidentalmente y que el virtuoso flautista hechicero se encargó de cerrar con su música (dos últimos compases) esperando que alguien tenga de nuevo la intención de volver a escuchar el misterioso sonido de la mágica flauta de Dionisos.

El compositor.

 

 

 

 

Puedes hacer comentarios!

PINCHA para escuchar la emisión en directo de hoy del programa NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA
PINCHA para escuchar la emisión en directo de hoy del programa NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA

CALENDARIO DE EVENTOS

Septiembre 2018
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Las cookies nos ayudan a personalizar NUESTRAS BANDAS DE MÚSICA especialmente para ti y algunas son imprescindibles para que nuestro sitio web funcione. Las cookies también nos permiten mostrar ofertas y promociones personalizadas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.
Cómo Configurar Aceptar Decline